Archivo de la etiqueta: vivir el presente

Así es cómo vivir intensamente el momento ahora

que es vivir intensamente

No hay momentos intensos sino momentos en los que nosotros estamos dispuestos a vivir en plenitud dejándonos llevar.

No tenemos que irnos muy lejos ni a la montaña más alta para vivir con intensidad el momento, solo tenemos que abrir nuestros sentidos.

En este nuevo post te doy unos consejos para que puedas vivir intensamente el momento y crees allí un espacio para sentirte libre.

 

Conecta con todos tus sentidos

Las prisas y el estrés diario nos desconecta de nuestros sentidos, esos sentidos que tienen el gran potencial de conectarnos con la vida.

Cuando dejamos de utilizar nuestros sentidos, dejamos de estar conectados con la autenticidad de la vida y dejamos de vivirla.

Para comenzar a conectar de nuevo con tus sentidos, dedica unos minutos al día a observar tu alrededor, los colores, las sombras, luces y texturas.

como vivir intensamente

Comienza a escuchar todos los sonidos, desde los más silenciosos hasta los más ruidosos.

Saborea toda la comida que entra en tu boca en vez de tragar, disfrutando así de tu comida con más intensidad.

Huele las plantas y flores que te encuentras en el camino, huele el café y todas esas nuevas fragancias que sorprenden en tu vida.

Sé consciente de tu cuerpo y todas tus sensaciones

A veces aunque queramos conectar con la vida que nos rodea, nuestro cuerpo parece impedirlo.

Los malestares, dolores, malas sensaciones y tensiones hacen de barrera a la hora de vivir intensamente el momento presente.

Para que tu cuerpo no sea un límite para conectar con la vida, has de aprender a escucharlo mientras decides sentir todas tus sensaciones.

que significa vivir intensamente

Si huyes de tu malestar interno, tendrás más mal estar, si tu cuerpo te da tanta guerra es porque evitas escucharlo y sentirlo.

Dedícate unos minutos al día a estar con tu cuerpo, solo concéntrate en sentir y observar todas tus sensaciones corporales.

Siente que parte de tu cuerpo está más tensa y cual está más relajada, siente donde hay más dolor o donde te sientes más calmada, dedícate a sentir todo lo que tu cuerpo te expresa.

Cuanto más te abras a tu cuerpo más te abrirás a la vida que te rodea, porque tu cuerpo ya no será una barrera para sentirla.

Aquí te muestro un post que te puede ayudar mucho donde te muestra maneras de vivir intensamente www.viviendointensamente.com

Sé consciente del torbellino de tus pensamientos

Los pensamientos que surgen en tu cabeza son unas de las razones más poderosas por las que no vives intensamente la vida.

Una vez que te dejas llevar por ellos, te pierdes en unos senderos que no llevan a ninguna parte más que a rumiar sin solución alguna.

vivir la vida intensamente

Pero lo cierto es que los pensamientos nos son negativos por si solos, si no que lo negativo es que no sepas tratar con ellos.

Guarda un espacio cada día para convertirte en un observador de tus pensamientos, de lo que se trata es de que no te cojas de la mano con ellos sino que solo los observes desde lejos.

Imagínate que estás sentado relajado en una pradera y comienzas a mirar el cielo y a las nubes grises que se pasean en él.

Ahora imagina que ese cielo es tu mente y que esas nubes que vienen y que van son tus pensamientos.

Esas nubes son pasajeras, tú lo sabes y decides observarlas, cada nube tiene algo curioso que decirte pero una vez que lo hacen, las dejas ir.

Siente como cuando observas y dejas ir a esos pensamientos te sientes más ligero y descubres una nueva manera de vivir.

vivo intensamente cada momento

Las personas solemos tener nuestra cabeza en multitud de sitios, en el pasado, en el futuro, y en nuestras fantasías y planes, y mientras estamos en tantos sitios ignoramos a la propia vida, ignoramos a nuestra autentica verdad, que esta en el presente.

Pero lo cierto es que no es fácil de un día para otro dejar de estar en tantos sitios mientras ignoramos el presente, porque llevamos toda la vida haciéndolo, y algunos si ahora lo intentáramos, entraríamos en una pelea con nosotros mismos, en la que una parte de nosotros quiere estar en el presente y en la que otra quiere estar en todas partes menos en la realidad.

Si nosotros ya somos conscientes de que estamos ignorando a la vida propia cuando estamos en todas partes, menos en el presente, ya hay una parte existente de nosotros que es consciente y quiere estar en el presente, pues es esa parte a la que no debemos de olvidar nunca, es esa parte a la que siempre tenemos que tener presente.

Por mucho que no podamos evitar ignorar el presente, gracias a nuestra mente caprichosa, nosotros siempre debemos de acordarnos de esa parte nuestra consciente y deseosa del presente, y le debemos de comenzar a regalar pequeños momentos en este presente, no importa los segundos o los minutos que sean, de lo que se trata es de comenzar a ejercitar ese parte que si siente atracción por el presente, y si se quiere quedar en el.

Todo comienza con unos pocos segundos ignorando a nuestra mente caprichosa que nos lleva a dar vueltas y vueltas, y mientras la ignoramos nos damos el gusto de abrir nuestros sentidos a la vida que nos rodea, y no importa lo poco que dure ese momento, lo que importa es lo que sentimos, esa sensación que nos dice sin palabras, que estamos vivos y que somos mucho mas que esas personas inquietas y con prisas incapaces de manejar su mente.

No podemos esperar que la vida se abra a nosotros, porque la vida esta abierta a nosotros veinticuatro horas al día, somos nosotros los que debemos de tener la voluntad de abrirnos a ella, y eso comienza con unos pequeños rayos de sol, que ahora mismo nos podemos comenzar a dar.

 saborear la vida

 

 

Ya sabemos que muchos de nuestros pensamientos nos llevan como esclavos al pasado y al futuro quitándonos parte de nuestra energía y vida, y que la mejor manera de que no ocurra es anclándonos en el presente.Vivir el presente mas plenamente, es el mejor camino para dejar de vivir en el pasado y en el futuro.

 

Cada persona es un mundo, por ello a de desarrollar su propia técnica para anclarse en el presente, que es lo mismos que vivir en la realidad y plenamente. Una buena manera de comenzar a ejercitar ese ancla, es buscar en cada momento nuestro foco de atención, esa cosa sencilla o no sencilla que nos puede de alguna manera cautivar, manteniéndonos en el presente.

Incluso en una simple parada de autobús, podemos mirar a nuestro alrededor y encontrar algo que de alguna manera atrae nuestra atención, por su belleza, por las ideas que crecen en nosotros cuando la miramos, o simplemente porque el estar enfocados en esas cosa, levanta emociones positivas en nuestro interior.

La meditación en nuestra vida diaria, no debería de ser solo cosa de media hora, deberíamos ejercitarla durante todo el día, siempre que podamos. Debemos de ejercitar esa meditación que nos haga encontrar la grandeza en cada momento, impidiendo que vayamos detrás de  esos hipnotizadores pensamientos que oscurecen nuestra vida.

Si realmente nos cuesta comenzar a hacer este ejercicio, es normal, es como un musculo que tenemos que ir ejercitando para que cumpla su labor. Cuando no somos capaces de ver la grandeza en lo que nos rodea, no es culpa de la pobreza que nos rodea, sino nuestra poco desarrollada capacidad para captar la belleza y esplendor en cada momento.

vivir el presente mas plenamente