Archivo de la etiqueta: vencer el temor

Cómo impedir que el miedo dirija nuestra vida

Podemos impedir que el miedo dirija nuestra vida, abriendo nuestros sentidos

El miedo guiá la vida de muchos, vidas construidas con el temor de que pase esto o lo otro. Tarde o temprano, todos hemos de morir, pero muchos se han construido ya un ataúd y se han metido  en el para estar muertos de por vida, han preferido la seguridad, en vez de vivir sus sueños.

Desde muy pequeños los adultos nos dicen, ten cuidado con esto, no hagas lo otro, no se te ocurra hacer esto, porque sino pasara esto o lo otro, si lo haces, vendrá el hombre del saco y te llevara o vendrá el coco y te comerá.

Todas esas inquietantes palabras de esos adultos miedosos, se nos quedan grabadas como pequeños traumas que se convertirán en falsos guiás de nuestra vida adulta, por ello, estudiamos una carrera segura, hacemos cosas seguras y somos muy maduros y correctos, aunque nuestro corazón no sienta.

Debemos de reflexionar, quedarnos a solas y hablar con nosotros mismos, preguntándonos por lo que realmente nos esta guiando en esta vida, si nos estamos guiando por esos miedos o realmente estamos usando guiás auténticos.

Si realmente estamos guiándonos por el miedo, seguramente ese miedo nos ha impedido escuchar y sentir nuestros verdaderos guiás, esos que surgen de nuestra esencia y nos dan la autenticidad como personas, haciéndonos únicos.

Cuando estamos guiados por el miedo, es como si estuviéramos sordos, ciegos, mudos y sin sentido del tacto, somos incapaces de sentir y experimentar con nuestra verdad interna, porque le hemos dado el poder al miedo, dejándole que conduzca nuestras vidas.

Si la vida que estamos viviendo, no es la vida que deseamos, ni de lejos, si cuando hacemos las cosas, las hacemos porque hay que hacerlas, no porque sentimos que hay que hacerlas o si nos falta constantemente energía positiva, pueden ser señales de que  nuestra vida se ha fabricado a semejanza del miedo.

Para dejar que el miedo deje de guiarnos, debemos de expandir terreno y comenzar ha hacer pequeñas cosas, porque si, porque nos apetece, porque lo hemos soñado o porque simplemente nos da buena energía. Salirnos de ese pequeño castillo con murallas que hemos construido, para expandir nuestros sentidos, y guiarnos por ellos, no por el miedo.

Empezar a dar la bienvenida a las cosas nuevas y cambios en la vida, es también un buen ejercicio, no solamente para romper con el miedo, sino para que nuestros verdaderos guiás nos conduzcan a nuestros sueños mas profundos.

impedir que el miedo dirija nuestra vida