Cómo golpear fuertemente al miedo desterrándolo eternamente de tu vida

 golpear fuertemente al miedo

El miedo en una oscura noche entro en tu interior y acampando a sus anchas, secuestro tus ganas de vivir, arriesgar y experimentar, haciendo de ti un soñador frustrado.

Ahora ese soñador sin sueños deambula por la vida hacia ninguna parte más que a su subsistencia, convirtiendo así cada maravilloso día en una fotocopia en blanco y negro del anterior y del anterior y del anterior.

Pero lo cierto es que cada día es único, cada día te trae una nueva oportunidad para que desafíes al miedo y te eches en los brazos de la vida.

Porque si hay algo que no te deja dormir algunas noches, no es solo ese miedo, hay algo más algo que trata de resurgir de tu interior, es ese pequeño guerrero que nunca murió, es ese guerrero que todavía piensa que todo es posible. Alimenta ese guerrero de sueños y propósitos y el miedo caerá rendido ante él.

¿Cuando comenzaron tus primeros encuentros con el miedo?

Cuando el miedo se apoderó de ti, eras solo un niño, posiblemente te pudiste esconder en un armario, tembloroso y deseando que ese monstruo imaginario no te encontrase, mientras tanto, fuera quedaron unos juguetes y ese escenario externo de niño quedo desoladamente desierto.

Pero solo pudo bastar una caricia de tu madre para que ese miedo se desvaneciera, y lo cierto es que no sabes si realmente fue el amor de tu madre lo que hizo que ese miedo desapareciera o la autenticidad de una tierna caricia al lado de una mentira llamada miedo.

Muchas personas adultas todavía tienen ese miedo en su interior, y de alguna manera están todavía escondidas en su oscuro armario, mientras desde un agujero ven ese escenario externo lleno de tantas cosas con las que experimentar, jugar y crear.

¿Eres de esas personas? Estas escondido en ese oscuro armario hecho a tu medida, mientras observas por un agujero la vida que podrías haber tenido, si tu niño interior hubiera seguido jugando a pesar del miedo.

Tu lugar no está en ese oscuro armario, esta fuera, en ese espacio deseoso de ser descubierto, tu misión es vivir, experimentar y aprender, hasta que crees tu particular y maravillosa obra.

Tus pasos han de ir hacia esos juguetes, hacia esa habitación desordenada y después hacia esa ventana que te llevara a ese jardín, donde posiblemente caigas y te vuelvas a levantar en busca de más aventuras.

Después ese oscuro armario habrá quedado en el olvido, ese instante de miedo donde tenias dos opciones, morir de por vida siendo uno más o llegar todo lo lejos que quisiera llegar ese niño juguetón.

 golpear fuertemente al miedo

Aprende a utilizar la imaginación positivamente para poder vencer al miedo

Una gran herramienta la imaginación, pero peligrosa en las manos de una persona negativa y destructora. Porque la imaginación puede construir paraísos, pero también puede destruirlos.

Conecta tu imaginación con tu corazón y maravillas construirás, conecta tu imaginación con tu miedo y sueños destruirás.

La mezcla del miedo y la imaginación es un cóctel explosivo, porque la imaginación le dará al miedo, nombre propio, ojos y corazón, convirtiéndolo en un monstruo come sueños y esperanzas.

Lidera tu cuerpo, tu mente y tu espíritu uniendo corazón e imaginación, y haz que trabajen juntos las veinticuatro horas del día con el propósito de construir la vida que realmente quieres.

Cuando el miedo vea que tienes un propósito fuerte y claro, intentara ponerte la zancadilla, pero una zancadilla no deja de ser la burla de un envidioso, que no impedirá que sigas tu camino.

Alimenta tus sueños para que el  miedo acabe rindiéndose ante ellos

Naciste para soñar y construir sueños, y el miedo nació para ser vencido por todo soñador valiente. El miedo hará temblar tus piernas, pero que importaran los temblores de tus piernas, si ellas seguirán andando hacia donde les dicte tu corazón.

Si llenas tu interior de sueños y objetivos, no habrá sitio para ningún miedo. Si abres los ojos de tu mente para que vea y aprecie toda belleza, el miedo lloriqueara débilmente por no tener tu atención.

Si crees firmemente en el milagro de la vida, ella llenara todos tus rincones internos, sin dejar ni un suelo hueco a ese miedo destructivo.

 

 

 

Nuevos caminos para eliminar nuestras propias limitaciones

Nuestros limites vienen de nuestra imaginación, una imaginación mal usada en contra de nosotros, la imaginación esta en nosotros como un beneficio en nuestras vidas, pero nuestra negatividad nos empuja a utilizarla para limitar nuestras posibilidades.

Muchos de nuestros limites son inventados por nosotros mismos, no son palpables, muchas de las cosas que decimos que no podemos hacer, ni siquiera hemos intentado hacerlas.

Hay muchos caminos para demostrar que muchas de esas limitaciones son una invención de nuestra imaginación, uno de esos caminos es la comprobación y demostración física de que podemos hacer lo que dijimos que no podíamos hacer.

No hay mejor manera que desmentir las mentiras que hemos creado de nosotros mismos, con hechos reales que demuestren que eran mentiras.

No se trata de probar a hacer repentinamente una gran acrobacia, debemos de comenzar a ir poco a poco y  demostrarnos que si que podemos hacer ciertas cosas que no nos veíamos capaces de hacer, y con el  tiempo y la practica añadiremos dificultad y iremos a pruebas mas difíciles.

Si nos conociéramos mas a fondo, creeríamos en nosotros, y no haría falta hacernos una demostración a nosotros mismos, pero lo cierto es que pocos nos hemos molestado en conocernos a nosotros mismos, y por ello podemos buscar otros atajos que nos demuestren que si que podemos, y que esos limites eran inventados.

No debemos de olvidar que en estas pequeñas pruebas de demostración hay algo que vamos a eliminar, y ese algo es ese miedo, uno de nuestros mayores limites, al que podemos desenmascarar.

Si hay algo que debemos de hacer con nuestras propias pruebas, es llenarlas con oportunidades, ya que por algo son nuestras  pruebas, ya que la misma creencia de que no podemos lograr hacer ciertas cosas, nos puede hacer resbalar las primeras veces.

eliminar nuestras propias limitaciones

Guardar

Guardar