Que hacemos cuando tenemos delante a la adversidad

La adversidad se supera con la fuerza que nos da la aceptación

En esta vida todos nos encontramos esas circunstancias negativas, esas que no esperabamos en nuestro camino, y que ponen patas arriba nuestra vida. La adversidad es algo que en la vida tarde o temprano nos tenemos que encontrar, por muy poco que nos guste.

La mayoría no estamos preparados para enfrentarnos a la adversidad, y cuando llega ante nosotros, nos convertimos en criaturas torpes y inmaduras, empequeñeciendo ante  tanta dificultad.

Cuando nos encontramos con la adversidad, desde luego que tenemos que comenzar a caminar hacia una salida, pero el error que cometemos muchos, es que comenzamos a caminar sin fuerzas y sin rumbo, ya que nos hemos saltado el primer paso del camino, la aceptación.

Muchos prefieren buscar una salida rápida, antes que mirar el panorama y aceptar que esta pasando lo que esta pasando, en cambio ese camino rápido y sin aceptación, es el camino de la cobardía que no quiere ver la verdad, y por ello es un camino débil y engañoso que nos llevara a mas engaño.

Si algo necesitamos en esta vida, es ser sinceros y honestos con nosotros mismos, no solamente porque nos lo merecemos, sino porque aceptar la verdad, nos llena de verdad, y es la verdad la que nos mostrara el camino adecuado en esta vida.

Si no somos capaces de mostrarnos internamente la verdad, el mundo tampoco  querrá mostrarnos la verdad, lo que cocinamos en nuestro interior, el mundo lo cocinara en nuestro exterior.

Si nos cuesta aceptar las cosas, es porque sabemos que al principio nos va a doler, y nadie quiere sufrir de dolor, pero es mejor sufrir de dolor al principio, que sufrir de engaño toda la vida.

La adversidad forma parte de nuestro camino, cuando no la aceptamos, dejamos de caminar por ese camino verdadero, para comenzar a caminar por el camino del miedo.

suscribete

la adversidad

 

Cómo superar nuestro complejo de inferioridad

Para superar nuestro complejo de inferioridad, debemos de enfocar la admiración a nosotros mismos

Es fácil sentir complejo de inferioridad en un mundo tan competitivo, donde las personas buscan obsesivamente la perfección, y al parecer algunos parecen tener en sus manos el secreto de tal perfección. Pero podemos superar nuestro complejo de inferioridad, buscando la grandeza en nuestro interior.

Para empezar a eliminar ese complejo de inferioridad, debemos de dejar de fijarnos en esas virtudes de los demás que tanto nos intimidan, para empezar a buscar las nuestras propias, si no somos capaces de ver nuestras virtudes, esas virtudes jamas crecerán ni serán expresadas al exterior.

Muchos de nosotros hemos plantado en nuestra mente una semilla negativa, ese pensamiento que nos dice que somos inferiores o que jamas haremos algo importante o seremos importantes, hemos regado esa semilla que ha ido creciendo hasta hacerla una creencia fuerte y firme en nuestras vidas.

Durante ese tiempo que estuvimos regando esa mala hierba, no nos ocupemos de una  semilla especial que venia en nuestro interior cuando nacimos, una semilla que siempre necesito de nuestra atención para que creciera, esa semilla es la semilla de las virtudes, ignorada por nosotros y por los que nunca creyeron en nosotros.

Hemos de buscar esa semilla, hemos de buscar esas virtudes y creer en ellas, ese es el camino para que dejemos de ser pequeños ante los que si que han creído en sus virtudes, y antes los otros, los que se creen mas grandes, porque tienen mas ego.

No hay nadie mejor que nadie, pero si que hay únicos y únicos, cuando sabemos esa verdad, buscamos en nosotros esa pequeña pieza de puzzle, deseosos de que encaje en el lugar del mundo indicado, esa pequeña y humilde pieza, es la que nos hace  grandes.

Nuestras miradas hipnotizadas a la grandeza de los demás, bien podrían ir a nuestra propia grandeza, si fuéramos capaces de creer en ella.

 superar nuestro complejo de inferioridad

¿Que hacemos con las palabras que nos hieren?

Las palabras que nos hieren, no tienen poder en nosotros cuando las desenmascaramos

Es difícil que no nos repercuta lo que nos dicen los demás, esas palabras que se crean para hacer daño o que no son pensadas antes de decir, mucha gente dice que es sincera, pero no es sincera la persona que dice todo lo que piensa, sino la que dice la verdad que hace el bien a las personas.

En realidad es un error si nos enfadamos con esas personas, nadie les ha enseñado a usar la palabra para hacer el bien, por ello hablan y hablan sin escuchar lo que dicen, sin ser conscientes de que lo que dicen tiene poder para hacer mas mal del que se pueden imaginar.

Lo cierto es que hay personas mas susceptibles que otras a esas palabras, pero también es cierto que cuando mejor te sientes internamente, menos te perjudican, por ello hay días que nos sentimos tan bien que somos como un escudo contra esas palabras, pero en cambio hay días que nos sentimos débiles y con poca energía, y allí es cuando pueden con nosotros.

Cuando nos encontramos con estas situaciones y esas palabras nos duelen, es a veces porque algo en nosotros cree en la verdad de esas palabras, si nos dicen que somos inútiles, nos duele mas, si hay algo en nuestro interior que nos hace creer que somos inútiles. Debemos de trabajar nuestras creencias internas, para que las mentiras externas no nos repercutan.

No nos va a doler una palabra ni la mitad, cuando sabemos en profundidad que no es verdad. Normalmente las frases hirientes no surgen del la verdad de la personas que las dicen, sino que de su ego, y del ego solamente van a salir mentiras.

Trabajar nuestra verdad interior, dándonos confianza a nosotros mismos, es el escudo mas poderoso para que esas palabras no nos dañen, creer en nosotros mismos y nuestras capacidades, tiene el poder de destruir a la mentira.

Es cierto que podemos contestar a esas personas si nos apetece, pero debemos de tener cuidado de no entrar en una  batalla sin fin, una batalla en la que nos podemos rebajar al nivel de ellos, y eso no lo queremos, debemos de estar a un nivel mas alto que las personas que usan las palabras para dañar.

Contestemos o no, lo importante siempre sera no buscar la aprobación de los demás, desesperadamente, para esto basta con nosotros, nosotros somos los que debemos darnos la aprobación.

 

las palabras que nos hieren

 

 

Cómo enfocar nuestra mente en lo que realmente queremos

 

La mente funciona perfectamente bien, debemos de aprender a manejarla

La mente es la mejor herramienta que tenemos para evolucionar en nuestras vidas, su funcionamiento es perfecto, es simplemente el conductor (nosotros mismos) el que no sabe usarla o la usa torpemente.

Muchos no sabemos a donde vamos, es normal que no conduzcamos bien nuestra mente, enfocamos nuestra mente en preocupaciones que no son importantes, y enfocando nuestra mente en ellas, agrandamos esas preocupaciones, haciendo que ellas no nos dejen ver nuestro camino y nublen nuestro parabrisas.

Un estudio de nosotros mismos, una meditación, quizás estando unos días a solas, puede hacer que miremos en nuestra profundidad para saber que es lo que queremos hacer en la vida o la misión que tenemos en este mundo.

Buscar en nuestro interior puede estar lleno de sorpresas, tanto que nos demos cuenta de que nos tenemos que salir del camino en el que estamos caminando, porque no es nuestro autentico camino.

El que encontremos nuestro destino, nos hace tener un punto donde enfocar nuestra mente, para que vayamos a una dirección correcta o este cerca de ella.

Debemos de aprovechar los consejos que nos pueden ayudar de personas que sepan de la vida, pero es importante que desarrollemos nuestros propios consejos a nosotros mismos, eso quiere decir que desarrollemos nuestra propia guiá interior, no olvidemos que cada persona es un mundo, así que cada uno tenemos que caminar a nuestra manera y por nuestro propio camino.

Si tenemos una meta algo mas clara que al principio, esos problemas que creamos  en nuestra mente, no nos torcerán de nuestro camino y se harán mas débiles.

Como enfocar nuestra mente en lo que realmente queremos

 

¿Cómo debemos de competir en la vida?

 

Nunca debemos de dejar de ser nosotros mismos en una competición

Tomarnos demasiado en serio una competición, puede hacer que la perdamos antes de hora, relajarnos mas de la cuenta en una competición, puede hacer que no saquemos lo mejor de nosotros.

El secreto esta en el centro, debemos de encontrar el equilibrio, el equilibrio se logra cuando damos lo mejor de nosotros, pero sin dejar de ser nosotros mismos, sin dejar de ser felices.

En la competición jamas debemos de perder nuestros valores, debemos de tener claro cuales son nuestros valores mas profundos, ellos pueden ser el estimulo y energía en ese duro camino, cuando perdemos la ética en nuestra competición jugando sucio, perdemos energía vital , nuestro interior nos deja de alimentar cuando obramos mal.

Debemos de tener una estrategia clara y definida, en ella deben de estar nuestras fortalezas y lo mejor que tenemos, eso serán nuestras mejores cartas, la pasión es importante, si no nos movemos por la pasión, no habrá fuerza ni impulso en el recorrido.

Cuando miremos a nuestros competidores mas fuertes, jamas debemos de decaer por la grandeza que muestran, sino que absorber lo que nos gusta de ellos, para poder trabajarlo en nuestro interior, no se trata de copiarlos, sino que comenzar nuestro camino de superación en esa cosa que podemos mejorar y desarrollar positivamente.

Cuando miremos a nuestros competidores débiles no debemos de reírnos de ellos ni subestimarlos, de todo competidor debemos de aprender. El hecho de que a nuestra vista sea débil, no lo convierte en débil, es increíble lo fácil que una persona sin fuerzas puede volver a recuperarlas. En una competición ha de haber respeto hacia todos.

Nuestra meta superficial debe  de ser ganar la competición, pero la meta mas profunda ha de ser superarnos a nosotros mismos, si solamente nos concentramos en la meta superficial, no vamos a ser capaces de ver lo que hemos mejorado individualmente.

El hecho de que no ganemos una competición no ha de ser una autentica derrota, las competiciones han de ser un paso mas para conocerse y mejorar, sacar lo mejor de la competición, para competir mejor en la próxima.

Lo importante no es participar, lo importante es participar y dar lo mejor de uno mismo, no es lo mismo tomar una fruta sin saborearla, que tomarla  saboreandola.

Aprender a perder es importante, pero jamas hay que colgarse la medalla de perdedor por perder, simplemente hay que pensar en que hay momentos en los que pierdes y otros en los que ganas, pero tanto perdiendo como ganando uno ha de ser una esponja de aprendizaje y de superación.

Como debemos de competir en la vida

 

¿Cómo aceptarnos a nosotros mismos?

La aceptación es el comienzo del amor propio de cada persona

La no aceptación de nosotros mismos, no solamente nos hace no aceptar nuestros defectos, sino que ademas nos hace no ver nuestras autenticas virtudes. Agrandamos tanto nuestros defectos que con ellos enterramos nuestras virtudes.

Debemos de saber que todo en lo que enfocamos nuestra mente crece, así que siempre que nos concentremos en esos defectos, se harán mas grandes ante nosotros y ante los demás, mientras tanto eso  bueno que tenemos en nuestro interior seguirá sumergido en nuestro interior sin expresarse, simplemente por el mero hecho de no habernos enfocado en ello.

Solamente sera verdad, lo que en tu vida creas, si piensas que eres un saco de defectos, un saco de defectos seras, si piensas que lo que eres es todo virtud, virtud seras.

Cada persona ha de tener su propio truco y secreto para descubrirse a si mismo, descubrir su parte mágica talentosa y creativa, cada persona es un mundo, y por ello  cada persona tiene su propio camino individual para su descubrimiento. Pero en cambio todos tienen que dar el mismo paso, mirar  lo mejor de cada uno.

La concentración de nuestra mente en los pensamientos repetitivos y negativos que señalan nuestras torpezas, hace que no veamos la inmensa y infinita luz que hay alrededor de ese oscuro punto en el que nos estamos enfocando.

Si no consigues desacerté de esos pensamientos negativos, intenta de vez en cuando mirar alrededor de eso agujero negro al que siempre miras, veras ese espacio infinito, ese espacio que puedes utilizar para lo que tu quieras, un espacio donde podrás expresar unas mejores frases sobre ti mismo.

Como aceptarnos a nosotros mismos

¿Cómo enfrentarnos a nuestros problemas?

 

Los problemas absorben nuestro espacio vital

Mientras nuestras vidas estén invadidas de problemas, jamas habrá espacio para la felicidad, siempre corriendo detrás de ella, intentándola atrapar, pero por mucho que la atrapemos, no habrá sitio para ella, mientras nuestro espacio este ocupado por problemas que se relevan unos a otros.

Acaso no es una felicidad inmensa el que nuestra mente se libere de la presión de tantos problemas, acaso nuestro cuerpo no seria mas ligero y estaría pleno de energía sino cargase con esos problemas.

Nuestra visión tan negativa de los problemas agranda y eleva los problemas de tal manera que somos diminutos ante ellos.

Nuestro cambio de visión hacia los problemas puede hacer que nosotros estemos por encima de ellos, nosotros gigantes y ellos diminutos. Visualizar nuestro problema como una dificultad en el camino, donde debemos de sacar nuestro potencial para solucionarlo, no solamente empequeñecerá el problema, sino que sacara lo mejor de nosotros.

La palabra problema no debe de existir en nuestro vocabulario, esa palabra tan condicionada. En el momento que bautizamos problema a una circunstancia difícil de nuestra vida, hace que esa circunstancia se convierta en un muro creciente, aveces inalcanzable de saltar.

Debemos de usar nuestra mente, nuestro ingenio y imaginación para burlar y vencer a la dificultad, sin cargarla en nuestras espaldas.

Como enfrentarnos a nuestros problemas

La necesidad en nuestras vidas, crece cuando mas vacíos estamos

Llamar necesidad a nuestros deseos es un error

Necesitamos respirar, comer y vestirnos, necesitamos resguardarnos y necesitamos el calor, pero la mente humana quiere mas comodidades, quiere mas seguridad, quiere mas cosas, llamándolas necesidades cuando son deseos.

Muchos han olvidado que nacieron desnudos y fueron felices, muchos han dejado de valorar el agua que beben y la fruta que comen, despreciando lo que el mundo y la tierra les esta regalando, porque el deseo se ha vuelto una enfermedad que se propaga.

Los sueños se han de cumplir sin llevarse a nadie por delante, es bueno querer que la tierra te de mas, pero no ahogándola.

Un vació en el interior es lo que hace que una persona se desespere por cosas que no son tan importantes, piensa que cuando tenga esas cosas se sentirá llena, pero esas cosas jamas llenaran un vació que solo con luz se puede llenar.

Pensamos que reteniendo personas a nuestro lado, comprando y consiguiendo cosas, llenaremos ese vació oscuro en nuestro interior, pero lo cierto es que son meros parches que mas que llenar van a engañar.

Es positivo conseguir  y tener cosas en la vida, lo negativo es pensar que esas cosas van a alimentar nuestro interior, todo ello lo debemos de tratar como lo que es, un complemento en nuestras vidas con lo que disfrutar.

Una persona en plenitud es la persona que  quedándose desnuda y sin nada, es capaz de sentirse llena de vida, la perdida de un imperio no es mas que un espacio para volver a construir.

Unas pocas lagrimas son las que hay que derramar cuando algo nos falta en la vida, llorar de mas es la excusa para no trabajar en lo próximo.

la necesidad en nuestras vidas

Cómo lograr vencer a la impaciencia

Vencer las limitaciones de la impaciencia

La impaciencia es algo que no nos hace vivir plenamente el día a día, queremos resultados ya, queremos llegar a la meta ya, y eso no solamente hace que vivamos ansiosos y angustiados, sino que también hace que nuestros pasos hacia la meta los hagamos mas torpemente y así no lleguemos a nuestros objetivos.

Cuando tenemos una meta debemos considerar que vamos a comenzar una carrera de fondo y no un sprint, pero muchos empezamos a correr acelerados como si la carrera fuera de 5 kilómetros, cuando en realidad es de 40 kilómetros, eso hace que quememos toda nuestra energía al principio de la carrera, quedándonos sin energía para terminar toda la carrera.

Cuando tenemos un adjetivo y estamos al principio es difícil no entusiasmarse, inquietarse y impacientarse, por eso lo mejor es calcular el tiempo que mas o menos nos va a llevar ese proyecto y dividir ese tiempo que nos va a llevar a ese proyecto en varios tramos de tiempo, lo que quiere decir que dentro de la propia meta, tengamos pequeñas metas que nos lleven a la meta final.

Si en un año nos hemos propuesto conseguir un propósito, debemos de medir nuestra trayectoria en pasos, exigiéndonos cada cierto tiempo pequeños logros que nos van acercando a nuestra meta, esos pequeños logros no solamente nos hacen tocar tierra firme, ya que vamos paso a paso, sino que ademas son pequeños premios que nos estimulan para llegar a la meta final.

Visualiza tu camino hacia tu objetivo como si fuera una escalera que subes hacia el, pero esta vez etiquetando cada escalón como una pequeña meta que logras y disfrutas, siempre disfrutando de cada escalón como un logro dentro del logro mas grande, satisfecho de cada escalón que subes como una meta conseguida. Veras así como no solo terminaras tu carrera con buenos tiempos, sino que habrás disfrutado plenamente de ella y habrás vencido a la impaciencia. No te olvides de algo muy importante, aprende de cada escalón que subas para así mejorar en el próximo escalón, eso te ayudara a alcanzar tu meta.

La impaciencia