Archivo de la etiqueta: superar la envidia

Cómo dejar de envidiar, para ser envidiados

La envidia nos desviá de nuestros propósitos, y desvalora nuestras capacidades

La envidia puede ser un autentico tormento para cualquier persona, ya que hace que la persona que envidia, deje de enfocarse en su propia vida, para enfocarse en la vida de otros, de una  forma negativa.

Cuando se habla de personas envidiosas, se suele hablar de ellas como personas penosas que tienen mala suerte, porque no han podido y no van a poder conseguir lo que tienen esas personas a las que envidian, pero eso es una gran mentira, todos, sin excluir a nadie, tienen la capacidad de conseguir lo que se propongan.

Para empezar a dejar de estar envenenados por esa envidia, debemos de meternos en la cabeza que tenemos la capacidad de conseguir lo que nos propongamos, incluso si nos lo proponemos, podemos tener mas que esas personas a las que envidiamos.

Eso quiere decir que nos tenemos que quitar esa idea o etiqueta de que una persona con envidia, es una persona patética sin suerte que no le queda mas remedio que envidiar. La realidad es que una persona que envidia, es una persona que tiene un mal enfoque de la vida, esa persona se concentra en envidiar, en vez de concentrarse en conseguir lo que tanto desea.

Otro error que cometemos es pensar que porque una persona lo tiene todo, es razón suficiente para envidiarla, entonces no estamos envidiando las aptitudes y talentos de esa persona, que es lo importante, sino que estamos envidiando la parte superficial de la persona, que es lo que tiene externamente.

La envidia tiene unas raíces y bases tan superficiales, que somos capaces de envidiar a un ogro, solo porque ese ogro tiene un imperio, aunque construyera ese imperio explotando a la gente. Esto demuestra la falsedad de la envidia y la desenmascara.

No nos podemos deshacer de la envidia de un día para otro, pero si que podemos sacarle provecho. Cuando vemos a alguien que ha conseguido algo limpiamente, lo ha conseguido con unas aptitudes, aptitudes que nosotros también podemos desarrollar, aprendiendo de esta persona.

dejar de envidiar, para ser envidiados