Archivo de la etiqueta: superar emociones

Que debemos hacer cuando una persona nos decepciona en nuestra vida

Cuando una persona nos decepciona en nuestra vida, sentimos como si algo en nuestro interior muriera, parece ser que realmente creíamos en una persona, y esa creencia se rompe en nuestras narices y nos causa dolor.

Pero en realidad cuando una persona nos decepciona y realmente nos duele, es porque tendemos a idealizar a las personas, aunque sea sutilmente, de alguna manera creamos una imagen más perfecta de lo normal de ciertas personas y eso hace que se nos caiga el mundo encima cuando alguien nos decepciona.

Todos cometemos errores, y si esa persona ha cometido un error con nosotros, nos debemos de preguntar si esa persona es tan diferente a nosotros como pensamos, ya que nosotros también cometemos errores y decepcionamos.

Si somos capaces de ponernos en frente de la persona que nos ha fallado y somos capaces de reflejarnos en ella, como humanos que tropiezan y cometen errores, no nos dolerá tanto esa decepción, aunque no tenga justificación.

En realidad debemos de dar por hecho y contar con que las personas de vez en cuando nos van a fallar, como seres humanos que son, y la mejor manera de que el mundo no se nos caiga encima cuando alguien nos falla, es ver la reacción de la persona después de que nos haya fallado.

Después de que esa persona nos haya decepcionado, debemos de dejar un espacio para que la persona exprese o sea consciente del error que ha cometido, si no es consciente, nosotros podemos empujarle a ver la verdad.

Posiblemente sean muchas las personas que nos sorprendan y después de que hayan cometido un error con nosotros, sean capaces de asumir el error, rectificarlo y aprender de él.

suscribete

cuando-una-persona-nos-decepciona

 

 

 

 

¿Por qué no nos debemos de desanimar cuando no conseguimos resultados?

No nos debemos de desanimar, porque el desanimo nos aleja de nuestros propósitos

Las personas nos solemos impacientar, queremos resultados ya, y si no los conseguimos, nos desanimamos, no nos damos cuenta, pero el desanimo nos lleva a rendirnos antes de hora, y aunque sigamos luchando por ese sueño, estamos creando una energía negativa que hace que no avancemos en nuestros propósitos.

Todas las respuestas están en nuestro interior, esas respuestas que necesitamos para acercarnos a lo que queremos conseguir, pero jamas nos vamos a acercar a nuestras respuestas internas, si el desanimo se ha adueñado de nosotros, impidiéndonos escuchar esas respuestas.

Cuando las cosas nos están yendo mal, tendemos a concentrarnos y enfocarnos en esos malos resultados, y ese enfoque que se puede convertir en una obsesión, es lo que realmente nos puede llevar al fracaso, aunque después nosotros echemos las culpas a las circunstancias.

Por muy mal que nos estén yendo las cosas, el desanimo y las lamentaciones siempre sobran, o mejor dicho, estorban, ya que ellas serán las barreras que nos impedirán llegar a nuestro potencial interno, que es el que nos acerca a nuestras metas.

Tenemos en nuestro interior las suficientes respuestas y herramientas para superar todo lo que nos propongamos en la vida, tenemos en nuestro interior el suficiente potencial para salir del agujero mas profundo y oscuro.

Cuando estamos en el suelo, nuestra concentración ha de ser el cielo, jamas nos levantaremos si nos concentramos en el suelo. Cuando estamos teniendo malos resultados, no nos debemos de concentrar en esos malos resultados, sino que  en nuestra maquinaria interna y su ilimitada capacidad para crear todo lo que nos propongamos en esta vida.

desanimar