Archivo de la etiqueta: superar dolor

Cómo eliminar el dolor emocional excesivo saludablemente

El dolor emocional excesivo es ese que es tan grande que te impide ser tu mismo y seguir con tu vida.

que hacer con el sufrimiento

Aunque no sea fácil aliviar el dolor emocional en tu cuerpo, sí que puedes lograr seguir con tu vida y tus proyectos a pesar de tu sufrimiento.

En el post de hoy te doy unas claves para que puedas aliviar el dolor emocional excesivo y así poder continuar con tu vida y tus propósitos.

Acepta el dolor emocional excesivo para así dejar de luchar

Aceptar el dolor del alma no es conformarse con él ni con la vida que te hace llevar, si no más bien es dejar de luchar para que entre en tu cuerpo algo de paz.

Cuando no aceptas tu dolor, luchas contra él o huyes de él y eso lo único que hace es intensificar tu sufrimiento además de agotarte.

Cuando aceptas el dolor del alma, dejas de batallar contra ti mismo y te liberas del esfuerzo y la impotencia que solo te da más sufrimiento.

Aquí te dejo un post que te muestra cómo actuar frente al dolor de forma más eficaz. www.tolerarelsufrimiento.com

 superar un gran dolor psíquico

Cómo enfrentarte al dolor emocional en el cuerpo

El dolor emocional en el cuerpo nos asusta, nos incomoda y nos asfixia, por eso lo natural es que queramos escapar de el de cualquier forma.

Pero querer escapar de nuestro dolor emocional solo nos crea más inquietud y miedo, porque sabemos que ese dolor seguirá allí en cuanto nos despistemos.

Así que la mejor forma de liberar más sufrimiento e inquietud de tu vida es enfrentándote a ese dolor, abriéndote a él.

 

Cómo actuar frente al dolor que te consume

Tenemos momentos para estresarnos, para aparentar ser quien no somos y quedar bien, pero en cambio no tenemos momentos para enfrentarnos a nuestro propio dolor.

El primer paso para calmar el dolor emocional en el cuerpo es darnos un espacio para estar con nosotros a solas y abrir nuestros sentidos a ese sufrimiento.

Necesitas dejar de escuchar el ruido de las prisas frenéticas de tu vida y comenzar a abrir tus sentidos a ese dolor que grita ser escuchado.

 dolor emocional excesivo

Cómo empezar a conectar con tu cuerpo

Después de haber escogido un espacio de tiempo para estar a solas contigo mismo y tu dolor, has de comenzar a experimentar con las sensaciones de tu cuerpo.

Tu cuerpo se está constantemente comunicando contigo a través de sus sensaciones, pero has desconectado tanto de él, que ya no eres capaz de escucharlo ni entenderlo.

Cierra los ojos y respira de forma profunda mientras llevas tu atención a todas las partes de tu cuerpo de una en una, tus pies, tus rodillas, tus manos, hombros, etc, etc, hasta que hayas viajado por todo tu cuerpo con tu conciencia.

Sigue respirando y siente como entra y sale de tu cuerpo tu respiración y siempre que tu mente comience a crear pensamientos, vuelve a poner tu atención en alguna parte de tu cuerpo.

dolor emocional en el cuerpo

Cómo canalizar el dolor emocional conectando con tu cuerpo

Una vez que has comenzado a conectar con las sensaciones de tu cuerpo, comienza a centrarte en las partes donde esta ese dolor emocional excesivo.

Es cierto que al principio te pueda parecer incómodo pero tú solo dedícate a observarlo de forma consciente mientras sientes sus sensaciones.

Siente como ese dolor no forma parte de ti sino que son sensaciones creadas por las emociones y que tú puedes calmarlo solo con tu conciencia.

Mientras lo sientes, pregúntate que color tiene ese dolor, si es frío o caluroso, si pesa o si es ligero y si tiene una textura suave o rígida.

aceptar el dolor del alma

Observa y siente ese dolor de forma curiosa como si fuera un material que se ha instalado de forma temporal en tu interior.

Poco a poco vas a sentir que ese dolor emocional excesivo no es tan monstruoso y que tampoco tiene tanto poder sobre ti, solo con el hecho de abrirte a él.

 

Para vencer a los fantasmas del pasado, debemos de buscar la verdad en el pasado, no la tortura

 

Volver al pasado es una cosa que nos pasa a muchos, lo malo no es volver al pasado, sino que volver negativamente al pasado, la tendencia siempre es irse a los momentos del pasado mas dañinos y revivir de nuevo ese dolor. Siempre vemos fantasmas en el pasado, porque no somos capaces de mirar mas allá de la oscuridad.

banner-parloteo-mental-4En vez de volver al pasado para buscar respuestas, nos es mas cómodo volver al pasado para vestirnos de victimas, volvemos al pasado para ahogarnos de nuevo, no para buscar flotadores.

 

Realmente es como si no pudiéramos evitar volver a esos momentos traumáticos de nuestra vida, y por mucho que nos digamos a nosotros mismos que no pensemos en el pasado, parece que esa frase, aun hace que nos vayamos al pasado con mas fuerza.

Es cierto que no podemos volver al pasado y cambiar los errores ni las malas situaciones que tanto nos dolieron, ya que eso no esta en nuestro poder, pero si que esta en nuestro poder, volver a ese triste pasado y recoger la semilla positiva que hubo en esas malas situaciones.

Muchos sabemos que todo lo que pasa en nuestra vida, incluso lo mas mínimo, tiene una razón importante de ser, por eso nos debemos de preguntar, porque volvemos una y otra vez al pasado, parece que lo hagamos para torturarnos, pero quizás en nuestras profundidades hay unas razones mas poderosas y importantes para volver.

Quizás en realidad tenemos que descubrir algo, tenemos que aprender algo, quizás debamos de perdonar a alguien o a nosotros mismos, y esa es la semilla positiva que hay en lo negativo.

Podemos volver al pasado como tantas veces, pero esta vez con otra actitud, esta vez no vamos a volver al pasado, para que el pasado nos acribille, ahora vamos a volver al pasado de una manera constructiva, preguntándole al pasado, porque nos llama una y otra vez.

Esta vez el triste pasado se sorprenderá, ya no somos tan pequeños y tan torpes, esta vez somos mas sabios, mas preguntones y curiosos, dispuestos a machacar al pasado, hasta que nos diga lo que queremos saber.

Nuestra mente jamas estará en paz con el tormento y los fantasmas del pasado, la única manera de que estas repeticiones tortuosas de vuelta al pasado dejen de ocurrir, es volviendo al pasado con la mente bien despierta, y las manos bien abiertas, para recoger lo que en ese entonces no quisimos recoger.

Los fantasmas del pasado se convierten en ángeles del presente, cuando las personas descubren que no existen fantasmas, sino que existen las  personas asustadizas que no quieren ver la verdad, que no quieren aprender o perdonar.

El echar la culpa al pasado de nuestra desdicha, es el escondite que usamos las personas para no enfrentarnos a la verdad, cuando quitamos la palabra culpa de nuestro vocabulario, nos quedamos desnudos frente a la verdad y es el momento en el que ese niño asustadizo que llevamos dentro, se hace adulto.

los fantasmas del pasado