Archivo de la etiqueta: superacion de problemas

Cómo lograr que un día complicado no nos gane la batalla

Hay días que son eternos, difíciles y pesados, tanto que vemos que se nos van a echar encima. Un día puede ser una autentico reto, pero con una actitud adecuada y utilizando nuestras mejores armas, podemos hacer que ese día este en nuestras manos. Hoy voy a mostrarte unas valiosas técnicas que te pueden ayudar a enfrentarte a esos días tan difíciles.

La base para que un día no sea demasiado para nosotros es la organización constructiva

Las personas nos solemos cargar en las espaldas más peso del que podemos llevar, muchas personas llenan su agenda de cosas inútiles que no les lleva a ninguna parte, en cambio no dejan un espacio para cosas con sentido. Esto puede ser una razón por la que haya días que puedan contigo.

Una buena organización de nuestra vida, es esencial para nosotros, pero basando esa organización en actividades y cosas constructivas que de veras nos lleven a alguna parte o nos enriquezcan de verdad.

vencer día complicado

Enfocarnos en nuestras aptitudes positivas, para enfocarlas en las dificultades del día

Ahora que has tirado a la basura todo resto de actividad o cosa innecesaria en tu vida, debes de enfocarte en lo que si que es constructivo y en lo que realmente tienes que solucionar porque es realmente importante.

Ahora te tienes que enfrentar a eso que no te queda más remedio que solventar, así que lo que tienes que hacer meditadamente y reflexivamente antes de salir de casa, es preguntarte con que herramientas cuentas para enfrentarte a lo que te vas a enfrentar.

Tanto si es una cuestión laboral, familiar o social, debemos de tener claro que es lo que tenemos y que va a ayudarnos a enfrentarnos a esa dificultad. Con esto me refiero a esa parte de nosotros que conocemos bien y que sabemos que nos va a ayudar a la hora de solucionar esa dificultad.

Solamente tenemos que echar una mirada en el pasado y acordarnos que aptitudes y talentos usemos para solventar esos problemas que tuvimos, por ejemplo en el pasado esa vez que tuviste una discusión con un compañero y utilizaste tu paciencia y tu escucha para acabar solucionando ese problema, o ese día en el que se te estropeo algo y sacaste tu ingenio para arreglarlo o salir de ese problema.

Usa la aceptación y positivismo para que el nuevo día sea mucho más sencillo

Hay muchas complicaciones que pueden aparecer en un día, pero si no llegamos a aceptarlas, creamos una pelea interna que hace que no salgamos de ese problema, al contrario, el problema puede incluso parecer más grande de lo que es.

Busca la aceptación en todas las situaciones que aparezcan en tu vida, eso dará paso a tu claridad mental y a una solución al problema.

Después de la aceptación todo fluirá con más facilidad, pero es importante que por muy difícil que sea la situación, encuentres su lado positivo que va a hacer que tengas más vitalidad y fuerza para solucionar el problema.

Céntrate en una solución positiva

Por ultimo, es fácil que tu mente se lie y se atasque, pero no sera tan fácil, si centras tu mente en un punto, ese punto puedes llamarlo punto de resolución, piensa que es un pequeño espacio donde has de centrar tu mente. Ese espacio es donde vas a crear una solución positiva y constructiva para ese problema.

Es importante que des estos pasos, pero también es importante que los tomes como un ejercicio diario, en el que aprendas de tus errores y tus caídas y así evoluciones paso a paso, enriqueciéndote como persona.

suscribete

 

 

 

Cómo conducir las malas situaciones de la vida a nuestro favor

 

Muchas personas temen ser llevadas fuera de su zona confort, y cuando de repente por circunstancias de la vida se encuentran con una de esas circunstancias que le sacan del camino de siempre o de sus hábitos, esas personas lo ven todo oscuro y negativo, pero lo cierto es que no hay  mejor trampolín para abrirse, que esas situaciones complicadas que nos tiran fuera de ese sillón cómodo.

Lo cierto es que esas situaciones que nos sacan de nuestra zona confort, no son fáciles de asimilar, pero el secreto esta en sacarles provecho, y para ello debemos de dejar de verlas como mala suerte, y comenzarlas a ver como nuevas oportunidades.

Si realmente no nos gusta la situación repentina en la que nos encontramos, debemos de quitarnos de la cabeza que no tenemos poder para cambiar esa situación, porque aunque no podamos cambiar muchas cosas de esa situación, hay ciertas cosas que si que podemos cambiar a nuestro favor, y para ello debemos de enfocarnos en esas cosas de esa situación  que son flexibles para nosotros y en las que podemos tener poder.

Después de controlar parte de esta situación para nuestro beneficio, debemos de sacar provecho de esa parte de la situación en la que nosotros no tenemos poder para manejar, porque lo cierto es que aunque no tengamos poder para manejar esa parte, si que tenemos poder para sacarle provecho.

El beneficio que podemos sacar de esa parte poco manejable, se puede basar en aprendizaje, que aunque muchos vean el aprendizaje en algo que se queda en nuestra memoria, lo cierto es que lo aprendamos en esa situación nos puede servir para conseguir algunas cosas en nuestro futuro que recompensaran nuestras malas situaciones de la vida, ademas de enriquecer nuestro interior, cosa que no tiene precio.

Ademas del aprendizaje, debemos de ser nosotros mismos los que estemos alerta, para que podamos usar estas incomodas situaciones como trampolín hacia situaciones mas agradables en nuestra vida, ya que estas situaciones abren y expanden nuestra mente y despiertan nuestros sentidos, haciendo que seamos mas audaces y despiertos a la hora de encontrar mejores caminos en nuestra vida.

conducir  las malas situaciones de la vida a nuestro favor

 

Cómo aprovechar nuestros errores pasados, para mejorar nuestro futuro

 

Cuando cometemos un error, tendemos mucho a volver atrás y a lamentarnos y arrepentirnos de lo que hicimos en ese momento, eso nos puede llevar a dar vueltas una y otra vez, atormentándonos a nosotros mismos.

Desde luego que no podemos volver atrás y cambiar las cosas,  pero en cambio volvemos atrás mentalmente, convirtiendo un error pasado en la desdicha de nuestro presente.

Muchos no pueden evitar volver atrás, incluso el repetirse a ellos mismos que no han de volver atrás, les invita aun mas a volver atrás, por ello quizás si que debamos de dejarnos llevar por ese imán que nos lleva a ese momento pasado, para dejar de luchar en una pelea que al final acabamos perdiendo.

El hecho de que no peleemos por no volver al pasado y volvamos alli otra vez, no implica que una vez allí tengamos que volver a lamentarnos y a atormentarnos, ya que esta vez, una vez en ese momento, vamos a sacarle provecho y tajada, en vez de lo contrario, en vez de cargar con mas culpa y arrepentimiento.

Cuando volvemos a ese momento en el que cometimos ese error, debemos de reflexionar, buscando y absorbiendo el aprendizaje de ese error, nos debemos de preguntar que es lo que podemos aprender de ese error, para luego preguntarnos que es lo que no hubiéramos aprendido si no hubiéramos cometido ese error.

El hecho de ver que si no hubiéramos cometido ese error no abríamos aprendido ese algo tan valioso, hace que no nos lamentemos  de haber cometido ese error.

Un error esconde algo muy valioso, dentro de un error esta la formula o antídoto que nos impedira cometer otros errores futuros en la vida, un error nos muestra parte del camino que debemos de recorrer, porque al menos nos enseña por donde no debemos de caminar.

Cuando hemos vuelto atrás sin lamentaciones y abiertos a lo que ese error nos puede enseñar, podemos  ver a ese error como el error que nos salvo de futuros y incluso mas grandes errores, entonces el tormento debería de terminarse, ya que ese error empieza a tener sentido en nuestra vida, ya que ese error va aliviar futuros sufrimientos en nuestra vida.

El secreto de la felicidad esta en tener la capacidad de ver la luz en toda oscuridad que surja en nuestra vida, los errores tienen la capacidad de oscurecer nuestra vida, por ello son increíbles espacios para sacar a relucir esa luz que tanto escondemos.

aprovechar nuestros errores pasados