Por qué razón llegan a nuestra vida los obstáculos y la adversidad y cómo vencerlos

Lo cierto es que aunque nos neguemos a la adversidad y dificultades que aparecen en nuestra vida, encogiéndonos y maldiciendo nuestra suerte, los obstáculos han de existir en nuestra vida, para que superemos los bloqueos internos. Nuestra queja hacia los obstáculos, lo único que hará es hacernos más pequeños ante la adversidad. Los obstáculos y la adversidad empequeñecen cuando no renegamos de ellos, porque nuestra apertura nos hace más grandes.

Cierto es que es difícil sonreír y abrirse a un obstáculo, pero lo contrario es un gran error, el mejor camino es enfrentarnos a ese obstáculo, utilizando nuestras fortalezas, siendo conscientes de nuestras debilidades, y abriendo nuestra mente a ese nuevo aprendizaje, todo eso junto nos hará fuertes ante cualquier adversidad.

Un obstáculo en nuestra vida es equivalente a un estimulador de nuestro espíritu que esta dormido, y la batalla la ganamos, no cuando saltamos ese obstáculo, sino cuando vencemos alguna frustración interna o algún fantasma interior que nos hacia infelices.

Solamente nuestro ego quiere una vida sin obstáculos y llena de comodidades, ya que nuestro ego ignora y se ríe de nuestro espíritu interior, un espíritu ansioso de absorber el aprendizaje de las experiencias de la vida.

Cuando sabemos que los obstáculos tienen esta parte positiva, el miedo ya no se apodera de nuestro cuerpo, ni la duda de nuestra mente, y se crea un nuevo espacio en nuestro interior, donde nacen nuevas virtudes que nos ayudaran en los trechos mas difíciles de nuestro camino en la vida.

Los obstáculos no dejan de existir, pero en cambio se hacen menos temerosos y más simples cuando los miramos desde esta nueva perspectiva, la perspectiva de una persona que tiene claro que ha venido aquí ha ser más más sabio y mejor persona.

suscribete

los-obstaculos-y-la-adversidad

 

Hacernos amigos de las situaciones que no nos gustan, para poder vencerlas

Desde que nos levantamos hasta que nos acostamos tenemos que lidiar con cosas que nos gustan y  que no nos gustan, y cuando realmente algo no nos gusta nos cerramos de tal forma, que inconscientemente  perdemos mucha energía. No podemos ir en contra de las situaciones que no nos gustan, porque bloqueamos la energía que nos puede ayudar a solucionar el problema.

Muchas veces nos preguntamos porque tenemos tan poca energía, lo Hierto que puede ser por la alimentación y cosas físicas, pero se nos escapa la de veces que dejamos ir energía vital innecesariamente, cuando tropezamos con situaciones que no nos gustan y nos cerramos bloqueando nuestros campo energético.

Es cierto que es difícil estar a favor y fluir con una situación que no nos gusta, pero lo cierto es que no hay mejor elección que buscar el camino para hacernos amigos de una situación difícil, para que asi no nos venza.

Cuando realmente hay una persona que nos cae mal, podemos comprobar que cuando en vez de renegar de ella, buscamos su parte amigable y intentamos conectar con ella por esa parte, conseguimos sentirnos bien y con energía, lo mismo ocurre con las situaciones difíciles y desagradables. Si conseguimos hacernos amigos de las situaciones desagradables, las conseguiremos manejar mejor, y no lucharemos contracorriente, consiguiendo no perder energía.

Muchas veces no se trata de que la situación sea mala o buena, sino de un precipitado juicio de la situación con la que nos encontramos, como cuando una persona nos cae mal, antes de conocerla, y luego vemos que no era tan mala persona. Si logramos no juzgar tan negativamente y precipitadamente a una nueva y desagradable situación, estaremos mas abiertos y fuertes para hacernos con ella.

las situaciones que no nos gustan

Guardar