Cómo recuperar tu fe puede hacer que logres tus grandes propósitos

fuerza-personas-manos-exito-reunion_1150-1690

Es natural que hayas perdido la fe cuando los demás te fallaron y cuando el mundo no se puso a tu favor, pero lo cierto es que cuando perdiste la fe, tú también te fallaste a ti mismo, porque la fe es la gran fuerza que estimula a seguir viviendo después de la adversidad.

La fe mueve montañas y logra el milagro de construir grandes castillos que fueron destruidos, cuando perdiste la fe, perdiste el sentido de la vida, y es el sentido de la vida lo que hace que las personas se levanten cada mañana con ganas de comerse el mundo.

Todavía estas a tiempo de recuperar esa fe que será el motor que te llevara otra vez a soñar y a hacer realidad esos sueños, la fe es simplemente un sentimiento en tu interior que te hace sentir que todo lo que estas viviendo sea malo o bueno tiene un gran propósito en tu vida.

Cuando recuperes tu fe, recuperaras la sonrisa de ese bebe entusiasmado por vivir, recuperaras la frescura de la brisa de una tarde y esa sensación de comenzar un nuevo proyecto, un proyecto que tiene tu nombre.

 

Por que se pierde la fe con tanta facilidad

Si desde pequeño te hubieran dicho y repetido muchas veces que tienes un tesoro en tu interior lleno de creatividad y de muchas virtudes con las que puedes hacer increíbles cosas, tu vida hubiera sido diferente, hubieras tenido una vida más enriquecedora en muchos aspectos.

Seguramente que como a muchos, te educaron para que buscases ese gran tesoro en tu exterior, en esas personas que te iban a rodear y en esas cosas que ibas a conseguir, pero lo cierto es que nada de eso te lleno lo suficiente para creer en la vida.

Quizás los demás te traicionaron, no te supieron entender ni escuchar y te sentiste solo, sin ser consciente de que aunque los demás te fallaran, todavía podías tener fe en ti mismo y en esa fuerza en tu interior que hace tan grande a las personas.

Tener fe es creer en uno mismo y en esa esencia interior que es capaz de superar las peores caídas, porque no importa las dificultades que acechen en tu vida, hay vida ilimitada para superar todo si de verdad crees en ella.

Jamas perdiste la fe, solo que pensaste que la fe estaba en todas partes menos en ti, creíste en una fe superficial y frágil porque dependía de los demás y no tenia en cuenta tu grandeza.

La fe te muestra que en el desierto uno puede encontrar la felicidad, que en el asfalto puede crecer una flor y que las personas débiles nos pueden mostrar sus fortalezas ocultas, igual que en el futuro será ella la que te muestre que la vida al final estuvo de tu lado aunque no la supieras ver.

 

Dale otra oportunidad a la vida

Dar otra oportunidad a la vida es dejar de recordar los malos momentos como si fueran una eterna desgracia, para hacer de ellos un aprendizaje que impedirá que no vuelvas a tropezar.

Dar otra oportunidad a la vida es dejar de enfocarte en todo lo toxico que te vas encontrando por el camino para centrarte en esos espacios donde puedes construir grandes cosas.

Porque en el fondo sabes que eres esa gran persona gracias a esas caídas que sacaron lo mejor de ti para poder continuar a través de la adversidad.

Dar una oportunidad a la vida es convertirte en esa persona agradecida que es capaz de ver en cada nuevo día, una gran oportunidad para crecer y conseguir esos sueños que una vez se escaparon.

Mientras la noche te acaricie misteriosamente y el sol entre por tu ventana cada mañana, abra espacios donde construir algo nuevo, espacios donde expresar tus virtudes dejando tu sello único en todo lo que haces.

mujer-caliente-en-el-sol-de-la-manana_53876-236

Valora cada momento como si fuera el último

Si la fe ya no vive en tu interior y ya no hay nada que tenga la capacidad de hacerte sonreír, quizás tengas que preguntarte cuando dejaste de mirar la vida a través de los ojos de ese niño inquieto que fuiste una vez.

Acuérdate de las ganas que tenias de levantarte de la cama y de experimentar con nuevas formas, sensaciones y sonidos, para ti no existían días iguales, para ti cada día traía una nueva sorpresa que alimentaria tu gran curiosidad.

Conviértete de vez en cuando en ese niño inquieto y averigua que hay detrás de cada cosa nueva que entra en tu vida, hay un misterio en cada nueva experiencia y curiosamente esas que son negativas tienen la gran magia de hacerte crecer.

Busca todo lo que te hace sonreír y colócalo a tu alrededor, sigue esos caminos que te hacen expresar el coraje y la fuerza que nunca te imaginaste que tenias, porque no se trata de tener sino que de ser tu mismo en toda tu plenitud.

 

Vuelve a tener proyectos y ve a por ellos

No hay nada que pueda devolverte más la vida que un gran proyecto por el que luchar, porque cuando tienes un sueño y vas a por el, conectas con el gran propósito que te hace brillar como nunca.

No importa las veces que te vuelvas a caer, sino el hecho de que eres una persona libre cuando sueñas desde tu interior y usas tu creatividad para conseguir ese sueño.

La libertad de ser tu mismo mientras luchas por tus sueños más profundos, tiene el poder de hacerte feliz a pesar de las dificultades.

Cuando te propones conseguir algo, te estas diciendo a ti mismo que te mereces algo mejor, te estas dando a ti mismo un espacio para crecer, ser mejor y rodearte de una vida de más calidad.

 

Vuelve a recuperar la fe y lo recuperaras todo

Perder la fe es lo mismo que perderlo todo, ya que cuando se ha perdido todo de verdad y se tiene fe, hay algo en tu interior que te dice que volverás a recuperar todo lo que el destino te arrebato.

Tener fe te da la virtud de ver lo positivo en las situaciones difíciles y sacar lo mejor de las positivas, porque es una fuerza que puede atravesar la adversidad.

Tener fe también es la capacidad que te invita a mirar a tu interior para encontrar esas virtudes que te llevaran a saltar esos obstáculos que una vez te hicieron caer, dándote la oportunidad que tanto te mereces.

banner-autoestima-recursos

 

 

 

Cómo recuperar la fe en el futuro y construir la vida de tus sueños

 

 recuperar la fe en el futuro

Cuando piensas que todo lo has perdido, cuando ya no crees que existen personas en quienes confiar, entonces es cuando ocurre algo que te salva el pellejo, es ese pequeño milagro que aparece en tu vida calmando tus penas.

Solamente basta con tener los sentidos abiertos a estos pequeños y curiosos milagros para que acabemos de ver que la fe no es una mentira, sino una verdad que nos hace ver que la vida tiene la capacidad de transformar la oscuridad en luz.

La fe no es una simple palabra vacía, la fe es un palpito silencioso en nuestro interior que nos advierte de que detrás de la oscuridad hay una intensa luz y que detrás del fracaso esta la fuerza que nos llevara a triunfar.

¿Que hacemos cuando perdemos la fe en el futuro?

Cuando has caído en el hoyo más profundo, ese que te impide ver un mínimo atisbo de luz, es difícil tener esperanza, pero en cambio tu corazón no deja de palpitar, tus pulmones no dejan de respirar y tu mente no deja de pensar.

Todo tu cuerpo da señales de vida a la espera de que tu espíritu despierte y lo arrastre hacia tu particular paraíso, ese con el que siempre soñaste y por el que tanto suspiras.

Si ya puedes sentir en ti tanta presencia de vida, ya solo necesitas ese pequeño empujón que da la fe, porque cuando en ti vive la fe, tu cuerpo, mente y espíritu se unen con el solo propósito de hacerte feliz.

 recuperar la fe en el futuro

Únete y conecta con el presente para no envenenarte de impaciencia

Si todo lo que tanto deseas no llega a tu vida, no conviertas eso en la tragedia que te impide ver lo que tienes delante en este mismo instante, porque lo que te rodea ahora mismo es tan grande, que no se puede representar en palabras.

Cuando caes en manos de la impaciencia, tus sentidos se mueren sin dejarte ver el gran sueño que es la vida, entonces tu vida se convierte en una ridícula comedia detrás de una felicidad de la que ya puedes disfrutar en este poderoso presente.

Cuando seas capaz de parar a observar la mínima muestra de la naturaleza, no enfermaras de deseo por esas cosas que todavía no tienes. Cuando seas capaz de escuchar el silencio detrás de los sonidos, dejaras de correr hacia ninguna parte.

Porque el sol y el mar es una milagro del que ya puedes disfrutar sin esperarlo, porque las sencillas curiosidades de la vida, ya te pueden llenar de alegría si abres tus ojos, por eso no has de caer en esa impaciencia que te aparta del presente.

No pierdas tiempo no teniendo fe y conviértete en el constructor de tu vida

Si de verdad perdiste la fe, es que no eres consciente de que llevas en tu interior las herramientas que construirían tus sueños en esos brillantes días y misteriosas noches que te depara el futuro.

Eres el constructor de tu vida, y un buen constructor jamas pierde la esperanza, porque emplea su tiempo y energía a diseñar su edificio y esforzarse ladrillo a ladrillo para construir ese resplandeciente sueño.

Todos ese tiempo que malgastas en no tener fe, son pequeños espacios donde poder dibujar esa vida que tanto sueñas, son pequeños espacios que llenar de sonrisas que alivien el trabajo duro y las empinadas cuestas.

Conviértete en ese gran constructor que no conoce de fracasos porque no tiene tiempo de llamar fracaso al fracaso, sino tiempo de reconstruir lo destruido.

Libérate de todo eso que no te hace avanzar hasta tu metas

Libérate de las palabras que te dicen que no puede ser, despréndete de las ideas que limitan tus posibilidades, creando un rico vocabulario en tu vida que te invite a caminar alegre hacia tus metas, llenando tu mente de ideas que expandan tus posibilidades.

Si ya no crees en la vida, dale una nueva oportunidad y veras que poco tardara en darte nuevos frutos que crecerán con tu voluntad y perseverancia.

Si la vida no te trajo lo que le pediste, vuelve a pedirle y grita más alto para que te escuche, si la desgracia asolo tu existencia, rescata tus virtudes y construye una nueva vida con ilusión, porque pase lo que pase en tu futuro, nunca perderás a ese constructor que llevas dentro.

banner-autoestima-recursos

 

Por qué deberíamos reforzar nuestra fe para alcanzar nuestras metas

 

La fe para muchos es una simple palabra religiosa, pero lo cierto es que la fe es mucho mas importante de lo que podríamos pensar, la falta de fe en nuestras vidas es equivalente a un freno que nos impide acercarnos a nuestros sueños.

Son muchos los que le piden a la vida muchas cosas, fortuna, éxito y gloria, pero lo cierto es que se les pasa contar con la pieza fundamental para conseguir esos sueños, si no creen en sus profundidades que esos sueños se harán realidad, esos sueños no se materializaran o tardaran mas de lo normal  en hacerlo.

Cuando le pedimos algo al universo, el cree firmemente en tu sueño, pero espera que tu creas profundamente en el, es absurdo que el universo trabaje para ti las veinticuatro horas del dia, si tu no crees en el trabajo que el realiza para ti, por eso sin esa fe, el universo no encuentra la motivación o sentido para acercarte a tus sueños.

Todo lo que tenemos y nos rodea, todo eso que nos hacer sentir bien ahora, es algo que soñemos hace tiempo, y ahora esta a nuestro alcance, solo tenemos que hacer memoria de esos días en los que deseemos tales cosas, y certificar ahora en el presente, que tales cosas se han cumplido, para que asi nuestra fe se active con estas  autenticas pruebas de que todo es posible.

Si no creemos en nuestra capacidad de conseguir lo que nos proponemos, entonces tenemos una mala relación con nosotros mismos, o mejor dicho, tenemos una imagen de nosotros mismos pobre y infravalorada, que debemos de estar dispuestos a cambiar positivamente, ya que la vida comienza a tener sentido cuando comenzamos a percibir nuestro propio brillo.

reforzar nuestra fe para alcanzar nuestras metas

 

Guardar