Como eliminar de una vez por todas tu resistencia a disfrutar de la vida

Cuando las personas no alcanzan lo que tanto sueñan y su vida no se parece en lo mínimo a la vida que siempre habían deseado, tienen un problema de resistencia.

Porque es la resistencia la que nos deja bloqueados en ideas limitantes que nos impiden volar y que no nos dejan ser libres para darnos el gusto de lograr nuestros sueños.

Por eso, si queremos lograr nuestras metas y ser de verdad nosotros mismos, debemos de liberar nuestra resistencia.

El secreto para atraer todo lo que queremos a nuestra vida, es liberar nuestra resistencia al amor, porque cuando aceptas el amor que fluye en tu interior y comienzas a guiarte por el, es cuando tus vibraciones aumentan al mismo nivel que el universo, y es allí cuando comienzas esa misteriosa danza con el, llevando a cabo las acciones necesarias para tener la vida que siempre has querido.

Cuando dejas que esos sentimientos de amor y alegría contagien tu cuerpo y tu vida, ya dejas de levantarte cada mañana para pelearte con todo lo que te ocurre durante el día, como si la vida fuera un peso y no el flujo positivo de energía que en realidad es.

Entonces la vida comienza a ser un espacio donde dar forma a tus sueños, donde comienzas a decidir tú y no la sociedad, donde te revelas contra lo que debe de ser para simplemente hacer lo que tú siempre has querido hacer.

Te vendieron que la vida tenia que ser lo que los demás querían y tu lo compraste así, eso se convirtió en esa resistencia que impide que seas libre y te rodees de lo mejor, pero ahora que eres adulto ya puedes decirle a tu corazón que lidere tu vida.


¿Cómo puedes eliminar el miedo con tu propia risa?

El ego es el causante de tu resistencia a vivir

El ego es contrario a lo que realmente eres, porque tu esencia es amor y luz y tu ego son miedos, inseguridad desconexión de la vida y de las personas que te rodean.

Desde pequeños nos hemos agarrado a nuestro ego como si fuera nuestro salvador sin saber que lo que estábamos haciendo era separarnos de nuestra vida interior, esa que nos da la felicidad.

Para muchos de nosotros resulta muy arriesgado dejarnos llevar por nuestra esencia, hemos estado tan alejados siempre de ella, que nos es desconocida y por eso nos da miedo y preferimos agarrarnos a esa resistencia que nos impide ser nosotros mismos.

Pero es un error aferrarnos a nuestro ego como si sin el, nos fuéramos a morir, sin darnos cuenta que en realidad ya estamos muertos si no nos liberamos de él y comenzamos a vivir de verdad la vida.

Las personas tenemos varias formas de resistencia a la vida, hay personas que comienzan a ser conscientes de esa resistencia y otras en cambio lo han naturalizado tanto que no se han dado ni cuanta de su existencia.

Aquí te muestro distintas formas de resistir y de controlar la vida de una forma que no podemos disfrutarla. Quizás te sientas identificado con alguna de ellas.

-Estar tan enfocados en un proyecto que acabamos esclavizados a él y llevándonos por delante otras cosas importantes de nuestra vida.

-Tener planeada toda nuestra vida de forma que no improvisamos en nada y acabamos perdiendo la curiosidad y el disfrute de las sorpresas.

-Intentar cambiar a las personas de nuestra vida para que sean como queremos nosotros sin ser capaces de ver la belleza que caracteriza a todas las personas.

-Dejarse llevar por los vicios sin equilibrio alguno, como seria el alcohol, drogas, juego y sexo obsesivo, son muchas las personas que desean tener un estado de ánimo alto constantemente, ignorando sus sentimientos, y es allí donde recurren a los vicios para desconectar del sufrimiento.

-Estar solo pendiente de los propios beneficios sin importarte que otras personas tengan o no tengan, o lo que es peor que a costa de que tú tengas mucho, otros no tengan nada.

Cómo se expresa la resistencia en nuestras vidas

La resistencia se expresa de muchas formas, dependiendo de la persona y de las circunstancias, puede ser negándote a disfrutar de la vida, con el estrés, algunas enfermedades y la no aceptación de las circunstancias y de nuestros propios sentimientos.

Todas estas formas de resistencia en nuestras vidas, vienen de nuestro deseo de protegernos a nosotros mismos en vez de tener fe en la propia vida y el universo.

Nos sentimos más cómodos en la oscuridad, la luz nos da miedo y de alguna manera nos protegemos de ella, pero solamente cuando seamos capaces de abrirnos a esa luz, podremos deshacernos de nuestro sufrimiento.

Tenemos que comenzar a ser conscientes de la forma de resistencia que tenemos a la hora de vivir nuestra vida, estar alerta de esos hábitos que han sido creados para protegernos y que a la misma vez nos impiden ser nosotros mismos.

Solamente cuando sepamos que es lo que nos retiene, podremos desatarnos y abrirnos a la vida como si ella y nosotros fuéramos uno.

Aquí te muestro los pasos necesarios que has de dar para que puedas desacerté de tu resistencia y comiences a vivir la vida que te mereces

Paso 1: Se consciente de tu resistencia.

El primer paso para liberarte de tu resistencia es que la reconozcas en tu cuerpo y en tu mente, que reconozcas esa fuerza poco natural que hace que no respires profundamente, que no te expreses tal como eres y que te impide alcanzar tus sueños

Reconoce a tu ego, ese que quiere controlar y planear todo, ese que es caprichoso y que nunca está contento, porque es ese el que impide que te liberes.

No te castigues a ti mismo por esta pelea interna que tienes entre tu ser que se quiere expresar y tu ego que se lo impide, simplemente acepta tu ego, escuchalo pero no te dejes arrastrar por el, simplemente desvinculate de él.

Cuando eres consciente de tu resistencia, es cuando comienzas a diferenciar entre cuando haces algo que surge de tu corazón o haces algo por miedo, es como si de repente tuvieras una especie de brújula.

Dejate llevar por tu esencia en las decisiones de tu vida y reconoce cuando surge la resistencia para que no te engañe y puedas seguir tu mejor rumbo en la vida.

No olvides que al principio será fácil que te dejes llevar por la resistencia, entonces simplemente aceptala y ten paciencia, ya que estas creando un habito y lleva un tiempo consolidarlo.

Paso 2: Ríndete a tu lado espiritual.

La mayoría de personas hemos crecido ignorando nuestro lado espiritual, la sociedad materialista nos ha hecho más superficiales y nos ha llenado de miedos que han hecho que seamos esclavos de una sociedad que nos vende seguridad a cambio de que nos rindamos a ella.

Para volver a reconocer tu lado espiritual en ti, tienes que dejar de lado tu control y dejar que la vida se muestre tal como es, deja de luchar con la vida aceptándola en su totalidad.

No estoy diciendo que te conformes, ya que es bueno que luches por tus sueños, pero esta vez has de mejorar tu vida desde tu verdadera esencia, no desde tu control, dejate llevar por tu parte creativa y veras como eres capaz de cambiar las cosas de manera libre y natural.

Ya no has de enfrentarte ni pelear contra nada ni nadie, solo has de aceptar y dar lo mejor de ti para que todo mejore, mientras estas en sintonía con la vida que te rodea.

Has sido programado para ser un esclavo más, pero el poder esta dentro de ti, ese poder que te dará la libertad para ser un creador que marque la diferencia en cuanto veas que eres único entre tantos seres.

Para encontrar tu lado espiritual, solamente tienes que comenzar a escucharte, crea un espacio silencioso en interior y cierra los ojos, escucha como tu interior te dice lo que realmente quieres hacer en tu vida mientras te muestra su grandeza.

Preguntale todas las dudas que tengas a tu interior, y veras como tarde o temprano te va a contestar con su sabiduría, veras como con los días esa voz se hace más poderosa y que comienzas una comunicación profunda con tu yo interior.

Acuérdate que la fuerza y la motivación que sale de tu corazón es una fuerza que te llena de energía y que te hace sentir libre y de que la fuerza que proviene de tu ego, es artificial y te hace sentir tenso y bloqueado.

Paso 3: Libera tu juicio hacia la vida y hacia los demás.

El juicio es utilizado por nosotros para defendernos, siempre estamos en guardia y en tensión, temerosos de que nos hagan daño, sin darnos cuenta que nosotros mismos somos los que nos dañamos por no permitirnos aceptar la vida y disfrutarla tal como es.

Se consciente del juicio permanente que haces a tus circunstancias de la vida, como etiquetas todo lo que te ocurre, parece que todo ha de ser negro o blanco y no puede ser simplemente neutro, se consciente de la pelea interna que crea el juicio repetitivo en tu vida.

Deja de mirar tu vida con los ojos de tu ego y date el placer de comenzar a mirarla con los ojos de tu corazón, esos ojos que solamente ven belleza en todo lo que hay en tu vida, porque todo, sea malo o bueno tiene un significado positivo para ti.

Estamos a la defensiva con el amor, porque nos vemos vulnerables si nos dejamos llevar por el, en cambio no somos capaces de ver que el amor verdadero, ese que vive en nuestro interior, lo que va a hacer es fortalecernos.

El amor verdadero, ese que fluye libremente por tu cuerpo, ese amor nunca te hará daño, porque es tu propia esencia en forma de amor, es tu realidad, eres tu mismo en toda tu autenticidad.