Cómo echar de nuestras vidas a la frustración

 

La frustración surge cuando no conseguimos lo que nos proponemos o esta demasiado lejos de nuestro alcance, la frustración no solamente nos hace sentir mal y nos quita la energía, sino que nos aleja aun mas de esos sueños que tanto deseamos alcanzar, solo por el hecho de que nos quita fuerza y creencia para alcanzarlos.

El problema de las emociones y sentimientos negativos es que ocupan un espacio en nosotros que bien podrían ocupar unas emociones o sentimientos positivos, ya que una vez que surge la frustración en nuestro interior, comienza a ser alimentada por esos pensamientos negativos, y cogen mas espacio dentro de nosotros.

Lo primero que debemos de hacer es reconocer lo dañina que es la frustración para nosotros, porque si somos conscientes de ello, no le abriremos la puerta tan fácilmente y no dejaremos que acampe en nuestro cuerpo, como si fuera su autentico hogar.

Una vez reconocido el intruso, pelearnos con el y intentar echarlo, solamente puede crear mas frustración en nosotros, por ello debemos de intentar dar la bienvenida a nuestro interior nuevas emociones y sentimientos positivos que nos interesen, que comiencen poco a poco a ganar terreno, así poco a poco esa frustración sabrá que ese no es su hogar, y se irá reduciendo.

Las emociones y sentimientos positivos, si no existen en nuestro interior, los podemos crear nosotros mismos, nosotros tenemos el poder de crearlos con nuestra voluntad y imaginación.

Debemos de activar una alerta en nuestro interior que nos avise de cuando aparezca esa frustración, para comenzar a enfocarnos en un nuevo espacio donde vamos a comenzar a crear sentimientos, pensamientos y emociones positivas.

Esperanza, fe, alegría, coraje, autoestima, sabiduría, libertad y infinito etc, son sentimientos y emociones que con nuestra voluntad podemos ir creando o haciendo que crezcan en nuestro interior para que esas emociones que no nos interesan tener vayan reduciéndose y perdiendo poder.

Tenemos una fabrica en nuestro interior, dejada y sin utilizar, la conciencia de ello, es lo que nos tiene que hacer ponernos manos a la obra para crear nuestras propias creaciones de pensamientos, emociones y sentimientos que pueden hace que nuestra vida sea mucho mejor.

frustración

¿Por qué somos personas frustradas?

Somos personas frustradas en el momento que pensamos que es imposible conseguir lo que nos proponemos

Siempre que pensamos en el pasado y nos acordamos de todos esos sueños que no hicimos realidad, nos viene esa sensación de frustración, abofeteando nuestra cara. Somos personas frustradas cuando dejamos de creer en nosotros mismos.

La frustración no solamente nos recuerda los sueños no cumplidos, también nos recuerda que nosotros fuimos incapaces de hacer realidad esos sueños.

Hay personas que dicen, quise eso y no pude conseguirlo, casi llego a la meta, pero no pude, si hubiera hecho esto o lo otro, no estaría aquí lamentándome, si lo hubiera hecho o hubiera logrado. El gran error que cometen esas personas es que hablan como si estuvieran ahora muertas, como si todavía no pudieran rescatar esos sueños que se les escaparon de las manos.

Muchos dirán que ha pasado tiempo, que las circunstancias han cambiado o que son mas viejos, porque se esconden detrás de esa excusa, pero lo cierto es que aunque las circunstancias o la vida hayan cambiado y incluso los sueños hayan cambiado algo, las oportunidades seguirán vivas mientras nosotros tengamos la capacidad de verlas.

Hay una vida intensa a nuestro alrededor, hay una vida dispuesta a darnos todo lo que deseemos, siempre ha estado allí, en los malos y buenos momentos, cuando hemos estado en la gloria o en el suelo, solamente nuestra incapacidad de ver ese derroche creativo, ha hecho que seamos esas personas que siempre miran tristemente al pasado, mientras se nos escapa la joya del presente.

La frustración es una mentira mas que nos inventamos en nuestra vida, otra palabra mas donde escondernos para no ir detrás de nuestros sueños y no sudar por ellos, pero si quitamos la palabra frustración, queda la verdad, la verdad de que esos sueños nunca murieron, sino que los matamos en el momento que  perdimos la fe de cumplirlos.

somos personas frustradas