Archivo de la etiqueta: eliminar el miedo

Cómo eliminar de una vez por todas el miedo al fracaso

El miedo a que fracasemos hace que nuestro espíritu emprendedor y creativo no se exprese, eso hace que nos convirtamos en personas que prefieren vivir en una zona segura aunque eso para nosotros represente no sentirnos vivos. En el post de hoy voy a mostrar unos sencillos consejos que te pueden ayudar a superar ese miedo al fracaso.

¿Por qué el miedo al fracaso se apodera de ti?

Te han hecho creer desde siempre que el fracaso es equivalente a la muerte, eso ha hecho que te conviertas en poco aventurero y emprendedor, pero lo peor es que te ha podido convertir en una persona frustrada por quedarte con las ganas de luchar por lo que quieres.

Ya es hora de que impidas que el miedo mande en tu vida, vas a demostrar que el fracaso no es la muerte, sino que la oportunidad de nacer de nuevo después de una caída.

el miedo al fracaso

Técnicas para eliminar el miedo mediante la practica en la realidad

No hay mejor manera que superar el miedo al fracaso que enfrentarse a el cara a cara, para eso debes de comenzar como los bebes que empiezan a andar poco a poco.

Busca algo que tenias en tu mente, ese pequeño reto que hace tiempo te ronda y que te causa algo de miedo intentarlo, porque piensas que lo vas a hacer mal o que no estas a la altura, en resumen que piensas que puedes tener un pequeño fracaso.

De lo que se trata es de que comiences con pequeños retos para comenzar a entrenar con ellos, en ese entrenamiento vas a aprender a tener pequeñas caídas, asimilarlas y aceptarlas para volver a levantarte, eso te mostrara que era más grande el temor que la verdad.

Poco a poco vas a subir la frecuencia de tus retos, eso hará que consigas confiar más en ti mismo, y desarrolles ciertas fortalezas que no sabías que tenías, pero sobre todo hará que el miedo se debilite ante ti.

Cómo conocer el fracaso más de cerca te va a ayudar

En resumen, si tienes tanto miedo al fracaso es porque no has experimentado con el de verdad, cuando te encuentres con el fracaso veras que los demás te habían mostrado una cara equivocada de él, porque de el aprendes y si tienes voluntad y perseverancia vas a continuar luchando por tu sueño.

No te quedes con las ganas de hacer nada, solo por el miedo a fracasar, quien fracasa, fracasa en ese momento, pero la vida tiene muchos más momentos para demostrar que no eres un fracasado, sino que una persona que alguna vez se cayo.

banner-autoestima-recursos

Cómo vencer el miedo a fracasar que nos impide hacer lo que queremos

Son muchas las personas que tienen miedo a fracasar en la vida y por ello no son capaces de dar un solo paso hacia sus sueños más deseados. El hecho de que la sociedad haya creado una imagen muy negativa de una persona que fracasa, hace que prefiramos no arriesgar y elegimos llevar una vida segura, aunque falta de pasión y logros.

Fracasar es equivalente a una caída en la vida, y es eso lo que tenemos que pensar de un fracaso, ya que quien cae, no se convierte en una caída y el que fracasa no se ha de convertir en un fracaso.

Cuando realmente fracasamos en un proyecto, jamas nuestro enfoque ha de ir en meter nuestra cabeza en un agujero y ponernos la pesada etiqueta de fracasados, el siguiente paso después de fracasar, es redireccionar y corregir nuestro camino hacia otro nuevo intento por conseguir lo que queremos.

Nunca jamas debemos de enfocarnos en la caída que hemos tenido, sino en todo lo que rodea esa caída, en el porque hemos caído y en lo que hemos fallado y hemos hecho mal, para aprender de ello, y coger esa experiencia para nuestro futuro intento de logro.

La negatividad de un fracaso, no esta en el propio fracaso, sino en la mala actitud que tenemos en frente de ese fracaso, porque si nuestra actitud es positiva ante una caída, esa caída puede ser una gran ayuda para saber el camino que tenemos que tomar hacia nuestra meta.

suscribete

miedo-a-fracasar

 

Cómo podemos ganar seguridad ante los retos que se nos presentan en la vida

La inseguridad reforzada por el miedo, limita nuestras acciones impidiendo que lleguemos a donde queremos, porque si no creemos en nosotros y en nuestro potencial, entonces no tenemos el combustible necesario para alcanzar lo que deseamos.

No podemos pretender de un día para otro, pasar de ser personas totalmente inseguras a ser personas totalmente seguras de si mismas, pero si que podemos dar pequeños pero consistentes pasos, ganando poco a poco la seguridad que hace falta en nuestras vidas.

Para comenzar a ganar seguridad, debemos de enfocarnos y centrarnos en una parte segura y fuerte de nosotros mismos, ya que por muy inseguros que seamos, siempre hay alguna faceta nuestra que si que es segura.

Esa faceta pueden ser cosas que se nos dan bien, o fortalezas que nos definen como personas. Es necesario reconocer esa base interna fuerte que todos tenemos en nuestro interior, porque hará de nuestro propio centro de apoyo ante las dificultades, incluso ante nuestra propia inseguridad.

Después de tener claro y tener conciencia de que no todo lo que esta dentro de nosotros es debilidad e inseguridad, seremos capaces de sentir esa fortaleza a la que habíamos ignorado y que nos dará una dosis de seguridad.

Después de conseguir algo de fortaleza y creencia en nosotros mismos, debemos de comenzar a fortalecer ese lado inseguro, enfrentándonos a esos miedos e inseguridades que invaden nuestra vida.

Si realmente tenemos algo que nos crea miedo e inseguridad, no hay mejor manera de eliminarlo que enfrentarnos a ello, aunque podamos temblar y esa debilidad nos evidencie, nuestra inercia en la vida es mejorar como personas, y allí es donde debemos de ir por mucho miedo e inseguridad que tengamos.

Nos debemos de quitar de la cabeza que debemos de ser personas perfectas ante el mundo, aunque nuestras piernas se debiliten y la inseguridad nos haga torpes, lo importante y en lo que nos tenemos que enfocar es en la mejora y evolución positiva de nosotros, y si caemos o nos sale mal, debemos de enfocarnos en el aprendizaje y experiencia, para volverlo a repetir hasta que tengamos éxito o consigamos lo que queremos.

suscribete

ganar seguridad

Cómo podemos quitarle poder a el miedo que nos aprisiona

El miedo se apodera de la vida de muchas personas, porque es una emoción que tiene demasiado poder, pero no debemos de olvidar que esa emoción tan extendida, coge más poder y se hace más grande, gracias al refuerzo de nuestros propios pensamientos negativos.

Jamas deberíamos enfrentarnos a nuestro propio miedo, ya que eso puede llevar a darle más poder, pero si que podemos quitarle poder, enfrentándonos a esas cosas que tanto tememos y siendo conscientes de esos pensamientos que refuerzan ese miedo.

Una razon más que hace poderoso ese miedo en nuestro interior, son esas creencias que nos hacen pensar que nuestras capacidades están limitadas para poder vencer la adversidad.

Para que comencemos a quitarle poder a ese miedo que nos tiene aprisionados, tenemos que tener claro que el miedo es una emoción interna, y no una realidad externa que no podemos controlar, eso hará que podamos tener mas autocontrol, ya que sabemos que ese miedo se cuece en nuestro interior y no en un exterior difícil de predecir.

A las personas no nos da miedo esas posibles situaciones que puedan pasar en el futuro, sino que la idealización de esas posibles situaciones en nuestra mente, debemos de entender que somos unos auténticos montadores de nuestras propias películas, y que depende de como la montemos, podemos aumentar la intensidad de ese miedo interno.

Es cierto que en la vida es difícil predecir, y que llegaran situaciones difíciles, pero nada tiene que ver el montaje que hacemos en nuestra mente, con la realidad futura.

Tener una idea mínima del mecanismo que usamos para crear ese miedo, hace que seamos más conscientes de que ese miedo es una creación propia que a la misma vez distorsiona nuestra visión de la realidad.

quitarle poder al miedo

 

 

Guardar

Cómo impedir que el miedo dirija nuestra vida

Podemos impedir que el miedo dirija nuestra vida, abriendo nuestros sentidos

El miedo guiá la vida de muchos, vidas construidas con el temor de que pase esto o lo otro. Tarde o temprano, todos hemos de morir, pero muchos se han construido ya un ataúd y se han metido  en el para estar muertos de por vida, han preferido la seguridad, en vez de vivir sus sueños.

Desde muy pequeños los adultos nos dicen, ten cuidado con esto, no hagas lo otro, no se te ocurra hacer esto, porque sino pasara esto o lo otro, si lo haces, vendrá el hombre del saco y te llevara o vendrá el coco y te comerá.

Todas esas inquietantes palabras de esos adultos miedosos, se nos quedan grabadas como pequeños traumas que se convertirán en falsos guiás de nuestra vida adulta, por ello, estudiamos una carrera segura, hacemos cosas seguras y somos muy maduros y correctos, aunque nuestro corazón no sienta.

Debemos de reflexionar, quedarnos a solas y hablar con nosotros mismos, preguntándonos por lo que realmente nos esta guiando en esta vida, si nos estamos guiando por esos miedos o realmente estamos usando guiás auténticos.

Si realmente estamos guiándonos por el miedo, seguramente ese miedo nos ha impedido escuchar y sentir nuestros verdaderos guiás, esos que surgen de nuestra esencia y nos dan la autenticidad como personas, haciéndonos únicos.

Cuando estamos guiados por el miedo, es como si estuviéramos sordos, ciegos, mudos y sin sentido del tacto, somos incapaces de sentir y experimentar con nuestra verdad interna, porque le hemos dado el poder al miedo, dejándole que conduzca nuestras vidas.

Si la vida que estamos viviendo, no es la vida que deseamos, ni de lejos, si cuando hacemos las cosas, las hacemos porque hay que hacerlas, no porque sentimos que hay que hacerlas o si nos falta constantemente energía positiva, pueden ser señales de que  nuestra vida se ha fabricado a semejanza del miedo.

Para dejar que el miedo deje de guiarnos, debemos de expandir terreno y comenzar ha hacer pequeñas cosas, porque si, porque nos apetece, porque lo hemos soñado o porque simplemente nos da buena energía. Salirnos de ese pequeño castillo con murallas que hemos construido, para expandir nuestros sentidos, y guiarnos por ellos, no por el miedo.

Empezar a dar la bienvenida a las cosas nuevas y cambios en la vida, es también un buen ejercicio, no solamente para romper con el miedo, sino para que nuestros verdaderos guiás nos conduzcan a nuestros sueños mas profundos.

impedir que el miedo dirija nuestra vida