Cómo rescatar tu amor propio y convertirte en esa persona que siempre quisiste ser

 rescatar tu amor propio

Si piensas que no mereces mejor vida que la que tienes, si de veras piensas que no mereces rodearte de mejores personas y bañarte en la abundancia, es que no has conseguido abrazar a tu propio corazón, ese que si que cree en ti.

Porque cada latido de tu corazón es un nuevo empuje para que mejores, porque cada latido de tu corazón es un enérgico impulso que te invita a conseguir tus sueños.

El amor no está en la cima de esa montaña, tampoco tienes que correr mil kilómetros para alcanzarlo, el amor está en ese momento en el que decides sentarte y dejar que la vida acaricie tu piel, el amor está en ese momento en el que renuncias a un amor dañino para refugiarte en tu cálido interior.

Renuncia a todo lo que dañe tu amor propio y abre nuevos espacios en tu vida para que entre todo lo que haga vibrar tu corazón, despídete de lo viejo y deja que entre en tu vida eso que te haga sentir de nuevo un niño.

Crea hábitos que fortalezcan tu amor propio

Si quieres que tus propósitos tengan fuerza, desayuna amor, si deseas que el día este lleno de energía, báñate en amor, porque para que tus acciones te lleven a tus metas, has de entrenar tu corazón.

Mientras suplicas el amor de otras personas, mientras conviertes el amor en una ilusión inalcanzable, conviertes tu fuente interna de amor en una pobre gotera que no llega a los solitarios rincones de tu cuerpo.

Pero si conviertes a tu corazón en ese espacio donde salen todas tus acciones, en ese espacio donde creas nuevos caminos por donde caminar, entonces respiraras amor conviertiéndolo así en tu propia identidad.

 rescatar tu amor propio

 

Reconoce lo mejor que hay en ti y ama la inocencia de tu imperfección

Cuando una persona no es capaz de ver su brillo, su problema no está en su falta de brillo sino en unos ojos que no saben apreciar la maravilla que hay en tu interior.

Sumérgete en tu interior mientras sientes ese calor que siempre acaba endulzando tus peores momentos, escucha el susurro de tu ser como si fuera la brisa del mar que te empuja suavemente a que camines ligero hacia tus sueños, y serás consciente de que tu interior es una fuerte luz que siempre escapo a tus sentidos.

Si tus pensamientos te repiten lo poco que vales, vuelve otra vez a los brazos cálidos de tu ser, y vuelve a escuchar esas palabras silenciosas pero poderosas, esas que te recuerdan que estas hecho de esa poderosa luz que no conoce limites.

Si de veras piensas que eres imperfecto, observa como la imperfección de la noche no impide que sea poderosa, observa como la imperfección de la salvaje naturaleza no impide que dejes de mirar hipnotizado su belleza.

Hazte una declaración de amor a ti mismo

Si ya no te quieres a ti mismo es que te has convertido en la persona más desleal de tu propia vida, porque la lealtad comienza por uno mismo, cuando te vuelvas a mirar al espejo y veas que dentro de ti hay algo muriéndose de ganas de comerse al mundo, tu lealtad habrá nacido de nuevo.

El primer brinco que pegues de la cama ha de ser tu primera declaración de amor a ti mismo, y como si un amante apasionado de ti se hubiera reencarnado en tu cuerpo has de continuar tu día poniendo el sello de ese amor en todo lo que hagas.

No decaigas si alguien te dice lo malo que eres, pues tienes en tu vida un nuevo desafió para mostrar que no es verdad, no esperes a que nadie te diga lo bueno que eres para despertar, porque nadie más que tu sabe lo buenos que eres.

banner-autoestima-recursos

 

El amor propio a uno mismo, por qué es primordial trabajarlo

Son muchas las personas que buscan el amor en otras personas, deseando y incluso obsesionados por encontrar al amor de su vida, pero aunque es cierto que el estar abierto al amor de otra persona es algo positivo, no debemos de dejar de un lado o olvidar la importancia de buscar y trabajar el amor propio, el amor a nosotros mismos. El amor propio a uno mismo, es ocuparse de nuestro centro, para que nuestro alrededor funcione.

Muchos dan mucha importancia al amor de otra persona, poniendo todo su peso en el amor de esa persona, quizás porque pretenden que ese amor que no han sido capaces de darse ellos mismos, sea esa persona que se los de, pero lo cierto es que están equivocados, ya que no puedes darle a tu pareja un trabajo que te toca hacer a ti mismo.

El mor propio, también es un musculo flojo que hay que trabajar para desarrollarlo, y cuando este musculo se fortalece, el amor que otra persona te pueda dar, ya no es una necesidad, sino una relación de amor con otra persona.

Para comenzar a trabajar nuestro amor propio, debemos de ser conscientes del trato que nos damos desde que nos levantamos hasta que nos acostamos, tanto de los pensamientos que nos transmitimos a nosotros mismos, como el trato que damos a nuestro cuerpo.

Si somos conscientes de nuestro trato a nosotros mismos, podemos ver si somos demasiado autocríticos y crueles con nosotros, si abusamos de nuestro cuerpo para hacer algunas cosas, si no nos damos un descanso para respirar y si dejamos que los demás abusen de nosotros o nos traten mal.

Una vez que somos capaces de ver esos malos hábitos hacia nosotros mismos, debemos de corregirlos poco a poco, cuando comencemos a corregirlos, debemos de ir cambiando esos hábitos por hábitos positivos, como en vez de autocríticas exageradas, de vez en cuando halagos, cuando nuestro cuerpo este cansado, permitirnos descansar aunque sea un poco, y buscar la manera de que no abusen de nosotros, a la misma vez que nos damos un capricho.

Nunca vamos a amar al mundo y a las personas que tenemos al lado, si no somos capaces de amarnos a nosotros mismos, debemos de buscar esas facetas nuestras que de verdad nos hagan mirarnos al espejo y que nos hagan sentir realmente que esa persona que tenemos delante nos parezca atractiva, talentosa y especial.

El amor propio a uno mismo

Guardar