Cómo romper definitivamente con tu desmotivación llenándote de vitalidad

romper definitivamente con tu desmotivación

Son muchas las personas que se despiertan por la mañana desmotivadas, se levantan porque tienen que cumplir con sus deberes cotidianos, si no fuera por ellos preferirían quedarse en la cama.

Pero aunque es cierto que muchos hemos bromeado sobre lo atractivo que seria quedarse en la cama todo el día, en el fondo es triste tener ese deseo, habiendo tanta vida fuera de ella.

El problema es que muchos nos levantamos de la cama porque seguimos un guion de alguna manera impuesto, vamos a un trabajo que nos da para sobrevivir pero que no amamos y hacemos muchas cosas porque en realidad es lo correcto en esta sociedad.

En el post de hoy te voy a dar unos consejos para que te levantes de la cama más motivado, lleno de vida y deseando hacer cosas nuevas, porque cada nuevo día que entra en tu vida, está lleno de grandes oportunidades y nuevas experiencias que deberían ser suficientes para que cada despertar fuera único para ti.

Elimina las cosas innecesarias de tu vida que no te motivan ni te llenan

Es cierto que hay muchas cosas que hacemos diariamente que no podemos dejar de hacer de un día para otro aunque no nos gusten, pero si que es cierto que hay actividades o hábitos en nuestra vida que no nos llevan a ninguna parte más que a quitarnos espacio y energía.

Haz una lista de cosas que haces diariamente, y reflexiona sobre cada cosa preguntándote si de verdad es necesario realizarla o más bien, pregúntate que te aporta el hacer esa actividad, ¿De verdad te enriquece? ¿Te lleva a alguna parte o te acerca a alguna meta? ¿Ayuda a otras personas? ¿Te llena de energía positiva? ¿Aprendes algo o creces como persona?

También puedes poner al lado de cada actividad de la lista los pros y los contras y así ver si de verdad merece la pena realizarla.

Lo importante es que crees nuevos espacios en tu vida para hacer cosas que si que te traigan beneficios, por ejemplo relajarte, aprender algo nuevo, ayudar a otras personas, experimentar con nuevas sensaciones, etc.

Elige las actividades que te hacen sentir vivo, esas que despiertan sensaciones positivas en tu interior y que hacen que te vayas a dormir contento.

Llena los espacios de tu vida con nuevas actividades y nuevos rumbos

Ahora que has eliminado todo eso que no te lleva a ninguna parte más que a perder el tiempo, ya puedes llenar esos espacios con nuevas cosas o actividades, pregúntate que te gustaría hacer nuevo en tu vida que te pueda hacer sentir vivo.

Si estas un poco perdido y no sabes como empezar, simplemente comienza a experimentar con lo que te encuentras en el camino, si ves un cartel de un curso de como aprender un nuevo idioma, prueba, si de repente te viene a la cabeza esa vez que disfrutaste haciendo piragüismo, quizás sea una señal de que tengas que volver a practicarlo.

Cuando comienzas a experimentar con cosas nuevas en tu vida, juegas un poco al juego de caliente o frio, vas viendo lo que despierta emociones positivas en tu interior y lo que no, y entonces profundizas en las actividades que más te hacen sentir bien.

romper definitivamente con tu desmotivación

Intenta dejarte llevar por las señales de tu interior

Estamos tan hipnotizados por nuestros pensamientos repetitivos y por el ruido exterior, que hemos perdido la conexión con nuestro interior, ese interior que realmente tiene la respuesta para todo.

Intenta respirar profundamente mientas simplemente estas quieto esperando a que tu interior exprese sus inquietudes, mientras esperas, de repente puedes tener la necesidad de llamar a alguien del que hace tiempo no sabes nada, quieras darte un buen paseo o dar ese paso que no te atreviste a hacer hace tanto tiempo.

Regalate esos momentos en el que no haces nada más que ser tu mismo, y te sorprenderás de que tu interior estaba esperando ese momento para decirte algo que hace tiempo quería decirte.

En realidad este pequeño ejercicio también te puede servir para que veas que quizás no estas en el camino que realmente deberías de estar, incluso darte cuenta de que alguien te está engañando o que no te habías dado cuenta de algo importante, y eso ocurre porque no nos damos tiempo para reflexionar.

Haz que cada día sea un regalo para ti

La vida imperfecta es un regalo y aunque en el fondo ya todos lo sabemos, en la práctica parece lo contrario, las personas tendemos a querer controlar nuestra vida, esperando que todo suceda como queremos, y cuando sucede lo contrario estamos enfadados con el mundo.

Si comenzáramos a aceptar todos imprevistos del día a día, empezaríamos a tener más energía porque ya no la gastaríamos en nuestro enfado y podríamos usar esa energía para enfrentarnos más creativamente a las dificultades.

La vida es bella no a causa de la perfección sino precisamente lo contrario, la vida es bella por su imperfección, y cuando comencemos a verlo, comenzaremos a experimentar eso que podemos llamar felicidad.

No te preguntes que de malo te puede suceder durante el día, mejor pregúntate que nueva lección vas a aprender durante el día y entonces veras que con tu aceptación tienes el poder de cambiar las cosas.

Proponte una meta y ponte a trabajar en ella

Si te sientes falto de vida y desmotivado, no hay nada mejor para revivir tu espíritu interior que proponerte un desafió.

No importa lo pequeña que sea la meta que te propongas, lo importante es que vas a trazar un camino hacia ella, donde te vas a poner a trabajar utilizando tus talentos y eso es lo que te va a dar la vida.

Cuando tienes un propósito o meta, te levantas de la cama deseando dar un nuevo paso hacia tu logro, es como si tu vida comenzara a tener sentido, solo por el hecho de que vas caminado hacia alguna parte.

Puedes comenzar con metas pequeñas y continuar con metas más grandes, lo importante es que comiences a rodar y veras que activaras tus mejores herramientas internas para lograrlo.

Todos tenemos una misión en este mundo, podemos ser conscientes o no, podemos tardar o no en descubrirlo, pero lo que es cierto es que cuando te das cuenta de que tienes algo que ofrecer a este mundo, es cuando todo comienza a tener sentido para ti.

Solo tienes que encontrar esa cosa que te hace sentir vivo y en la que sientes que te desenvuelves bien, y ponerte manos a la obra para crear tu propia obra.

Si te levantas desanimado por la mañana, pregúntate que es lo que puedes hacer para levantarte con entusiasmo y lleno de energía, todos tenemos algo que despierta nuestro corazón, simplemente búscalo.

¿Donde podemos encontrar la motivación que necesitamos?

La motivación se enciende cuando hacemos lo que realmente nos gusta

La motivación es el impulso que necesitamos para luchar y alcanzar nuestros sueños, ese impulso nos llena de energía y nos hace sentir vivos, llenando de sentido nuestra vida.

Pero a veces no sabemos porque, pero carecemos de esa motivación, eso hace que hagamos las cosas con desgana y bajos de energía.

En ese caso es cuando nos tenemos que preguntar si estamos haciendo lo que realmente nos gusta, lo que en nuestras profundidades nos gustaría hacer, ya que es muy difícil sentir ninguna motivación por algo que no nos gusta.

Eso les ocurre a muchas personas, ya que vamos confundidos por la vida, haciendo ciertas cosas porque pensamos que es lo correcto, nos dejamos llevar por el deber, ignorando nuestra creatividad interna.

Solamente buscando nuevos alicientes, podemos revivir nuestra llama interna, esta claro que hemos venido a hacer algo en esta vida que haga que conectemos con el mundo, nuestro deber es buscar ese camino, en cambio muchos ciegamente piensan que su deber es hacer lo correcto.

Una persona puede morirse por dentro en el momento que deja de soñar, la base de la motivación han de ser los sueños, los sueños dan sentido a nuestra vida y son los que marcan nuestro camino.

El deseo por conseguir esos sueños, despierta la motivación en nosotros de una manera natural, si ignoramos los sueños, el deseo y la motivación, iremos por el camino equivocado, el camino del deber y cumplimiento.

Nuestro estado natural ha de ser la renovación y creatividad, el impulso de crear un mundo mejor lo llevamos todos por dentro, nuestra ceguera nos aparta de ese camino y nos hace actuar como auténticos robots.

motivacion