Archivo de la etiqueta: abrir nuestra mente

Todo lo que necesitas saber para no juzgar a los demás

juzgar a los demás

 

El juicio es una forma de decir a los demás que no tienen derecho a equivocarse y que después de una caída no merecen ni siquiera el perdón.

Pero todo lo que nos rodea es un espejo en el que nos vemos reflejados, un espejo donde vemos nuestras sombras, esas que nos asustan y que preferimos señalar en los demás.

El juicio hacia los demás hace que la incomprensión se apodere de nuestro interior y que los sentimientos del corazón se vean envenenados.

 

Cambia el juicio por la comprensión y desplegaras tu corazón al mundo

Nos hemos empeñado en acercarnos a los mejores, a esos campeones que no conocen la derrota, en cambio no hemos querido saber nada de esos a los que la vida ha oscurecido su corazón.

Pero lo cierto es que esas personas que hemos dejado fuera de nuestra comprensión, nos pueden sorprender mucho más que esas que solo andan por la calle de la perfección.

Esas personas presas de sus errores, incapaces de perdonarse, han transitado por caminos muy tenebrosos, y equivocadamente se han puesto en manos de sentimientos destructivos.

Pero si decidimos abrir nuestra alma a esos que se perdieron, también lograremos comprendernos a nosotros mismos y perdonar nuestros errores.

Cuando abrimos nuestro corazón a quien lleva la marca de la amargura en su interior, llegamos también a nuestros rincones oscuros, esos que intentamos ignorar porque son muy dolorosos.

 

Siéntete en la piel de los que juzgas y abrirás tu mente al infinito

Es fácil criticar a otros cuando uno transita por caminos llanos, y la vida parece que ha decidido brindarnos su mejor sonrisa.

Desde la comodidad y la abundancia es fácil juzgar a otros, porque nuestra mente se ha estrechado con una vida fácil.

Pero todo cambia cuando decides traspasar las fronteras de tu mente y decides respirar en la piel de ese que ha sido apedreado por otros.

No solo tu mente se abre al misterio que envuelve la vida de otros, sino que tu corazón dejara de estar enjaulado por tu propio juicio.

Cuando decides no juzgar, de alguna forma decides amar sin condición a esa vida imperfecta de la que muchos huyen porque no ven en ella la fuente del aprendizaje.

 

 

Liberate del peso de la crítica y comienza a ser tu mismo

Cuando decidimos ponernos del lado de quien juzga, dejamos de ser útiles a la vida, no aportamos nada más que un juicio que solo invita a contagiar a otros de ira.

Pero cuando nos vemos impulsados a revelarnos contra nuestro juicio, nuestro interior conecta con el sentido de la vida, y se pregunta que puede ofrecer un humilde corazón a la tristeza de otros.

La vida no solo acoge a los que deciden utilizar su energía en el bien de otros, sino que además esa vida se filtra por sus poros inundando su interior de brillo y de ímpetu.

Cuando dejas de juzgar, creas un espacio donde sentirte más valioso y te sientes impulsado a seguir el flujo de la vida sin la mochila de la crítica que tantos cargan en sus espaldas.

 

Desde que nos levantamos hasta que nos acostamos vemos muchas cosas, pero nos tenemos que preguntar si hemos visto lo que de verdad nos rodea o hemos visto solo lo que realmente queremos ver.

Lo cierto es que la mayoría de personas miramos nuestro alrededor desde una mentalidad limitada, en vez de mirar a nuestro alrededor desde nuestra esencia, eso hace que nuestro alrededor nos pueda parecer mas descolorido y gris de lo que es, y que ademas no sepamos ver las grandes oportunidades que nos trae un día normal y corriente a nuestros ojos.

Si tenemos conciencia de que hay dos maneras de mirar al mundo que nos rodea, una estrecha con pensamientos limitados y otra desde nuestro interior y autentica esencia, sabremos que tenemos elección y que podemos elegir, entonces sabremos que en el momento en el que un día nos parezca gris, vació y largo, podremos escoger la opción de cambiar nuestra mirada, ha una mirada que sea capaz de ver la belleza de ese día.

Lo cierto es que la mayoría de personas nos perdemos el disfrute de muchos momentos cuando no somos capaces de captar esa autentica belleza en esas cosas pequeñas que están llenas de grandeza, si pensamos que son unos pocos momentos en la vida los que hay fotografiar, desvaloramos lo que con tanta fuerza nos quiere mostrar un día normal y corriente.

La vida es intensa y esta llena de belleza a todas horas, su grandeza no tiene horario, en cambio nosotros somos los inconstantes y depende de como estemos emocionalmente y mentalmente, dejamos entrar esa grandeza en nuestro interior o no.

nuestra visión de la vida