Cómo perdonar cuando nos cuesta tanto perdonar

CompartirShare on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn2Pin on Pinterest2Email this to someoneShare on Reddit0

 

Muchos ya saben que uno de los mejores caminos para sentirse en paz y equilibrar la vida, es perdonar, pero que ese sea un buen camino, no implica que sea fácil, sobretodo cuando te han hecho mucho daño.

Para muchos el rencor gana la batalla al perdón, pero lo cierto es que perdonar es la mejor opción, incluso  egoístamente pensando en el gran peso de encima que nos vamos a sacar cuando perdonemos.

Cuando perdonar es para nosotros algo inalcanzable, debemos de encontrar nuestro propio método de perdón, nuestra propia manera de perdonar.

Si lo que tenemos que perdonar es algo reciente, quizás debemos de darnos un tiempo para asimilar ese daño, el dolor debe de aliviarse un poco para que nosotros podamos razonar inteligentemente, cuando estemos preparados para perdonar, veremos que el resto del dolor que quedaba en nuestro interior, se desvanecerá con el perdón.

Cuando ya ha pasado mucho tiempo, y no somos capaces de perdonar, es porque ademas de tener  dolor retenido en nuestro interior, hay una parte de nosotros que todavía vive en el pasado, y es con esa parte con la que tenemos que lidiar.

Debemos de ser conscientes y ver que esa persona que tanto daño nos hizo, no es la misma persona que tenemos en frente nuestro ahora mismo, las personas somos cambiantes, cometemos errores y aprendemos de ellos, una y otra vez, eso hace que aunque nuestro espíritu este latente, esa personalidad y rasgos que hicieron daño hace tiempo a alguien, no sean los mismos o ya no formen parte de nosotros.

Para que nos cueste menos perdonar, debemos de hacer autocrítica con nosotros mismos, mirar hacia atrás en el tiempo y recordar como actuemos con ciertas personas en nuestra vida, y veremos que nuestra inconsciencia  hizo daño a otros, también seguramente veremos que ahora mismo seriamos incapaces de hacer esas cosas que hicieron daño, porque la vida y el tiempo nos han hecho diferentes.

Cuando dejamos de ver a las personas como fotocopias de su pasado, comenzamos a entender que toda persona tiene una evolución en el tiempo, y ello implica que dejemos de odiar a esa persona, porque la hemos desvinculado de esa fotocopia negativa en nuestra mente.

cuando nos cuesta tanto perdonar

CompartirShare on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn2Pin on Pinterest2Email this to someoneShare on Reddit0

2 pensamientos en “Cómo perdonar cuando nos cuesta tanto perdonar”

  1. Tengo mis dudas. No es relativamente difícil sacar de tu vida a la persona que te haya hecho daño en algún momento, pensando que ya no existe y que es una pena que haya llegado a hacer lo que te hizo. Su comportamiento pasado, no es digno de formar parte de tu vida. Al fin y al cabo no le debes nada y por tanto le puedes olvidar.
    Lo difícil es cuando hablamos de una persona que, aunque olvides, indirectamente está en tu vida, aunque no te guste. Quizás en este caso, el camino práctico es hablar a esa persona a la cara, preguntar porqué tiene esa actitud, hacerle ver que no reporta beneficios y solicitarle que reflexione. Otro tema es que nos haga caso.
    Lo que aprendes con el tiempo es no volver a tener la misma confianza que tuviste y fue violada con terceros, siendo más prudente ¿Qué pierdes oportunidades? Por supuesto, pero evitas volver a ser dañado Ponlo en la balanza y valora las 2 cosas.

    1. Yo pienso que mejor que volvernos desconfiados, seria más positivo ser mas conscientes de quien elegimos a nuestro lado, pienso que la desconfianza esta bien en cierta medida, cuando nos pasamos de desconfiados nos podemos perder muchas cosas. Estoy muy de acuerdo con lo que dices de hablar con la persona que nos daño, eso nos puede ayudar mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *