Que debemos hacer con nuestra mente descontenta

CompartirShare on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter2Share on LinkedIn5Pin on Pinterest1Email this to someoneShare on Reddit0

 

Muchas personas tienen una mente descontenta, salen de un problema y ya están creando un nuevo problema con el que entretenerse, consiguen lo que tanto deseaban, pero todavía no están satisfechos. La mente descontenta es esa que no es capaz de pararse en un momento y disfrutar con el en plenitud.

En realidad si ya hemos salido y solucionado un problema, ya no deberíamos de buscar o crear algo nuevo, también deberíamos estar contentos y satisfechos si hemos conseguido algo y disfrutar de ese momento, pero realmente el problema no esta en esa búsqueda constante, sino que en ese vació que nos empuja a tener una mente inquieta en la búsqueda de algo.

El problema es que cuando sentimos ese vació, buscamos algo para llenarlo, pero buscamos mal, pretendemos que una mente inquieta y obsesiva sea la buscadora, cuando ella lo único que ella va  a hacer es hacernos chocar con la misma pared una y otra vez.

No se trata de que ignoremos a esos pensamientos inquietos que invaden nuestra mente con el objetivo de volvernos a perder, se trata mas que nada de pasar el mando de nuestra búsqueda interna a nuestra esencia, nuestro instinto y sentidos.

Nunca nos vamos a llenar con lo que quiera nuestra mente obsesiva, en cambio si que conseguiremos llenarnos con lo que nuestro corazón quiere para nosotros, nuestra mente ha de ser la traductora de nuestro corazón o esencia, pero jamas ha de tener autonomía propia, porque carece de espíritu.

No es mala señal tener una mente inquieta, porque muestra que queremos iniciar una búsqueda para sentirnos mejor, solo se trata de buscar una guiá desde nuestro interior, sintiendo que somos auténticos en nuestra búsqueda.

nuestra mente descontenta

CompartirShare on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter2Share on LinkedIn5Pin on Pinterest1Email this to someoneShare on Reddit0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *