Cómo puedes superar en 5 pasos las situaciones difíciles del día a día

CompartirShare on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn1Pin on Pinterest0Email this to someoneShare on Reddit0

En esta sociedad las personas suelen dejar su bienestar interior a lo que pueda ocurrir en su vida, eso lleva a muchas personas a acabar el día estresadas y malhumoradas porque han tenido un mal día. En el post de hoy te muestro unos sencillos pasos que te van a llevar a ser una persona capaz de responder positivamente a las dificultades de un mal día y por consecuencia vas a acabar teniendo mayor bienestar interior.

Cómo podemos conectar con nuestra felicidad a pesar de un mal día

Lo cierto es que son muchas las personas que se empeñan en echar la culpa de que tienen un mal día a todo lo externo, muchos dicen que la vida o la suerte está en contra de ellos, pero lo cierto es que el secreto real de ser una persona feliz y satisfecha, es ser flexible y saber responder positivamente a las situaciones que nos encontramos.

Si te dices a ti mismo que en realidad es imposible tener una buena respuesta a un incidente inesperado, es que simplemente todavía no has desarrollado la capacidad de respuesta positiva a situaciones difíciles.

Cuando hayas desarrollado esta capacidad tu vida va a cambiar, porque no solamente te sentirás más relajado y libre sino que abrirás tus perspectivas y puntos de vista siendo así una persona más inteligente y con más libertad de elección.

ganar-seguridad

Prepárate para un día ajetreado con unas respiraciones profundas y relajantes

Lo primero que has de hacer antes de levantarte es una preparación previa que no te puede llevar más de cinco minutos, solo se trata de respirar profundamente buscando tu relajación, la relajación que mejor te vaya, porque así creas espacio en tu interior, cuanto más espacio tengas, más libre elección tendrás.

Después de que sientas esa relajación en tu cuerpo, repite varias veces esta frase, este espacio de relajación que he creado, lo voy a utilizar para crear respuestas constructivas ante las dificultades.

No te olvides que es muy fácil que pierdas esa relajación en un día ajetreado, así que cuando tengas tiempo acuérdate de ese momento del día recién levantado en el que te sentías tan relajado e intenta vivirlo otra vez respirando profundamente.

Cómo puedes preparar tu mente para un día ajetreado

Una vez que ya sales a la calle y te has de enfrentar con ese día y con las cosas inesperadas que lleva ese día, intenta trabajar tus sentidos. Estés donde estés, observa lo que te rodea a todo detalle, fijándote en las texturas y colores, escucha los sonidos de fondo, siente el tacto de los asientos y de todo lo que tocas.

Este ejercicio lo que va a hacer es que estés más alerta y va a desarrollar la audacia para poder enfrentarte a las dificultades que aparezcan por durante el día, pero a la misma vez abre tu mente, capacitándote para ver los problemas que te surgen en su totalidad, eso quiere decir que no solamente veras la parte negativa de los problemas sino que también la positiva.

Lo que has de tener en cuenta ante la primera dificultad

De lo primero que te has de concienciar es de que es tu primer día con esta nueva manera de actuar frente a las dificultades, así que has de tener paciencia y has de visualizarte como un aprendiz que tiene el objetivo de hacer crecer su capacidad de flexibilidad ante las dificultades.

Así que cuando te encuentres tu primera dificultad del día, has de tener en cuenta que tú tienes la capacidad de solucionar, saltear o transformar ese problema a tu favor, pero que has de hacer crecer la capacidad que ta va a ayudar con tu propósito a base de esta practica que estas iniciando en ese mismo momento.

Las primeras practicas del primer día de cambio de actitud frente a las dificultades

Nadie te enseño a hacerlo, los adultos nos enseñan que no hay opciones y que te tienes que quedar con lo primero que te dan, pero vas a descubrir por ti mismo que es mentira y que puedes crear varias opciones en tu interior para que el día o la propia vida vaya hacia donde tú quieres.

Cuando venga la primera dificultad del día o esa persona que en si ya es una dificultad para ti, lo primero que has de hacer es respirar profundamente, eso hará recordarte que tienes en tu interior un espacio preparado para llenarlo de opciones.

Después has de preguntarte porque de repente ha surgido un sentimiento de urgencia, porque uno de los pensamientos que nos surge ante una dificultad es que tenemos que solucionar rápidamente esa dificultad, cuando en realidad hay muchas dificultades que no requieren de una urgencia.

Así que no solamente has de respirar para recordarte a ti mismo que tienes una nueva herramienta para crear soluciones, sino que también puedes ver que no tienes que ir estresado y a gran velocidad de resolución, diciéndote que ademas de un espacio en tu interior para crear opciones también dispones de un espacio en el tiempo en el que puedes crear aún más opciones.

Esta nueva manera de pensar es una manera que te abre la conciencia y te despierta diciéndote que tienes espacio y poder o que es lo mismo, que tu mandas en las situaciones de la vida más de lo que pensabas.

Cómo puedes agrandar tu flexibilidad ante esa dificultad inesperada

Lo siguiente que has de hacer es preguntarte que es lo que realmente quieres, porque lo cierto es que la mayoría de personas se quedan bloqueados ensimismados en el problema, cosa que no les lleva más que a la lamentación.

Si tu problema es que te has encontrado un cliente que te está echando en cara que no trabajas bien o mejor dicho que  esta desahogándose del mal día que ha tenido atacándote a ti, tu objetivo seguramente sera que se calme y que podáis llegar a un acuerdo.

Cuando tienes claro que es lo que quieres, tu mente y tu cuerpo comienzan a trabajar para la solución, por ello es importante que te marques ese pequeño objetivo para que llegues a solucionar ese imprevisto problema.

Cómo crear esas opciones que te van a llevar a controlar esa dificultad

El próximo paso que has de dar, es comenzar a caminar hacia esa solución buscando nuevas opciones que hagan que tu objetivo se cumpla, en este caso tu objetivo es que tu cliente se calme.

Lo primero que has de hacer es no perder tu propósito de vista, porque si tienes claramente el propósito en mente, los caminos que comiences a crear hacia ese propósito serán más fáciles y eficaces, ya que tu mente estará más despierta para crear nuevas opciones.

Para crear nuevas opciones, te has de lanzar unas preguntas inteligentes enfocadas en la solución, para ello te has de comenzar a preguntar que es lo que exactamente has de hacer en este mismo momento para conseguir que tu cliente se calme.

Te puedo asegurar que en tu interior están las respuestas, solo has de llegar a esas valiosas respuestas preguntándote que seria lo mejor que puedes hacer para que esa persona que tienes delante se calme.

Si sigues estando bloqueado, puedes recurrir a la información que tienes del pasado en el inconsciente, haciéndote la pregunta ¿que hice en el pasado para solucionar un problema similar.

Es mejor que tengas más opciones, porque así podrás recurrir a otras, si la primera que usas te falla, pero si tienes ya una opción es un gran logro.

Cómo puedes hacer uso de tu talento para poder saltear esa dificultad

Ahora que ya has decidido que es la mejor respuesta o respuestas que puedes dar a esa dificultad, has de recurrir a tus mejores herramientas internas para hacer que esa respuesta a esa dificultad sea mucho más eficaz.

De lo que se trata es de que vuelvas a hacer memoria y te acuerdes de esas difíciles situaciones del pasado en las que al final saliste airoso, y eso quiere decir que no solamente respondiste a la adversidad eficazmente sino que sacaste de tu interior ciertas capacidades que te ayudaron a tener mejor respuesta.

Aunque estamos hablando del pasado, lo cierto es que esas capacidades que usaste en ese momento, están dentro de ti ahora mismo y tú tienes el poder de volver a recurrir a ellas para el difícil momento que estas pasando ahora.

Para ello solamente has de recordar y ser consciente de que tienes esas capacidades y en el mismo momento que estés respondiendo a esa dificultad, recordar como las utilizaste en el pasado para reflejarla y expresarla ante el problema que tienes ahora mismo.

Solamente recuerda la sensación que tenias dentro de ti cuando utilizaste ese recurso interno, recuerda como lo expresabas a través de tu cuerpo y que palabras y tono utilizabas, y veras que como una inercia acabas expresando en esta situación, esta gran habilidad que tanto necesitas.

Acuérdate siempre de estos tres puntos clave, el objetivo, que es la solución del problema, el comportamiento que es la acción que te llevara a esa solución y la virtud que hará que tu acción sea excelente.

banner-autoestima-recursos

CompartirShare on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn1Pin on Pinterest0Email this to someoneShare on Reddit0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *