Cómo comenzar a apostar de verdad por nosotros mismos

Toda persona tiene capacidades y talentos por naturaleza, por ello en realidad no existen personas torpes, sino que personas que se piensan torpes, y convierten eso en una falsa realidad, impidiendo que todo su talento se exprese hacia su exterior, para construir cosas valiosas.

Para comenzar a creer en nosotros y en nuestras capacidades, debemos de sacar de nuestra vida esas manías que nos atan a no ser nosotros mismos ni a mostrar nuestro talento natural. Debemos de eliminar todo eso que nos decimos a nosotros mismos o damos por hecho, todo eso que nos repetimos, diciéndonos a nosotros mismos que no somos capaces, que somos torpes y que no atravesaremos ese limite que tanto deseamos atravesar.

Si de veras todas esas mentiras que nos decimos a nosotros mismos, ya forman parte de nuestra piel, no hay mejor remedio que crear nuevas versiones de nosotros mismos en nuestra mente, si de veras nos hemos acostumbrado a decirnos que somos torpes, es hora de decirnos y repetirnos lo que si hacemos bien en nuestra vida, hasta el punto de que al final se acabe convirtiendo en nuestra nueva y deslumbrante piel.

Si de veras nos hemos creído nuestras mentiras sobre nosotros mismos a base de repetirlas, porque no nos vamos a acabar creyendo lo que si que es verdad de nosotros, dejar de engañarnos negativamente, para comenzar a ser sinceros positivamente con nosotros mismos.

Cuando comencemos a reafirmar que nuestra naturaleza esta repleta de bondades y talentos que nos hacen únicos ante los demás, toda esa luz ignorada y arrinconada con nuestra inconsciencia, saldrá al exterior y nos mostrara que somos mucho más grandes de lo que las mentiras nos indicaban.

suscribete

apostar-de-verdad-por-nosotros-mismos

Cómo no paralizarnos frente a un problema que surge en nuestra vida

Los problemas en la vida de cualquier persona son difíciles de llevar y de asumir, pero si realmente queremos que nuestra vida fluya, debemos de dejar de acumular problemas, la naturaleza de toda persona es resolutiva, si realmente nos colgamos los problemas en la espalda, es porque quizás hemos escogido la lamentación y no la resolución.

Lo primero que tenemos que hacer cuando aparezca un problema en nuestra vida, es no echarle la culpa de nuestro problema al mundo o a las personas que nos rodean, el problema es nuestro, si escogemos el camino de la inmadurez, señalando a otros, el problema no solamente seguirá allí, sino que nosotros no evolucionaremos como personas.

El que decidamos aceptar ese problema en nuestra vida, no significa castigarnos a nosotros mismos, sino que significa tener el reto de madurar y crecer ante ese problema, si realmente aceptamos a la vida como un aprendizaje y crecimiento, entonces ese problema, por muy extraño que nos parezca, puede convertirse en un aliado.

Al principio ese problema puede parecernos un gigante difícil de dominar, pero lo cierto es que no es a ese problema lo que tenemos que dominar, sino que nuestra actitud hacia ese problema.

Si realmente tenemos una actitud abierta a ese problema y lo dejamos de ver un problema, para comenzarlo a ver como un reto, entonces el paso siguiente que tenemos que dar es el de sacar todo lo bueno que tenemos en nuestro interior, esas herramientas que nos ayuden a solventar ese problema, ingenio, creatividad, imaginación, coraje, aprendizaje, etc, etc.

Nunca nos tenemos que quedar quietos ante un problema, cuando lo tenemos delante, tenemos que marcarnos la meta de solucionarlo, y paso a paso acercarnos a esa meta, que esta más cerca de lo que pensamos, solo se trata de ponerse a andar.

suscribete

Cómo podemos aclarar nuestras ideas sin dejarnos llevar por el ruido externo

Muchas veces no sabemos lo que queremos en la vida y otras veces quizás si que en el fondo lo sabemos, pero estamos confundidos por ciertos condicionamientos basados en lo que debemos hacer y no en lo que tenemos que hacer.

Para comenzar aclarar ideas, debemos de tener claro cuales son las nuestras y cuales son las de los demás, esas ideas en las que en el fondo no creemos, pero nos las han inculcado tanto, que nos las hemos creído de verdad.

Si realmente no tenemos claras las ideas, quizás no sea simplemente por nuestra torpeza, sino porque hemos estado escuchando las ideas y consejos de los demás y no las nuestras propias.

Si de veras queremos saber lo que queremos de la vida y aclarar ideas, debemos de dejar de escuchar tanto el ruido externo y comenzar a escuchar nuestro propio ruido y lo que hay detrás de ese ruido.

Los consejos e ideas de los demás, jamas deberían de ser un apoyo demasiado grande para nosotros, porque si no, ignoramos el que debería de ser nuestro verdadero apoyo, nuestro interior, porque es nuestro centro el que al final debe de liderar nuestra vida, no las ideas de los demás.

Todo lo externo, todo lo que nos rodea, ha de ser un estimulo y un empuje para nosotros, pero jamas nos ha de hacer perder nuestra autentica identidad, ya que ella es la que al final nos va a decir la verdad sobre nosotros, nuestra vida y nuestro futuro.

suscribete

aclarar nuestras ideas

Cómo activar nuestra perseverancia como un rasgo natural en nosotros

La perseverancia no es algo que simplemente se use para los proyectos, sino que también se usa para la vida misma, cuando la vida a uno no le trae cosas buenas, la perseverancia en la que trocito a trocito vas consiguiendo lo que deseas, es una gran aliada en esos momentos en lo que no lo tienes todo contigo.

La perseverancia en si, es uno de los mayores logros de una persona en su vida, ya que engrandece nuestro espíritu, ya que lo hace trabajar hacia una dirección, por ello aunque no las tengamos todas con nosotros y estemos en un mal bache, si somos perseverantes, nos sentiremos fuertes y esperanzados.

Nadie jamas se debería de rendir en la vida, porque cuando te rindes, de alguna manera dejas de vivir, ya que la propia vida sé ha creado con perseverancia, ya que en si la vida es una lucha natural que al final acaba resurgiendo, traspasando lo hostil.

No deberemos nunca olvidar que la perseverancia no es algo que tenemos que inventar en nuestro interior, sino que algo que ya existe, porque es nuestra propia naturaleza, nuestra naturaleza es la lucha constante y positiva por mejorar el mundo que nos rodea.

Realmente no tenemos que forzar nada en nuestro interior para no rendirnos, simplemente tenemos que ser nosotros mismos y dejar que nuestra naturaleza se exprese hacia lo que nos rodea y tocamos diariamente, con el impulso de mejorar y evolucionar.

suscribete

activar nuestra perseverancia

 

Cómo hacer para que nuestra vida no nos parezca aburrida

Si la vida diaria nos parece aburrida y monótona, es porque no hemos captado la esencia y la vida que nos rodea, ya que todo momento en nuestra vida es una gran oportunidad para cambiarla, al igual que todo lo que nos rodea, por muy gris que sea, es una espacio donde crear nuevas cosas.

Lo cierto es que nos olvidamos de que somos seres creativos por naturaleza, y de que tenemos la capacidad de cambiar muchas cosas de la vida que no nos gustan, pero para ello debemos de ser conscientes de que para comenzar a cambiar esas cosas, debemos de dejar de gastar energía en lamentarnos, para usarla en la transformación de una vida que si nos guste.

En realidad si pensamos que nos tenemos que conformar con una vida que no nos gusta, es porque no somos conscientes de que tenemos la capacidad de cambiar muchas cosas y de mejorar nuestra vida, si decidimos ir a la acción.

Cuando el desinterés y aburrimiento se ha adueñado de nosotros, es el momento de dar un paso hacia algún lugar que si haga que nos sintamos vivos, porque lo cierto es que la vida no tiene sentido, si no somos capaces de sentirla dentro de nosotros.

Si el camino por donde estamos andando, no despierta nada en nosotros, es porque ha llegado el momento de seguir otro camino, un camino que nos recuerde que hemos venido a este mundo a hacer que la vida sea la materia con la que vamos a crear un mundo mejor.

suscribete

Que debemos de hacer para que nuestra vida tenga sentido

La vida es un espacio que se nos concede cuando nacemos, un espacio donde nosotros somos los creadores y en el que creamos lo que soñamos, pero el condicionamiento de nuestra limitada educación y sociedad nos desvía de nuestro camino, y acabamos creando una vida más bien basada en lo que quieren los demás, impidiendo que nuestra vida tenga sentido.

Es difícil no estar atrapado en las garras de ese condicionamiento, pero lo cierto, es que si que podemos escapar de él, si nos lo proponemos y si somos capaces de reconocernos a nosotros mismos, debajo de esos papeles que estamos interpretando en esta vida.

Lo cierto es que nos hemos creído tanto esos papeles que estamos interpretando, que al principio podemos ser capaces de no reconocer nuestra autentica identidad, esa esencia que realmente nos define.

Si realmente queremos encontrarnos a nosotros mismos, debemos de comenzar a experimentar con nuevas cosas y actividades, sintiendo en nuestro interior que es lo que despierta algo en nosotros y que es lo que nos hace sentir muertos.

Debemos de comenzar a jugar a ese conocido juego, donde con nuestros ojos tapados revoloteamos por el mundo, acercándonos a lo que nos da calor y alejándonos de lo que nos enfría.

Nosotros somos todo eso que nos hace sentir llenos de energía y con ganas de aportar lo mejor de nosotros al mundo que nos rodea, cuando paramos de pensar, porque merece la pena estar en silencio para escuchar moverse a nuestro inquieto espíritu en nuestro interior.

Si queremos que nuestra vida tenga sentido, debemos dejar que sea conducida por nuestro autentico yo, porque él es el que sabe a donde nos tenemos que dirigir para ser nosotros mismos.

Si realmente queremos encontrar la felicidad, debemos de dar rienda suelta a nuestra autentica esencia, porque cuando es ella la que conduce nuestra vida, se alinea con nuestros sueños más profundos, dándonos así la felicidad.

suscribete

que nuestra vida tenga sentido

Cómo podemos ser conscientes de que estamos siendo manipulados

La manipulación es algo que entra en la vida de las personas desde muy pequeños, cuando realmente eramos libres y rebeldes de espíritu, siempre había algún adulto que quería guiarnos basándose en sus estrechas ideas y creencias.

Hemos crecido con esa manipulación, hasta el punto de que ha formado parte de nuestra propia familia, y al final esa manipulación ha pasado a formar parte de nuestras vidas, hasta el punto de que la vemos como algo sutil y natural.

Pero lo cierto es que son muchas las veces que falla algo en nuestro interior y que sentimos una gran presión, sabemos en el fondo que algo no marcha bien, porque al final, nos hemos dejado manipular tanto, que hemos dejado de ser nosotros mismos, para pasar a ser la obra de una sociedad limitada.

Para que comencemos a salir de esta pequeña y sutil cárcel, debemos de ser conscientes y analizar nuestra forma de comportarnos en la vida diaria, preguntándonos que cosas estamos haciendo porque realmente las queremos hacer, y que cosas las hacemos condicionados y presionados.

Nuestra manera de interactuar con el mundo ha de ser siempre desde nuestro interior y sin falta de alegría y buena energía, nosotros tenemos que estar llenos de buenas sensaciones cuando nos comunicamos con nuestro exterior, tanto en el ámbito laboral, social y familiar.

Si nuestra manera de interactuar diariamente con nuestro exterior, es un pesado deber que cumplir, mientras nos faltan fuerzas y motivación, nos deberíamos de preguntar si el camino por el donde estamos andando es el que nos han marcado otros, o es el que realmente queremos seguir.

En realidad deberíamos de experimentar con nosotros mismos, como si fuéramos un pequeño laboratorio de sensaciones que nos muestran si las cosas funcionan bien o mal, o mejor dicho si estamos actuando desde nuestra autentica esencia o desde un condicionamiento social que nos tiene ciegamente sometidos.

suscribete

 estamos siendo manipulados

Cómo podemos comenzar a dejar de ser enemigos de nosotros mismos

Son muchas las barreras que nos encontramos y nos vamos a seguir encontrando en nuestra vida, pero lo cierto es que si no tiramos abajo la principal barrera de nuestra vida, la creada por nosotros mismos, jamas superaremos esas otras barreras más superficiales, esas que nos ponen los demás, la vida y la sociedad.

Hay una gran energía en nuestro interior, capaz de derrumbar todo muro y traspasar todo limite, pero el que estemos cerrados a la vida y a sus experiencias, hace que absurdamente estemos yendo contra esa gran fuente de energía, y eso se convierte en una autentica lucha contra nosotros mismos.

Si realmente queremos saltar todos los obstáculos de nuestra vida, debemos de tener claro que es lo que realmente nos impide continuar hacia delante, porque por mucho que echemos la culpa a los demás y a la sociedad de no lograr lo que queremos, lo cierto es que la culpa es nuestra, ya que cuando hemos fracasado, nos hemos convertido en fracasados, cuando podríamos haber cogido la experiencia de ese fracaso para hacernos más fuertes y continuar hasta nuestros sueños.

Tenemos que ser conscientes de donde sale esa fuerza y presión que nos impide dar grandes pasos hacia nuestras metas, y veremos que nosotros mismos nos estamos poniendo la zancadilla.

Nuestra propia conciencia nos hará ver que nos hemos convertido en nuestro propio enemigo a la hora de conseguir nuestros propósitos, y eso hará que podamos desenmascarar a esa presión creada por nosotros mismos, haciendo que pierda fuerza en nuestras vidas.

Cuando desenmascaramos las mentiras creadas por nosotros mismos, esas mentiras que nos hacen daño, la verdad pasa por encima de ellas, para guiarnos por nuestro camino.

suscribete

dejar de ser enemigos de nosotros

Por qué es mejor que no nos sintamos el centro de atención

El sentirnos el centro de atención, puede ser tentador para muchos, pero lo cierto es que es una arma de doble filo, ya que el que nos sintamos el centro de atención, hace que nuestro ego coja más poder en nuestra vida, haciendo que nuestras preocupaciones se vuelvan superficiales y se centren en nuestra propia imagen superficial.

No se trata de que pretendamos pasar desapercibidos, sino que se trata de abrir los ojos y ser conscientes de la realidad, ninguna persona en este mundo es realmente el centro de atención, nuestra manera equivocada de pensar, nos hace pensar que estamos más observados de lo que realmente estamos.

Cuando somos capaces de ver la realidad, viendo que realmente pasamos mucho más desapercibidos de lo que somos, nuestro ego se debilita, haciendo que seamos personas más humildes y sencillas, haciendo que realmente seamos nosotros mismos.

El problema surge para muchos cuando realmente la realidad no les gusta, porque preferían ser el centro de atención, ya que no se han dado cuenta todavía de que en esta vida lo importante no es ser el centro de atención, sino que el aportar lo mejor de nosotros al mundo, para que el mundo sea mejor.

No importa lo invisible que podamos ser, si somos capaces de sentir nuestro espíritu interior vivo, ofreciendo su talento a todo lo que le rodea, porque es allí donde esta la autentica fuerza que define al ser humano, no en la falsa excentricidad que quiere acaparar toda la atención, y a cualquier precio.

Cuando no nos sentimos el centro de atención, es cuando realmente conectamos con nuestro autentico centro, ya que encontramos nuestro centro, cuando nos olvidamos de la superficialidad y de el querer aparentar, porque pasamos a ser nosotros mismos en busca de una evolución y servicio positivo al mundo.

suscribete

el centro de atención

El poder esta en cada paso que damos hacia nuestras metas

Mientras nuestra mente esta en el futuro, y soñamos con lo que conseguiremos, obsesionados por llegar a nuestra meta, ignoramos el gran poder que tiene cada paso que damos hacia esa meta, porque por muy simple y pequeño que sea el paso que damos en cada momento, se hace poderoso cuando nos dirige hacia donde nuestro espíritu nos señala.

En cada paso que damos hacia nuestra meta, se rompe una pequeña barrera, esa que nos hace engañosamente ver que no tenemos capacidad para llegar a donde queremos, cada paso en nuestra vida, es una pequeña muestra o demostración de que si que tenemos esa gran capacidad de llegar a donde queremos llegar.

La impaciencia nos hace desvalorar esos pequeños pasos, pero lo cierto es que si fuéramos conscientes de que en cada paso que damos hacia una meta digna, hay un crecimiento, veríamos que simplemente ese humilde crecimiento seria suficiente para sentirnos llenos y plenos, aunque no hayamos llegado todavía a esa meta.

Si realmente queremos conseguir nuestros propósitos en plenitud, hagamos que el camino que nos lleva a ellos, sea un camino enriquecedor, y que así cuando acabemos ese camino, seamos capaces de mirarnos a la cara, porque hemos hecho el bien a todo y a todos los que nos hemos encontrado en el camino.

Si realmente queremos lograr algo en la vida, no llenemos nuestra vida de excusas, sino que hagamos que nuestro logro, sea la escusa para trazar nuestro gran camino.

suscribete

 nuestras metas