Archivo de la categoría: Aceptarnos a nosotros mismos

Lo que deberías saber sobre tu amor propio

 

Llenamos nuestra vida de cosas y prioridades, vamos en busca de logros y metas, pero en esos caminos nos olvidamos de lo mas importante, nos olvidamos de nosotros mismos, no nos damos cuenta de que por mucho que consigamos, nada tiene sentido si no nos bañamos en  amor propio.

Brillamos intensamente cuando conseguimos logros, nos apagamos cuando ocurre lo contrario, si nos damos luz y valor solamente cuando ganamos, no nos estamos queriendo de verdad, estamos vendiendo nuestro amor propio a la fortuna.

Debemos de brillar siempre con gran intensidad, estemos arriba o estemos abajo, estemos en un pozo sin salida o en un paraíso, dejemos de brindarle tantos momentos a gustar a la sociedad, y comencemos a brindarnos a nosotros mismos ese amor del que tan poco disfrutamos.

Todo  movimiento en nuestra vida debe de estar alineado con el amor propio, en el momento que estemos haciendo o permitiendo algo en nuestra vida que no vaya cogido de la mano del amor propio, es una señal de que vamos mal encaminados y de que estamos en dirección contraria a nuestros valores.

Comenzamos a tenernos amor propio, en el momento que comenzamos a escuchar y a sentir cuales son nuestras necesidades mas profundas, y comenzamos a hacer el esfuerzo de llenar esos vacíos internos que nos han sido durante tanto tiempo indiferentes, porque nos dedicábamos a complacer a una sociedad superficial.

amor propio

 

Cómo aprender a aceptar nuestro cuerpo, tal como es

Mucha gente en esta sociedad sufre por que no se siente a gusto con su físico, todo ello se debe a que tendemos a limitarnos a un prototipo de belleza, y si nosotros nos estamos en el, ya no estamos contentos.

Para comenzar a aceptar a nuestro cuerpo, debemos de solucionar el problema de raíz, debemos de ir a nuestra creencia de lo que es belleza, y comenzar a ser conscientes de que tenemos una falsa creencia de lo que es belleza, ya que pensamos que la belleza es la que dicta la sociedad superficial.

Nadie ha de mandar en nuestra manera de pensar, en que parece que es algo que pasa muy frecuentemente en esta sociedad, es hora de ser rebeldes y decirle a la sociedad que somos nosotros los que decidimos lo que es bello.

Cuando comenzamos a salir de ese prototipo de belleza que otros han creado sin tener en cuenta nuestra opinión, empezamos a expandir nuestra mente, y cuando nos miramos al espejo, nos miramos de otra manera, ahora nos miramos con una mentalidad mas abierta, y empezamos a ser conscientes de que llamábamos defectos a cosas que no eran defectos.

No sufrimos por tener un cuerpo feo o imperfecto, sufrimos porque queremos que nuestro cuerpo este a la altura de la sociedad, en el momento que de verdad nos desvinculemos o rompamos el lazo que nos ata con ese prototipo de perfección superficial, nos liberaremos y nos querremos tal como somos.

aceptar nuestro cuerpo

Cómo dejar de gustar a los demás para gustarnos a nosotros mismos

Las personas nos olvidamos de gustarnos a nosotros mismos por querer agradar a los demás

Muchas de las preocupaciones que tenemos las personas se basan en lo que la gente piensa de nosotros, nos llega incluso a importar mas lo que los demás piensen de nosotros, que lo que nosotros pensamos de nosotros mismos.

Si nos dejara de preocupar lo que piensan los demás de nosotros, nos quitaríamos un gran peso de encima, ya que llevamos mucho tiempo condicionados y amoldándonos para gustar a la gente, y eso se convierte en una presión muy grande para nosotros.

Nos hemos casi programado para dar una imagen buena de nosotros mismos a los demás, por ello muchos no nos damos cuenta de que mas que amoldarnos a nuestras necesidades mas profundas, estamos amoldándonos a lo que la gente quiere ver de nosotros, pretendiendo ser un prototipo de persona aceptada en esta sociedad.

Si lo analizamos bien, en el momento que nosotros pretendemos ser ese prototipo de persona aceptada en la sociedad, perdemos toda nuestra personalidad, esa personalidad que nos hace únicos y interesantes.

Cuando nuestro esfuerzo diario esta enfocado en ser esa persona aceptada, no somos capaces de salir de esa linea recta que no nos deja ser nosotros mismos y que no da rienda a nuestra creatividad.

Tiene que llegar el día en el que nos quitemos ese peso tan grande al que nos hemos acostumbrado tanto, que sentimos que forma parte de nosotros, pero el día que nos lo quitemos de encima, nos sentiremos tan aliviados que seremos conscientes de que no pertenecía a nosotros.

Para cortar ese vinculo que tenemos con esa persona perfecta y aceptada por la sociedad a la que tanto nos queremos parecer, a costa de vender nuestro espíritu, debemos de empezar a ser conscientes de cada paso que damos en la vida, preguntándonos porque damos ese paso, para acercarnos a ese prototipo superficial o para acercarnos a nosotros mismos.

suscribete

gustarnos

¿Por qué buscar la aprobación de los demás nos puede dañar?

 

Buscar la aprobación de los demás nos hace pagar un alto precio, dejamos de ser nosotros mismos

Muchas personas queremos agradar a los demás, muchos queremos estar a la altura de los demás, necesitamos el visto bueno de los demás para sentirnos bien. Buscar la aprobación de los demás nos puede dañar, si lo hacemos constantemente, porque se convierte en una autoexigencia demasiado alta para nosotros.

Pero aunque es normal querer agradar a los demás, para muchos, buscar la constante aprobación de los demás, se convierte en una constante presión que nos hace gastar inútilmente energía en interpretar un papel que encaja con lo que los demás quieren, no con lo que nosotros queremos.

Muchos no son conscientes del inútil esfuerzo que hacen para estar dentro de la aceptación de los demás, pero si fueran conscientes de ese gasto inútil de energía y dejaran de interpretar esos papeles, se quitarían un gran peso de encima.

Cuando somos conscientes de esa inútil carrera diaria hacia la perfección que hacemos todos los días, no solamente empezamos a quitarnos ese peso de encima, sino que empezamos a caminar hacia nosotros mismos, dejamos de interpretar ese falso papel y nos quitamos ese pesado disfraz, para volver a ser nosotros mismos.

Los exámenes que nos imponen toda nuestra vida son difíciles, pero son mas profundamente dolorosos esos exámenes que nosotros inconscientemente nos hacemos diariamente, exigiéndonos estar a la altura de esa perfección que otros superficialmente han creado.

Muchos hemos vivido demasiado tiempo presionados de tal forma que no conocemos otra cosa y  hasta hemos sonreído con una cadena en el cuello, porque nos hemos acostumbrado a esa presión, que hasta forma parte de nuestras noches y nos parece normal.

Pero lo cierto es que esa presión es antinatural, y la mejor manera de quitarnos esa cadena, es comenzar  a respetarnos a nosotros mismos, dejándonos de exigir a nosotros mismos estar constantemente a la altura de gente a la que no importamos.

Cuando uno se quita de encima un peso que llevaba mucho tiempo inconscientemente cargando, no solamente se siente liberado, sino que también crea un espacio en su interior para que a partir de ese momento sea la creatividad la que sea dueña de su vida.

buscar la aprobación de los demás nos puede dañar

Cómo ser feliz sin la aprobación de los demás

Para ser feliz sin la la aprobación de los demás, debemos de empezar a creer en nosotros mismos

Las personas buscamos constantemente la aprobación de los demás, muchas personas viven y construyen su vida buscando la aprobación de los demás.

Lo cierto es que no solamente no necesitamos la aprobación de los demás, sino que es un gran error buscarla constantemente, ya que nos desviamos de nuestro autentico camino, para estar en manos de los demás.

Nuestra brújula en la vida tiene que estar hecha de sentimientos internos, de nuestros sueños, nuestras emociones y nuestros sentidos. Confiar en nuestros sentimientos y reflexiones internas, sera la mejor guiá para nosotros, y lo que hará que dejemos de buscar esa esperada aprobación de los demás, para empezar a caminar por nosotros mismos.

Cuando estamos constantemente buscando que los demás nos digan que somos buenos en algo, es que en el fondo creemos que no lo somos, entonces, esta claro que no creemos en nosotros mismos.

Las personas que van constantemente buscando la aprobación de los demás, en el fondo buscan la suya propia, el mejor camino para empezar a creer en nosotros mismos, es buscar nuestras fortalezas internas y talentos ocultos.

Debemos de empezar a buscar nuestros talentos ocultos, teniendo la certeza de que los tenemos, ya que debemos de saber que no hay ser en este mundo que no tenga talento en su interior.

Para encontrar nuestras fortalezas internas, debemos de buscar una vía de expresión donde podamos expresarnos y experimentar, debemos de buscar nuestro espacio y materia con la que conectar nuestra creatividad.

No hay persona sin talento, sino que persona que no es capaz de ver su talento, no hay persona sin capacidad, sino persona que no cree en su capacidad.

ser feliz sin la aprobación de los demás

¿Que hacemos con las palabras que nos hieren?

Las palabras que nos hieren, no tienen poder en nosotros cuando las desenmascaramos

Es difícil que no nos repercuta lo que nos dicen los demás, esas palabras que se crean para hacer daño o que no son pensadas antes de decir, mucha gente dice que es sincera, pero no es sincera la persona que dice todo lo que piensa, sino la que dice la verdad que hace el bien a las personas.

En realidad es un error si nos enfadamos con esas personas, nadie les ha enseñado a usar la palabra para hacer el bien, por ello hablan y hablan sin escuchar lo que dicen, sin ser conscientes de que lo que dicen tiene poder para hacer mas mal del que se pueden imaginar.

Lo cierto es que hay personas mas susceptibles que otras a esas palabras, pero también es cierto que cuando mejor te sientes internamente, menos te perjudican, por ello hay días que nos sentimos tan bien que somos como un escudo contra esas palabras, pero en cambio hay días que nos sentimos débiles y con poca energía, y allí es cuando pueden con nosotros.

Cuando nos encontramos con estas situaciones y esas palabras nos duelen, es a veces porque algo en nosotros cree en la verdad de esas palabras, si nos dicen que somos inútiles, nos duele mas, si hay algo en nuestro interior que nos hace creer que somos inútiles. Debemos de trabajar nuestras creencias internas, para que las mentiras externas no nos repercutan.

No nos va a doler una palabra ni la mitad, cuando sabemos en profundidad que no es verdad. Normalmente las frases hirientes no surgen del la verdad de la personas que las dicen, sino que de su ego, y del ego solamente van a salir mentiras.

Trabajar nuestra verdad interior, dándonos confianza a nosotros mismos, es el escudo mas poderoso para que esas palabras no nos dañen, creer en nosotros mismos y nuestras capacidades, tiene el poder de destruir a la mentira.

Es cierto que podemos contestar a esas personas si nos apetece, pero debemos de tener cuidado de no entrar en una  batalla sin fin, una batalla en la que nos podemos rebajar al nivel de ellos, y eso no lo queremos, debemos de estar a un nivel mas alto que las personas que usan las palabras para dañar.

Contestemos o no, lo importante siempre sera no buscar la aprobación de los demás, desesperadamente, para esto basta con nosotros, nosotros somos los que debemos darnos la aprobación.

 

las palabras que nos hieren

 

 

Cómo afrontar nuestros complejos en una sociedad superficial

 

Para afrontar nuestros complejos debemos de descubrir de donde vienen

Es fácil estar acomplejado en una sociedad que se empeña en maquillar los defectos, en una sociedad en la que vale mas la imagen, que lo que hay dentro de ella.

El complejo es una falsedad mas, que  creamos las personas. Condicionadas por una sociedad que va de moderna y no lo es, creamos falsos pensamientos hacia nuestra imperfección, haciéndonos creer que nuestras imperfecciones no tienen cabida en este mundo.

No somos capaces de ver que nuestra imperfección es lo que nos hace únicos y diferentes, en su lugar preferimos esconder esa imperfección, avergonzándonos de ella.

Pero lo que no vemos es que el mundo acoge nuestras imperfecciones al igual que nuestras perfecciones, porque el mundo quiere mezcla y mestizaje. La creatividad tiene a la imperfección como uno de sus mejores ingredientes, y el mundo sin creatividad no es nada.

Debemos de empezar a preguntarnos quien tiene que mandar en nosotros, si es la sociedad superficial la que nos tiene que decir lo que es feo o bello en nosotros, o somos nosotros los que decidimos.

Nosotros debemos decidir lo que valemos, y lo que es perfecto o imperfecto en nosotros, jamas debemos dar el poder a nadie externo que hable falsamente, para que decida de que tenemos que tener complejo.

Si en nosotros hay algo que queramos mejorar, lo debemos hacer por nosotros y para poder expresarnos mejor al mundo, pero jamas lo debemos hacer porque una sociedad, moda o ciertas personas piensan que no da buena imagen.

Claro que las personas debemos de mejorar y superarnos, pero jamas vamos hacerlo si hemos elegido el camino que otros quieren que sigamos, ese en el que somos perfectos, pero nos ahogamos por dentro.

afrontar nuestros complejos

Cómo debemos afrontar nuestros defectos físicos

Nuestros defectos físicos están en nuestra mente condicionada por la sociedad

Cuando nos miramos al espejo y nos miramos algún defecto físico, deseamos no tener ese defecto, corregirlo o  taparlo, pero en cambio ignoramos donde esta el autentico defecto, el defecto esta en etiquetar ese rasgo físico como un defecto.

Las personas estamos rodeadas de belleza, todo es belleza, tenga la forma o el color que sea, porque toda creación lo es, pero cuando empezamos a etiquetar lo que nos rodea, empezamos a distorsionar la realidad que nos rodea, algunos de nuestros pensamiento oscurecen la vida que nos rodea.

Las etiquetas deberían de estar para ayudar a distinguir unas cosas de otras, pero jamas para limitar nuestra mente, lamentablemente hemos etiquetado también la belleza en las personas.

Un defecto físico es defecto en el momento que lo llamamos defecto, pero lo cierto es que ese rasgo en nuestro cuerpo, no es mas que eso, un rasgo mas.

Lo cierto es que para decir que ese rasgo es un defecto físico, debemos de tener un estereotipo de belleza que le da el visto malo a nuestro rasgo físico, y eso puede  hacer que nos preguntemos, de donde nació ese estereotipo.

Si lo analizamos, podemos llegar a la conclusión de que ese estereotipo ha nacido de ciertas etiquetas y pensamientos limitantes, que fueron fecundados por una sociedad superficial y egocéntrica. Eso quiere decir que el estereotipo de belleza tiene poca credibilidad, solo por haber nacido de esa falsedad.

El empeñarnos en cambiar nuestros defectos físicos, es un error, ya que no los vamos a cambiar por nosotros, sino por un falso estereotipo nacido de la superficialidad.

Es mas lógico e inteligente cambiar nuestra manera de pensar y dejar de etiquetar como defecto lo que no lo es. Lo cierto es que por muchos defectos que borremos, nuestra mente nunca estará satisfecha, mientras este condicionada por la superficialidad.

defectos físicos

Cómo comenzar a trabajar el amor propio

Debemos de ser conscientes del trato que nos damos a nosotros mismos

El amor propio es algo que las personas trabajamos bien poco, el verdadero amor propio comienza en el momento que empiezas a ser consciente del trato que te estas dando a ti mismo.

Desde que nos levantamos hasta que nos acostamos, cometemos muchas torpezas con nosotros mismos, no somos comprensivos con nuestra manera de actuar, nos auto-criticamos y somos muy auto-exigentes. Solamente siendo conscientes de ello, podemos comenzar a cambiar.

No solamente debemos de ser conscientes de la manera en que nosotros mismos nos tratamos, sino que también debemos de observar y estudiar como nos tratan las personas que nos rodean diariamente, debemos de ver si estamos permitiendo que ciertas personas nos utilicen, si dejamos que nos humillen o permitimos el maltrato psicológico en alguna de sus formas.

No debemos de olvidar que si esas personas que nos rodean nos están tratando mal de alguna forma, nosotros somos los mas responsables de que esto ocurra, porque lo estamos permitiendo, debemos de  hablar con estas personas y si no entran en razón cortar con ellas, y si es difícil cortar con ellas, debemos de empezar a buscar el camino para alejarnos de ellas.

Debemos de empezar a tener hábitos de amor con nosotros mismos, y que mejor manera que elegir a las personas que sepan transmitirnos mas  sinceramente ese amor.

Imagina que harías con una persona de la que estas enamorado, piensa en las cosas que harías con ella y en los detalles que tendrías, después visualizate como esa persona y empieza a desarrollar esos hábitos positivos y acciones de amor hacia ti mismo.

Como comenzar a trabajar el amor propio

 

Cómo aceptar nuestras debilidades

Las debilidades forman parte de nosotros pero no nos definen

Las debilidades son una verguenza que pocos quieren mostrar, estamos en un mundo de fuertes y la debilidad no esta bien vista, sobretodo en los hombres, ya que la debilidad vista en un hombre le resta hombría y vista en una mujer le suma femineidad.

Pero lo cierto es que un hombre que esconde sus debilidades detrás de un papel, muestra una gran debilidad, y una mujer que excusa sus debilidades en su femineidad, es débil por esconderse detrás de la debilidad.

No hay nadie que no tenga debilidades en este mundo, somos seres débiles en el momento en que pisamos esta sociedad y empezamos a creernos sus mentiras, la sociedad nos educa para que seamos débiles, para que seamos esclavos de su locura.

El error lo cometemos cuando vemos que tenemos esas debilidades y nos autoengañamos pensando que esas debilidades nos hacen personas débiles, pero lo cierto es que las debilidades forman parte de nosotros, pero no nos definen como personas, porque aunque la sociedad nos ha hecho débiles, nuestra naturaleza mas profunda tiene una fuerza infinita.

En la vida tenemos lo que mas hemos alimentado, y si hemos alimentado nuestra superficialidad, estaremos llenos de debilidades, solamente se trata de alimentar esa otra parte de nosotros que tenemos olvidada en nuestro interior, nuestra autentica esencia.

aceptar nuestras debilidades