Cómo puedes superar la adversidad superándote a ti mismo

CompartirShare on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn0Pin on Pinterest0Email this to someoneShare on Reddit0

desierto-y-la-carretera_426-19314945

La adversidad es algo que todos tememos, pero que tarde o temprano irrumpirá en nuestra vida, aunque lo cierto es que aunque la adversidad tiene la capacidad de derrumbarnos muchas cosas, también tiene la capacidad de hacernos más fuertes.

Solamente tenemos que mirar hacia atrás y ver todas las dificultades que nos hemos encontrado en el camino, y a pesar de ello seguimos levantándonos cada mañana queriendo respirar mientras seguimos nuestro camino.

Es nuestro espíritu, ese que nos levanta cuando caemos o nos traicionan, porque él es el que constantemente está creyendo en nosotros y en nuestras posibilidades aunque nosotros nos seamos capaces de apreciarlo.

Cuando comencemos a escuchar a nuestro espíritu interior, el nos regalara todo su esplendor reflejado en todas las cosas que nos propongamos hacer en la vida, porque el espera impaciente que comencemos a creer en la vida.

¿Cómo te puedes enfrentar a la adversidad?

Cuando te encuentras la adversidad comienzan varias batallas en tu interior, algo en ti quiere desplomarse y caer, mientras que hay otro algo que saca fuerzas de donde sea para seguir luchando.

Lo cierto es que no podemos ignorar ninguna de nuestras dos partes, ni la que sufre ni la que quiere seguir luchando, porque la primera requiere el consuelo de nuestro corazón y la segunda se encargara de sacar nuestras mejores herramientas para superar la adversidad.

Cuando la adversidad llega a tu vida es el momento que más necesitas ser tu mismo y expresar tus emociones por muy negativas que sean, pero tu talento y creatividad no pueden ahogarse en la pena en este mismo momento que más fuerzas necesitas.

Haz de crear espacio en tu interior para ser tu mismo, para llorar y para reír aunque sea un poco, mientras afilas todo ese potencial que tienes dormido para superar esa difícil situación.

Sé tu salvador y pide ayuda a la misma vez

Es cierto que en los momentos difíciles es cuando más necesitas de tus amigos y seres queridos, pero jamas ignores a la persona que más necesitas en este momento, a ti mismo, porque al final la fuerza para salir de la adversidad ha de salir de tu interior.

Si hay algo que tienen de positivo las dificultades, es que sacan lo mejor de ti haciéndote autosuficiente, si te apoyas más de lo normal en los demás impedirás el gran crecimiento que tu interior necesita.

Rodearte de las mejores personas es rodearte de personas que fomentan todas esas cosas buenas que tienes en tu interior, esas personas que te invitan a ser tu mismo y respetan tu manera de hacer las cosas.

Cuando hayas superado la adversidad por ti mismo, un pequeño milagro ocurrirá en tu interior, porque cuando comienzas a creer en ti mismo, tu ser interior te apremia con buenos sentimientos y la satisfacción de haberte superado a ti mismo.

nuestra-aceptacion

Busca el lado positivo de la adversidad en su aprendizaje

En realidad son muchas las personas que se preguntan para que han venido a este mundo, y si sus expectativas son las de ser felices y tener una vida perfecta, posiblemente se lleven una gran desilusión.

Pero cuando tenemos una idea clara de que la vida va a ser una curva que sube y baja y que vamos a llorar y a reír, cuando las dificultades llegan a nuestra vida no nos pillan tan de sorpresa.

Somos seres que venimos a este mundo a crecer y a aprender a la misma vez que tenemos la misión de poner nuestro granito de arena, y en este tramo de la vida debemos de ser conscientes de que no va a ser un camino de rosas.

Cuando nos tomamos la vida como un aprendizaje, las dificultades no nos derrotan tan fácilmente porque somos capaces de sacar provecho de ellas viendo su lado positivo y eso nos hace más fuertes.

Deja de ser tu propio enemigo y ponte de tu parte

Muchos nos quejamos de la mala suerte que tenemos y de que parece que la vida está en contra de nosotros pero nos olvidamos de que nosotros mismos solemos ser los primeros que nos hacemos la zancadilla.

¿Cuantas veces te has visto en una situación difícil y has sido más autocritico contigo mismo que con la propia situación? Porque aveces nuestra propia mente nos lleva a un agujero negro en vez de a la solución del problema.

Por eso es importante que cuando te encuentres en frente de la adversidad reflexiones si realmente tu mente va a trabajar a tu favor o va a entrar en esa negatividad que te va a derrumbar antes de hora.

Tu mente ha de ser tu aliada en este camino de tu vida, has de hacer que tu mente trabaje para ti, has de hacer que tu mente fomente lo mejor de ti para que puedas superar la adversidad.

Se consciente de que después de la tormenta viene la paz

Lo cierto es que cuando nos encontramos con las dificultades de la vida actuamos como si nuestra vida fuera a pararse en esa situación, olvidando que es algo pasajero y que después vendrán momentos más agradables.

Nada es para siempre, y cuando esos momentos queden en el pasado, lo que quedara será nuestra voluntad de seguir el camino a pesar de todo, buscando una vida mejor.

No tienes que olvidar de que eres quien eres gracias a todas las situaciones que han pasado por tu vida y que tienes la capacidad de ponerte en el lugar de otras personas porque has tenido vivencias parecidas.

Una actitud positiva frente a la vida, pase lo que pase, hará que todo vuelva a su lugar más rápidamente de lo que piensas, ya que nosotros no podemos borrar la adversidad, pero podemos crecernos ante ella.

 

 

CompartirShare on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn0Pin on Pinterest0Email this to someoneShare on Reddit0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas HTML y atributos:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>