Cómo despertar tu niño interior y dejar que el te conduzca hacia tus sueños

CompartirShare on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn0Pin on Pinterest0Email this to someoneShare on Reddit0

despertar tu niño interior

Tu falta de vitalidad y energía, tiene más que ver con lo que decides hacer con tu vida, que por cualquier otra causa superficial, porque obviamente cuando llevamos un estilo de vida que no va acorde con lo que realmente queremos, luchamos contracorriente y eso nos agota.

Pero todo cambia cuando decides elegir la vida que tú quieres, esa que va acorde con tu manera de ser y de pensar, con tu ética o simplemente con lo que sueñas, entonces todo fluye de manera natural y parece que toda la energía, tanto interna como externa te empuja a lograr lo que quieres, llenándote de energía.

Por eso, quizás no deberías de preguntarte la razón por la que te falta energía, sino más bien, que estas haciendo que te absorbe esa energía que se supone ha de fluir en ti de manera natural.

Así que cuando estés debilitado y falto de energía, quizás debas de comenzar a buscar alternativas y caminos que hagan que tu interior vuelva a vibrar como cuando eras niño.

 

Pregúntate si tienes la vida que quieres tener o la que otros querían que tuvieras

Si eres como la mayoría de personas, desde que te levantas hasta que te acuestas, estas lleno de deberes y cosas importantes que hacer, muchas de ellas, las haces automáticamente, pero en cambio no eres consciente de si te hace sentir bien lo que haces, de si te llena realmente estar con ciertas personas o si de veras merece la pena hacer la mayoría de cosas que haces durante el día.

Todo eso se debe a que la mayoría de personas estamos curiosamente programadas, y muchas de las cosas que hacemos, las hacemos simplemente porque así nos lo han enseñado y porque los demás lo hacen. La sociedad nos da la pauta, y nosotros la seguimos.

Pero en cambio ¿cuantas cosas haces, porque realmente las deseas hacer? ¿Cuantas veces te rodeas con personas que no te atraen, simplemente por quedar bien?

Lo cierto es que cuando nacemos y somos niños, estamos en nuestra verdadera esencia, nos mostramos tal como somos, pero después los adultos nos marcan unos pasos a seguir, y nuestra esencia y frescura se pierde.

Entonces comenzamos a tener una vida correcta, en un trabajo seguro y haciendo cosas que la mayoría de la sociedad hace, mientras nuestra esencia interna queda oprimida.

¿Pero que hay de esos sueños que tenias de niño? ¿Donde esta esa rebeldía que desafiaba los limites que los adultos te imponían? ¿Y que me dices de esa alegría que te hacía reír de la simplicidad de la vida? Todo eso se perdió en el camino que te marcaron los adultos para que tú fueras un adulto igual que ellos.

Pero quizás ha llegado el momento de desenterrar a ese niño juguetón, de toda esa montaña de creencias y hábitos antiguos y correctos, quizás ha llegado el momento de dejar de castigar a ese niño contra la pared.

 

Vuelve a despertar ese niño interior que se quedo con más ganas de jugar

Pero no te preocupes, estas a tiempo de rescatar a tu niño interior. Lo único que tienes que hacer es darle un espacio en tu interior para que juegue y se exprese, lo único que necesitas es escuchar a ese niño, porque yo creo que tiene la llave de esa felicidad que tanto deseas.

Estoy segura de que tu niño interior esta muy dormido y sera difícil despertarlo, pero te he de decir que tienes las herramientas a tu alcance que empujaran a ese niño a corretear detrás de sus sueños.

El mejor espacio para reencontrarte con ese niño, es en ese espacio fuera del parloteo mental, ese espacio de bienestar que solamente conoce el lenguaje de las sensaciones que al final se podrán traducir en palabras para ti, palabras que te conducirán a donde tu corazon quiere.

 

Comienza a buscar a ese niño interior, creando un rincón en tu interior para que comience a jugar

Busca un espacio de tiempo y un lugar silencioso cuando te levantes, respira profundamente mientras observas como vienen y van esos pensamientos repetitivos, pero sobre todo, no te pelees con ellos, simplemente acéptalos sin etiquetarlos ni identificándote con ellos, porque tu te has convertido en un mero observador.

Sigue respirando mientras sientes todo lo que tu cuerpo te quiere transmitir, ese dolor molesto en la espalda, no te quejes de el, simplemente acéptalo mientras respiras profundamente, y veras como ese dolor abrazado con tu conciencia se convierte en una sensación pasajera.

Sigue respirando mientras sientes tu energía interna, siente como en partes de tu cuerpo esa energía fluye de manera natural y en otras partes esa energía es mas fría y débil, pero sobretodo no le des paso a tu parloteo mental , simplemente contempla y experimenta con tu propio templo interno mientras lo alimentas de tu respiración consciente.

Siente tus emociones, muchos de esos pensamientos que se repiten en tu mente te pueden transmitir una emoción negativa, mientras otros te acariciaran cariñosamente, pero intenta aceptarlos por igual, sin etiquetas, tu simplemente acéptalos como la propia vida, con toques positivos y negativos, ademas tu ahora eres un mero observador.

Ahora que ya has conseguido relajarte, es el momento de sentir a ese niño creativo que tienes en tu interior, ahora nos observes pensamientos, dolores y emociones,  ahora solo siente ese calor divino en tu interior, eso a lo que podemos llamar paz.

En esa paz y en esa tranquilidad esta ese niño  que te va a indicar esos nuevos caminos que te pueden llenar de energía y de buenas emociones, haz que crezca ese espacio con tu respiración y conciencia para que ese niño se exprese con soltura. Deja que ese niño rompa algunos absurdos limites que te han impuesto.

 

Llévate a tu niño interno contigo a todas partes

Con esta meditación te has acercado a tu niño interior, pero es fácil que durante el día con todo el estrés, te olvides de el, por ello intenta buscar instantes durante el día donde puedas sentir ese silencio y respirar para volver a conectar con el.

Muchas veces pensamos que las dificultades del día no son momentos para respirar ni relajarse, pero lo cierto es que esos momentos piden a gritos nuestra tranquilidad, porque desde esa creatividad interna es desde donde podemos solucionar claramente muchos problemas.

Acuérdate constantemente de que tienes ese silencioso espacio en tu interior, con ese niño alegre jugando en el, porque ese es un refugio donde no hay espacio para el estrés ni la tristeza.

 

Desprendete de las ideas viejas para ir ligero por la vida

No te olvides de desprenderte de todo eso que no es necesario, de esas costumbres antiguas que no te llevan a ninguna parte y de esas ideas limitantes que te impiden alcanzar lo que quieres, porque cuanto mas limpies tu interior, mas cerca estarás de ese niño que te impulsara hacia tus sueños.

Solo se trata de descubrir todo lo que en tu vida te aleja de tu esencia, todo eso que hace que tu energía no se eleve porque simplemente no fluyes con lo que haces.

No camines hacia ningún sitio, camina hacia el propósito de mejorar el mundo a través de tu esencia y aunque eso no significa perderte de vez en cuando, lo cierto es que tu gran propósito tarde o temprano te llevara a donde quieres.

despertar tu niño interior

 

Vuelve a despertar ese niño interior que se quedo con más ganas de jugar

Pero no te preocupes, estas a tiempo de rescatar a tu niño interior. Lo único que tienes que hacer es darle un espacio en tu interior para que juegue y se exprese, lo único que necesitas es escuchar a ese niño, porque yo creo que tiene la llave de esa felicidad que tanto deseas.

Estoy segura de que tu niño interior está muy dormido y será difícil despertarlo, pero te he de decir que tienes las herramientas a tu alcance que empujaran a ese niño a corretear detrás de sus sueños.

El mejor espacio para reencontrarte con ese niño, es en ese espacio fuera del parloteo mental, ese espacio de bienestar que solamente conoce el lenguaje de las sensaciones que al final se podrán traducir en palabras para ti, palabras que te conducirán a donde tu corazón quiere.

 

Comienza a buscar a ese niño interior, creando un rincón en tu interior para que comience a jugar

Busca un espacio de tiempo y un lugar silencioso cuando te levantes, respira profundamente mientras observas como vienen y van esos pensamientos repetitivos, pero sobre todo, no te pelees con ellos, simplemente acéptalos sin etiquetarlos ni identificándote con ellos, porque tú te has convertido en un mero observador.

Sigue respirando mientras sientes todo lo que tu cuerpo te quiere transmitir, ese dolor molesto en la espalda, no te quejes de él, simplemente acéptalo mientras respiras profundamente, y veras como ese dolor abrazado con tu conciencia se convierte en una sensación pasajera.

Sigue respirando mientras sientes tu energía interna, siente como en partes de tu cuerpo esa energía fluye de manera natural y en otras partes esa energía es más fría y débil, pero sobretodo no le des paso a tu parloteo mental, simplemente contempla y experimenta con tu propio templo interno mientras lo alimentas de tu respiración consciente.

Siente tus emociones, muchos de esos pensamientos que se repiten en tu mente te pueden transmitir una emoción negativa, mientras otros te acariciaran cariñosamente, pero intenta aceptarlos por igual, sin etiquetas, tú simplemente acéptalos como la propia vida, con toques positivos y negativos, además tu ahora eres un mero observador.

Ahora que ya has conseguido relajarte, es el momento de sentir a ese niño creativo que tienes en tu interior, ahora nos observes pensamientos, dolores y emociones, ahora solo siente ese calor divino en tu interior, eso a lo que podemos llamar paz.

En esa paz y en esa tranquilidad esta ese niño que te va a indicar esos nuevos caminos que te pueden llenar de energía y de buenas emociones, haz que crezca ese espacio con tu respiración y conciencia para que ese niño se exprese con soltura. Deja que ese niño rompa algunos absurdos limites que te han impuesto.

 

Llévate a ese niño contigo a todas partes

Con esta meditación te has acercado a tu niño interior, pero es fácil que durante el día con todo el estrés, te olvides de él, por ello intenta buscar instantes durante el día donde puedas sentir ese silencio y respirar para volver a conectar con él.

Muchas veces pensamos que las dificultades del día no son momentos para respirar ni relajarse, pero lo cierto es que esos momentos piden a gritos nuestra tranquilidad, porque desde esa creatividad interna es desde donde podemos solucionar claramente muchos problemas.

Acuérdate constantemente de que tienes ese silencioso espacio en tu interior, con ese niño alegre jugando en el, porque ese es un refugio donde no hay espacio para el estrés ni la tristeza.

 

Desprendete de las ideas viejas para ir ligero por la vida

No te olvides de desprenderte de todo eso que no es necesario, de esas costumbres antiguas que no te llevan a ninguna parte y de esas ideas limitantes que te impiden alcanzar lo que quieres, porque cuanto más limpies tu interior, más cerca estarás de ese niño que te impulsara hacia tus sueños.

Solo se trata de descubrir todo lo que en tu vida te aleja de tu esencia, todo eso que hace que tu energía no se eleve porque simplemente no fluyes con lo que haces.

No camines hacia ningún sitio, camina hacia el propósito de mejorar el mundo a través de tu esencia y aunque eso no significa perderte de vez en cuando, lo cierto es que tu gran propósito tarde o temprano te llevara a donde quieres.

banner-autoestima-recursos

CompartirShare on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn0Pin on Pinterest0Email this to someoneShare on Reddit0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *