Cómo eliminar nuestra tristeza, mediante nuestra aceptación de ella

La aceptación de la tristeza es la clave para que acabe desapareciendo

La tristeza invade la vida de muchas personas, hasta el punto de que esas personas dejan de ser ellas mismas, afectando así la relación con los demás.

Pero lo cierto es que son muchas las personas que intentan escapar de esa tristeza, sin aceptar esa emoción, pero en cambio no se dan cuanta de que cuando rechazamos una emoción negativa, esa emoción se hace más poderosa y más dañina.

Desde luego que las personas tenemos que hacer actividades saludables y tirar hacia delante, pero jamas ignorando una emoción, pensando que así, esa emoción desaparecerá, porque lo cierto es que por muy negativa que sea esa emoción, necesita de nuestra atención para que se calme hasta desaparecer.

Que razones son las que hacen que la tristeza permanezca en nosotros

La naturaleza de la tristeza es pasajera, viene a nuestras vidas, igual que se va, si la tristeza se hace fuerte en nuestro interior y dura demasiado tiempo, es que nosotros la estamos reteniendo indirectamente.

Primero debemos de analizar de que manera estamos reteniendo y haciendo más fuerte esa tristeza interior, puede ser que sea que la estamos ignorando, puede ser que nos hayamos puesto en el papel de victimas o que hayamos decidido que no entren cosas nuevas en nuestra vida, todo eso puede hacer que nuestra tristeza se haga con nuestras vidas.

Cuando tengamos claro que es lo que estamos haciendo, eso que hace que esa tristeza se haga fuerte, tenemos que evitar caer otra vez en ese circulo vicioso en el que la tristeza acaba mandando en nosotros. Nuestra conciencia de todo pensamiento que surja de nuestra mente, nos ayudara a no caer en ese circulo.

banner-mini

Como comenzar a aceptar la tristeza en nuestro interior y la importancia de esa aceptación

La aceptación de esa emoción, indiferentemente del porque ha surgido en nuestro interior, es lo que va a hacer que esa tristeza se debilite y nosotros sigamos nuestro camino, desprendiéndonos poco a poco de ella.

Para comenzar a aceptarla, debemos de dejar que la tristeza sea ella misma, debemos de llorar, desahogarnos y permitirnos que esa tristeza se manifieste, sin importarnos lo que los demás piensen.

De lo que se trata no es de darle poder a esa tristeza, sino de que la expresemos, dejando que salga al exterior, para que así se debilite y se vaya.

Es importante que busquemos la manera de relajarnos, eso hará que la tristeza salga de su refugio de una manera natural y poco a poco deje de bloquearnos.

Sobre todo es importante que todo siga su curso de manera natural, hasta que la tristeza desaparezca, pero también debemos de estar alerta con esos pensamientos que pretenden que nos convirtamos en personas tristes.

Debemos de tener la idea clara en nuestra mente, de que la tristeza es una emoción pasajera que no nos convierte en personas tristes, sino que en personas que experimentan con emociones pasajeras, que van y vienen.

suscribete