Cómo sentirnos fuertes ante la inconsciencia de los demás, profundizando en nuestro interior

El secreto de que los demás no tengan poder sobre nosotros, esta en nuestro propio poder interno

Es muy difícil que lo que hagan las personas que nos rodean, no nos afecte, la inconsciencia y los comentarios de los demás, pueden hacernos realmente daño.

Pero lo cierto es que si nos lo proponemos, podemos impedir que la inconsciencia de los demás, nos quite nuestro bienestar.

Lo cierto es que aunque los demás puedan tener cierto poder sobre nosotros, el autentico poder esta en nuestro interior, y precisamente el creer en ese poder, hará que lo que hagan los demás, no nos repercuta tanto.

Cómo podemos comenzar a fortalecer nuestro poder ante los demás

Si realmente lo que dicen o hacen los demás, nos afecta más de lo normal, debemos de comenzar a ser conscientes de que estamos valorando más lo exterior, que nuestro interior, más las palabras de los demás, que nuestras propias palabras.

Es importante que nos centremos en nuestro interior, y comencemos a escuchar nuestras palabras y nuestra propia voz, la voz de nuestro interior que tiene cosas positivas que susurrarnos.

Cuando comenzamos a ver y a ser conscientes de que hay vida en nuestro interior, y que esa vida esta a nuestro favor, cuando sentimos nuestra propia esencia, es cuando comenzamos a tener ese poder que hará de barrera ante la inconsciencia de los demás.

banner-mini

Cómo nos puede beneficiar, el profundizar en nuestro interior

Cuando ejercitemos nuestra conciencia en nuestro interior, desde luego que no dejaremos de ser humanos que de vez en cuando sufran, pero que si que lograremos crear un fuerte espacio en nuestro interior de energía positiva y bienestar que no sera dañado por los demás.

Lo cierto es que ese espacio es mucho más que un espacio positivo, ya que en ese espacio podremos desarrollar nuestras propias reflexiones y sabiduría, que nos ayudaran a lidiar con ese exterior, del que muchas veces nos sentimos amenazados.

No debemos de buscar nuestra fortaleza en nuestro ego, sino que en nuestra verdadera esencia y en nuestro autentico yo, porque el ego, aunque a veces enorme, esta vació y siempre se siente herido ante los demás, en cambio, nuestra esencia sutil, es infinita.

suscribete