Por qué deberíamos de dejar de desear para comenzar a obtener lo que deseamos

El estar detrás de los cristales de los escaparates, siempre deseando y soñando pero sin nunca obtener, es una actitud equivocada que nos lleva a tener una vida poblé, nuestra vida se convierte en escasa cuando de veras pensamos que no merecemos la mayoría de cosas que deseamos.

La prueba de que vamos mal encaminados, son las excusas que esconden el gran problema, excusas como quizás eso es para personas que tienen más dinero, quizás ese puesto es para alguien más inteligente, tal vez si tuviéramos todo ese dinero no seriamos lo humilde que somos.

Pero lo cierto es que eso que tienen esas otras personas y que tanto deseamos, también puede ser nuestro, lo cierto es que nuestra inteligencia puede abordar muchas más cosas de lo que pensamos, y con ese dinero seamos humildes o no, podríamos solucionar muchas cosas en nuestras vidas.

Siempre nos quejamos de que los demás nos engañan, en cambio no nos quejamos de nuestro propio auto engaño, ese que nos dice que nosotros estamos en un nivel más bajo que otras personas. Cuando la realidad es que tanto un pobre como un rico, un afortunado como un desafortunado está hecho del mismo material, esa esencia que nos ha dado la vida y que nos hizo nacer desnudos.

Lo primero que nos tenemos que decir cuando realmente deseemos algo de verdad, es preguntarnos que es lo que tenemos que hacer para llegar a conseguirlo, para así comenzar a trazar el camino hacia el propósito, jamas debemos de construir un muro que nos impida llegar hacia él.

La vida en si, es fluir, y solamente nos tenemos que dejar llevar por ella, para que nos enseñe que podemos disfrutar de lo que realmente pensamos que merecemos, cuando nos creemos merecedores de lo que deseamos, recorremos al menos la mitad del camino hacia lo deseado, la otra mitad lo recorreremos con nuestra voluntad.

Cuando cambiamos nuestra actitud positivamente hacia lo que deseamos, comienzan a activarse en nuestro interior las herramientas que nos llevaran a nuestro propósito, ya que en nuestro interior esta la inteligencia interior que construye y hace realidad los sueños.

suscribete

comenzar-a-obtener-lo-que-deseamos

Por qué tenemos que reforzar nuestro respeto hacia los demás

El respeto hacia uno mismo, comienza con el respeto hacia los demás, cuando no respetamos a las personas que nos rodean, estamos creando una energía negativa hacia ellos, que al final se acaba volviendo en contra de nosotros, ya que cuando hacemos daño a otras personas, nos lo hacemos a nosotros mismos.

Se tiende mucho a perder el respeto a otra personas, cuando se tratan de personas que no están dentro del circulo de perfección que la sociedad marca, entonces la burla hacia otros parece estar justificada, simplemente porque no pertenecen a esa raza perfecta creada por la sociedad.

Nunca debemos de perder la noción de la realidad, esa realidad que nos dice que nadie es mejor que nadie y que nadie esta por encima de nadie, indiferentemente de los defectos que tengan y lo recurrente que sean las personas.

Cuando nos burlamos o desvaloramos a otras personas, no nos damos cuenta, pero nos estamos convirtiendo en personas vulnerables, ya que estamos dejando claro que nosotros somos mejores que esas personas, basándonos en una sociedad débil y superficial que cualquier día nos da la espalda a nosotros también.

No importa que esa persona de la que nos burlamos este delante o no, porque nuestra actitud prepotente es exactamente la misma tanto si esta como si no, y es esa actitud la que realmente envenena nuestro interior y hace que reforcemos ese lado superficial que ahoga nuestra esencia interior.

suscribete

respeto hacia los demás

Por qué debemos de desvincular totalmente nuestra aceptación de la opinión de los demás

Si realmente no estamos siendo valorados ni apreciados por los que nos rodean, no busquemos en nosotros el error que impide que los demás nos apoyen, porque que si hay algo que falla, es nuestra mala elección que nos ha hecho elegir a las personas que nos rodean. Nuestra aceptación es algo que tenemos que trabajar para que la opinión de los demás sobre nosotros no nos dañen.

Algunas personas se miran al espejo, y son injustamente auto críticos con ellos mismos, buscando en sus defectos la respuesta de porque no son valorados, pero lo cierto es que estas personas no solamente deberían de elegir mejor a las personas que las rodean, sino que también deberían hacer un trabajo interno de aceptación.

La autentica aceptación ha de estar desvinculada totalmente de lo que los demás piensen de nosotros, no podemos detestarnos si no gustamos a los demás, ni tampoco podemos querernos simplemente porque los demás comienzan a hacerlo, porque esa manera de querernos es artificial.

Nuestra verdadera aceptación es esa que nos hace siempre valorarnos, tanto si las personas nos aceptan como si no. La autentica aceptación es esa que esta por encima del capricho de los demás.

Dentro de nuestro circulo de aceptación hacia nosotros mismos, han de estar nuestros defectos y nuestras virtudes, concentrándonos en nuestras virtudes para fortalecerlas y contando que esos defectos que tenemos forman parte de nosotros, pero que no nos definen como personas.

Cuando realmente comencemos a trabajar nuestra aceptación, sin influencias externas, esas personas a las que no gustamos, se harán insignificantes ante nosotros y comenzaran a aparecer en nuestra vida, personas que realmente nos valoren.

suscribete

nuestra-aceptacion