Por qué deberíamos de dejar de ponernos de parte de nadie y tener nuestra propia opinión

Todos quieren llevar la razón y nadie quiere estar en medio ni ser neutro, pero lo cierto es que es una gran error querer llevar siempre la razón o querer estar del lado de una persona u otra, porque entonces nos estamos cerrando a unas pocas posibilidades y no estamos viendo las cosas desde una perspectiva abierta e inteligente. Tener nuestra propia opinión sin la necesidad de llevar la contra, ni partirse por la mitad, hará que abramos nuestra mentalidad.

Incluso en el trabajo, con la familia y con las amistades, nos sentimos presionados, porque esperan de nosotros que estemos de parte de uno u otro, que les demos la razón a unos y se la quitemos a otros, nos fuerzan a pertenecer a un grupo u otro y no nos permiten la neutralidad.

Pero lo cierto es que nosotros sabemos que estar de parte de un lado u otro, nos hace ser enemigos obligados, quitándonos la personalidad, esa que muestra nuestros auténticos valores e ideas que salen de nuestro interior.

Nuestro espíritu interior no pertenece a nadie, él es libre y eso le hace ser tan grande, que es imposible que se pueda meter en el pequeño recipiente de la razón de unos u otros, esa que tiene poco de razonable, porque otros la convierten en una pelea de egocéntrica.

Si en esta vida nos tenemos que poner de parte de algo, es de parte de nuestros propios ideales y valores, es de nuestras propias creencias y de la propia vida, que esa misma que nos empuja a ser nosotros mismos sin absurdas restricciones.

Si nos vemos en el compromiso de ponernos de parte de alguien, tenemos que decir a las personas que nos rodean que nosotros somos dueños de nuestra opinión y que somos personas tan abiertas que no podemos limitarnos y reducirnos a una pelea incesante por llevar la razón.

suscribete

tener-nuestra-propia-opinion