Cómo podemos ambicionar sanamente para llegar lejos, sintiéndonos llenos

La ambición es buena para todo el mundo, ya que la ambición es un estimulante que te saca de la zona confort y el conformismo que nos impide evolucionar y crecer como personas.

El problema no esta en la ambición, como muchos juzgan, sino en enfocar y usar mal esa ambición. Por eso debemos de buscar esa parte positiva de la ambición y usarla sanamente a nuestro favor, la ambición debe de ser equilibrada.

Para ambicionar sanamente, debemos de tener claro como debemos de actuar después de ambicionar algo, porque después de desear algo, debemos de ir detrás de ello, y depende de la manera en que tracemos ese camino, esa ambición puede ser sana o insana.

Si tenemos claro que en nuestro camino hacia lo deseado, no vamos a perder nuestros valores, vamos a ser nosotros mismos, no vamos a dañar a nadie y vamos a ir cogidos de la mano de un aprendizaje y de una evolución, entonces estamos ambicionando sanamente.

Primero trazamos un camino, poniendo en la maleta todas esas cosas que nos hacen seres completos y llenos de auténticos valores, y segundo, durante todo nuestro camino, podemos hacer auténticos cambios de trayectoria guiándonos por nuevas experiencias y nuestros sentidos, pero jamas debemos de desechar eso que metimos al principio en la maleta.

El ser humano es libre de ambicionar y conseguir hasta la luna si se lo propone, pero lo que realmente le hará grande, no sera esa luna, sino ese camino que ha enriquecido a esa persona con tanta experiencia y evolución.

suscribete

ambicionar-sanamente