Revivir la ilusión perdida y cómo comenzar mantenerla siempre viva

Revivir nuestra ilusión perdida, es aprender a ilusionarnos con las cosas sencillas que nos da el día a día

La ilusión no es algo que la vida nos de y nos quite, sino que es algo que nosotros creamos y eliminamos libremente porque no entendemos que la ilusión es algo que no tiene que morir nunca, pase lo que pase en nuestras vidas. Revivir la ilusión, no es buscar algo que nos vuelva a ilusionar, sino que tener la capacidad de ilusionarnos con las cosas que el día a día nos ofrece.

Hay muchos que dicen que han perdido la ilusión, porque la vida les ha hecho una mala jugada, en cambio van mal encaminados, porque cada día nace en nuestra vida nuevas oportunidades y suceden nuevas y curiosas casualidades, que muchos de nosotros no somos capaces de captar, porque tenemos en nuestra cabeza que la ilusión es un lujo que sucede pocas veces.

Hay personas que se han llevado una desilusión amorosa, y esperan a que aparezca una nueva persona en su vida para revivir esa ilusión perdida, en cambio no se dan cuanta de que estan poniendo su felicidad en manos de una cosa que puede tardar en suceder, cuando realmente pueden tener esa ilusión en todos los momentos de su vida, pase lo que pase en su vida.

Para revivir la ilusión perdida y hacer que permanezca constantemente en nuestra vida, debemos de levantarnos cada día de la cama, preguntándonos como niños, que sorpresas y casualidades traerá este nuevo día para nosotros.

No es la vida la que mata nuestra ilusión, sino que nosotros que estamos empeñados en vender nuestra ilusión a lo externo y superficial, cuando realmente nosotros mismos podemos y tenemos la capacidad de mantener la llama de la felicidad encendida constantemente, sin depender de que pasen ciertas cosas en nuestra vida.

Si queremos revivir la ilusión perdida y mantenerla en nosotros, debemos de ser conscientes de que los sueños y de que todo lo que pedimos en nuestra vida, se expresara físicamente con mas facilidad, si nuestro interior es una ilusión constante, ya que nuestro estado interno se acaba reflejando en nuestro exterior. Nuestros sueños necesitan de nuestro buen estado energético para ser cumplidos, la ilusión verdadera nos llena de esa buena energía.

 Revivir la ilusión perdida

Guardar

Guardar

Guardar