Por qué tendríamos que confiar en nosotros mismos para que el mundo nos de lo que queremos

 

No podemos confiar en el mundo que nos rodea, si no confiamos  en nosotros y en nuestras posibilidades, ya que nosotros tenemos la capacidad de hacer que el mundo cambie a nuestro favor, si realmente creemos en nosotros.

Aunque muchas veces nos hemos dicho que el mundo no nos da lo que queremos, lo cierto es que nos olvidamos de que nuestra mente y cuerpo esta hecha para construir lo que queremos, mientras el mundo nos da el material.

No podemos esperar que el mundo nos de todo, pero en cambio si que podemos esperar que el mundo nos de la materia, para que nosotros le demos forma.

Lo cierto es que si que existen esos momentos en los que tenemos esa disponibilidad de comernos el mundo y de construir lo que queremos con motivación, y no obtenemos respuesta de el, quedándonos con las manos vaciás, pero entonces no es el momento de decir que el mundo no nos da sus frutos, sino que preguntarnos que parte del mundo estará dispuesto a regalarnos sus frutos.

Hay infinitas posibilidades en nuestro interior, tantas que cuando mueren unas cuantas, nacen otras cuantas, por eso en el momento que el mundo no nos responda, debemos de impedir ese bloqueo que nos impide ver ese nacimiento de nuevas posibilidades.

Pensar que el mundo no tiene nada que ofrecernos, es lo mismo que decir que en un desierto no hay vida, cuando en realidad en el no solamente hay vida, sino que un espacio para dejar viva nuestra imaginación y creatividad.

confiar en nosotros mismos