Cómo combatir ese parloteo mental que nos asedia diariamente

 

El parloteo mental es algo que asedia a muchas personas, aunque muchos ya se han acostumbrado a este ruido parlante tan molesto y poco constructivo, es un error dejarlo libremente en nuestro interior, adueñándose de nuestra paz y energía vital.

Si somos capaces de bajar la intensidad de ese ruido, no solamente nos sentiremos mas calmados, sino que comenzaremos a escuchar a esos pensamientos que si son auténticos, esos que vienen de nuestra autentica esencia, y que no somos capaces de escuchar con tanto ruido.

La respiración consciente o meditación es una de las mejores métodos para calmar la mente, dedicar un tiempo diario a una relajación que calme nuestra mente, hará que ese parloteo mental pierda fuerza y intensidad con el tiempo, aunque también podemos buscar cualquier otra actividad que también calme nuestra mente.

También hay un método que solo necesita de nuestra voluntad, y que no solamente puede calmar nuestra mente, sino que ademas nos puede enriquecer positivamente, se trata de hacernos con el control de ese parloteo mental negativo y dañino, para desviarlo a nuestro favor, transformándolo en una conversación positiva y constructiva.

El parloteo mental coge poder en nuestra mente y se toma la confianza de quitarnos la paz mental ante nuestra pasividad, pero si nosotros decidimos coger el timón de ese parloteo, podemos hacer que esos pensamientos y palabras negativas y repetitivas que nos quitan energía, comiencen a ser agradables y positivas hacia nosotros mismos.

Nosotros tenemos el poder de hacer que un pensamiento que nos dice que no tenemos salida, acabe diciéndonos que tarde o temprano encontraremos la salida, seguidamente podemos hacer que ese mismo pensamiento positivo encadene otro que nos haga la pregunta de donde podemos encontrar la salida, invitando a varias respuestas de como encontrar la salida,

Se trata de desviar una conversación destructiva a una constructiva, comenzando con un pensamiento positivo que enlace con uno nuevo, creando un hilo de pensamientos que eviten que volvamos a caer en el parloteo negativo, aunque al principio sera fácil perder el hilo, se trata de un ejercicio que ha de mejorar con el tiempo.

El hecho de que ese pensamiento negativo ya haya nacido en nuestra mente, no implica que no podamos transformarlo a nuestro favor, el hecho de que una conversación negativa haya comenzado negativamente en nuestro interior, no implica que termine positivamente.

Cometemos un error si pensamos que los pensamientos no son flexibles, esa creencia hace que nuestro espacio mental no se abra, y que algunos pensamientos sean autenticas torturas psicológicas.

combatir ese parloteo mental