Por qué nos dejamos influenciar por los demás

Las personas nos dejamos influenciar fácilmente por nuestro deseo de gustar

Estamos en una sociedad que le gusta influenciar y manejar a las personas a su antojo y pocas personas se salvan de ser influenciadas, somos carne débil porque buscamos la aceptación, hasta tal punto que incluso algunos son capaces de hacer cualquier cosa por ser aceptado.

Nos dejamos influenciar porque queremos ante todo ser queridos y aceptados, y ese gran deseo es lo que nos hace débiles ante la sociedad y las influencias.

Muchos hemos empezado a buscar la aceptación desde niños, buscando la aceptación de nuestros padres, incluso queríamos sacar buenas notas, no porque nos gustaran las asignaturas, sino porque queríamos ser aceptados.

Es natural dejarse influenciar un poco, porque cuando se interactúa con el mundo es imposible estar vacunado para todo mal, pero el problema de dejarnos influenciar es que matamos nuestra personalidad, o mejor dicho no dejamos que nuestra personalidad se exprese, en su lugar hacemos lo que los demás quieren que hagamos.

Realmente la influencia es una presión o peso mas que llevamos a cuestas, y por ello debemos de comenzar a darnos cuenta en que cosas estamos siendo influenciados, para comenzar a trabajar este problema que muchos tenemos hace tanto tiempo.

Debemos de buscar en nuestra vida todos eso que hacemos que no enciende nada en nosotros, todas esas cosas que hacemos durante el día o la semana de una manera mecánica y poco autentica, debemos de mirar a nuestro interior y preguntarle si realmente quiere hacer lo que hace.

Podríamos hacer dos listas, una lista con las cosas que hacemos con sentimiento y otra lista con las cosas que hacemos sin sentimiento, quizás a muchos les cueste empezar, porque muchos hace tiempo que no experimentan o no son conscientes de lo que sienten internamente.

Las personas debemos de pensar y actuar por nosotros mismos, ayudándonos con consejos y buena información, pero debemos de tener el suficiente poder para que ni esos consejos ni esa información se apodere de nosotros.

nos dejamos influenciar