¿Que hacemos con las palabras que nos hieren?

Las palabras que nos hieren, no tienen poder en nosotros cuando las desenmascaramos

Es difícil que no nos repercuta lo que nos dicen los demás, esas palabras que se crean para hacer daño o que no son pensadas antes de decir, mucha gente dice que es sincera, pero no es sincera la persona que dice todo lo que piensa, sino la que dice la verdad que hace el bien a las personas.

En realidad es un error si nos enfadamos con esas personas, nadie les ha enseñado a usar la palabra para hacer el bien, por ello hablan y hablan sin escuchar lo que dicen, sin ser conscientes de que lo que dicen tiene poder para hacer mas mal del que se pueden imaginar.

Lo cierto es que hay personas mas susceptibles que otras a esas palabras, pero también es cierto que cuando mejor te sientes internamente, menos te perjudican, por ello hay días que nos sentimos tan bien que somos como un escudo contra esas palabras, pero en cambio hay días que nos sentimos débiles y con poca energía, y allí es cuando pueden con nosotros.

Cuando nos encontramos con estas situaciones y esas palabras nos duelen, es a veces porque algo en nosotros cree en la verdad de esas palabras, si nos dicen que somos inútiles, nos duele mas, si hay algo en nuestro interior que nos hace creer que somos inútiles. Debemos de trabajar nuestras creencias internas, para que las mentiras externas no nos repercutan.

No nos va a doler una palabra ni la mitad, cuando sabemos en profundidad que no es verdad. Normalmente las frases hirientes no surgen del la verdad de la personas que las dicen, sino que de su ego, y del ego solamente van a salir mentiras.

Trabajar nuestra verdad interior, dándonos confianza a nosotros mismos, es el escudo mas poderoso para que esas palabras no nos dañen, creer en nosotros mismos y nuestras capacidades, tiene el poder de destruir a la mentira.

Es cierto que podemos contestar a esas personas si nos apetece, pero debemos de tener cuidado de no entrar en una  batalla sin fin, una batalla en la que nos podemos rebajar al nivel de ellos, y eso no lo queremos, debemos de estar a un nivel mas alto que las personas que usan las palabras para dañar.

Contestemos o no, lo importante siempre sera no buscar la aprobación de los demás, desesperadamente, para esto basta con nosotros, nosotros somos los que debemos darnos la aprobación.

 

las palabras que nos hieren