¿Que hacemos con las palabras que nos hieren?

Las palabras que nos hieren, no tienen poder en nosotros cuando las desenmascaramos

Es difícil que no nos repercuta lo que nos dicen los demás, esas palabras que se crean para hacer daño o que no son pensadas antes de decir, mucha gente dice que es sincera, pero no es sincera la persona que dice todo lo que piensa, sino la que dice la verdad que hace el bien a las personas.

En realidad es un error si nos enfadamos con esas personas, nadie les ha enseñado a usar la palabra para hacer el bien, por ello hablan y hablan sin escuchar lo que dicen, sin ser conscientes de que lo que dicen tiene poder para hacer mas mal del que se pueden imaginar.

Lo cierto es que hay personas mas susceptibles que otras a esas palabras, pero también es cierto que cuando mejor te sientes internamente, menos te perjudican, por ello hay días que nos sentimos tan bien que somos como un escudo contra esas palabras, pero en cambio hay días que nos sentimos débiles y con poca energía, y allí es cuando pueden con nosotros.

Cuando nos encontramos con estas situaciones y esas palabras nos duelen, es a veces porque algo en nosotros cree en la verdad de esas palabras, si nos dicen que somos inútiles, nos duele mas, si hay algo en nuestro interior que nos hace creer que somos inútiles. Debemos de trabajar nuestras creencias internas, para que las mentiras externas no nos repercutan.

No nos va a doler una palabra ni la mitad, cuando sabemos en profundidad que no es verdad. Normalmente las frases hirientes no surgen del la verdad de la personas que las dicen, sino que de su ego, y del ego solamente van a salir mentiras.

Trabajar nuestra verdad interior, dándonos confianza a nosotros mismos, es el escudo mas poderoso para que esas palabras no nos dañen, creer en nosotros mismos y nuestras capacidades, tiene el poder de destruir a la mentira.

Es cierto que podemos contestar a esas personas si nos apetece, pero debemos de tener cuidado de no entrar en una  batalla sin fin, una batalla en la que nos podemos rebajar al nivel de ellos, y eso no lo queremos, debemos de estar a un nivel mas alto que las personas que usan las palabras para dañar.

Contestemos o no, lo importante siempre sera no buscar la aprobación de los demás, desesperadamente, para esto basta con nosotros, nosotros somos los que debemos darnos la aprobación.

 

las palabras que nos hieren

 

 

Cómo ser dueños de nosotros mismos

Para ser dueños de nosotros mismos, debemos de impedir que el pasado nos siga condicionando

Muchas personas andamos por la vida al servicio de las personas, del trabajo, de las modas y de la sociedad, vamos de un lado para otro como auténticos zombis, intentando siempre estar a la altura de todo, pero nunca nos preguntamos si lo que nos rodea esta a la altura de nosotros.

Dejamos de ser nosotros mismos o dejamos de ser dueños de nosotros mismos, en el momento en el que nos ponemos a disposición de los prototipos que esta sociedad crea, pero nos debemos de preguntar si merece la pena estar a la altura de todo, si nosotros no nos sentimos vivos.

Para ser dueño de nosotros, primero debemos de empezar a desvincularnos de esos dueños que nos tienen agarrados, esos papeles que querían nuestros padres que interpretáramos cuando fuéramos adultos, esa vida que hemos construido acorde con la sociedad superficial y esos trabajos que consumen nuestra energía, porque no nos dejan ser creativos.

Debemos de empezar a preguntarnos que es lo que queremos en esta vida, no lo que quieren otros en nuestra vida, las respuestas llegaran tarde o temprano y en cualquier momento.

Todos nacemos con creatividad en nuestro interior, no es cierto que no haya personas creativas, solamente hay personas que dejaron morir su creatividad, porque prefirieron estar acorde con una sociedad superficial.

Lo cierto es que, en que en algún momento de nuestra vida matemos a esa creatividad, esa creatividad  intenta renacer constantemente, siempre esta dándonos pequeños toques, avisando de que quiere ser expulsada al exterior.

ser dueños de nosotros mismos

¿Que hacemos con nuestro sufrimiento?

Nuestro sufrimiento es algo con lo que convivir, dejándolo ir poco a poco

Es imposible no sufrir en esta vida, el sufrimiento forma parte de nuestra vida, incluso del día a día. El problema comienza cuando el sufrimiento se adueña de nuestra vida y nosotros comenzamos a interpretar el papel de sufridores.

El equilibrio en la vida esta en interactuar con lo que nos rodea, pero sin que todo lo que nos rodea se adueñe de nuestra autentica personalidad, al igual que convivir con nuestros pensamientos y emociones, sin que tampoco se adueñen de nosotros. Lo mismo hemos de hacer con el sufrimiento.

No podemos negarnos al sufrimiento, cuando toca llorar, hay que llorar, sino lloramos y no nos permitimos llorar, el sufrimiento bloqueara nuestro interior, porque no hemos dejado que siga su cauce.

Tampoco podemos alargar nuestro sufrimiento, porque el sufrimiento ha de seguir su cauce natural y desembocar en su debido momento, ya que esa es su naturaleza, eso quiere decir que si alargamos demasiado ese sufrimiento, es porque nos hemos apegado a el y no queremos dar la bienvenida a lo nuevo.

Por eso, cuando llevamos demasiado tiempo sufriendo, posiblemente hemos comenzado a interpretar el papel de sufridores, con el que echamos la culpa al mundo de nuestra desdicha, pero ¿Quien tiene la culpa de que siga en nuestro interior ese dolor?, nosotros tenemos la culpa, porque no le dejamos marchar.

Cuando la vida nos hace una mala pasada y caemos, nos enfocamos mucho en el sufrimiento y en las lamentaciones, en cambio, no abrimos un espacio al aprendizaje, olvidándonos de que todo lo que nos pasa en la vida es para nuestro aprendizaje y crecimiento.

El solo hecho de despertar al aprendizaje, hace que no nos volquemos totalmente en ese sufrimiento, y así aliviamos nuestro dolor. Si el sufrimiento no nos deja ver nuevos caminos, es hora de dejarlo marchar.

nuestro sufrimiento

¿Por qué no nos debemos de desanimar cuando no conseguimos resultados?

No nos debemos de desanimar, porque el desanimo nos aleja de nuestros propósitos

Las personas nos solemos impacientar, queremos resultados ya, y si no los conseguimos, nos desanimamos, no nos damos cuenta, pero el desanimo nos lleva a rendirnos antes de hora, y aunque sigamos luchando por ese sueño, estamos creando una energía negativa que hace que no avancemos en nuestros propósitos.

Todas las respuestas están en nuestro interior, esas respuestas que necesitamos para acercarnos a lo que queremos conseguir, pero jamas nos vamos a acercar a nuestras respuestas internas, si el desanimo se ha adueñado de nosotros, impidiéndonos escuchar esas respuestas.

Cuando las cosas nos están yendo mal, tendemos a concentrarnos y enfocarnos en esos malos resultados, y ese enfoque que se puede convertir en una obsesión, es lo que realmente nos puede llevar al fracaso, aunque después nosotros echemos las culpas a las circunstancias.

Por muy mal que nos estén yendo las cosas, el desanimo y las lamentaciones siempre sobran, o mejor dicho, estorban, ya que ellas serán las barreras que nos impedirán llegar a nuestro potencial interno, que es el que nos acerca a nuestras metas.

Tenemos en nuestro interior las suficientes respuestas y herramientas para superar todo lo que nos propongamos en la vida, tenemos en nuestro interior el suficiente potencial para salir del agujero mas profundo y oscuro.

Cuando estamos en el suelo, nuestra concentración ha de ser el cielo, jamas nos levantaremos si nos concentramos en el suelo. Cuando estamos teniendo malos resultados, no nos debemos de concentrar en esos malos resultados, sino que  en nuestra maquinaria interna y su ilimitada capacidad para crear todo lo que nos propongamos en esta vida.

desanimar

 

La manipulación, ¿nos damos cuenta de cuando estamos siendo manipulados?

La manipulación es algo con lo que muchas personas conviven diariamente

Es increíble las veces que no nos damos cuenta de que estamos siendo manipulados, estamos rodeados de manipulación, solamente por el hecho de que el mundo en el que vivimos esta construido para manipular.

Somos susceptibles de ser manipulados por la familia, pareja, amigos interesados, trabajo, medios de comunicación, publicidad, etc, etc, etc.

Lo cierto es que aunque muchas veces no nos damos cuenta de esa manipulación, si que nos damos cuenta de que en algunas ocasiones nos sentimos faltos de energía o sentimos sensaciones negativas, eso es producto muchas veces de que hemos sido absorbidos por alguna manipulación.

Estamos tan acostumbrados a que nos manipulen, que casi nos sentimos cómodos con la manipulación. La manipulación se ha convertido en un hábito en nuestra vida, de tal manera, que si de repente explotamos y decimos que nos sentimos manipulados, posiblemente mas de uno nos mire como a locos.

Desde luego que las personas nos debemos de relajar, pero jamas debemos de relajarnos cuando nos están chupando la sangre, desde luego que las personas debemos de ser buenos, siempre que ello no implique que nos roben el alma, y aunque suene a locura, es eso lo que hacen cuando nos dejamos manipular.

Aunque no es siempre fácil darse cuanta de cuando nos están manipulando, podemos ser consientes de cuando dejamos de ser nosotros mismos o cuando dejamos de ser felices, porque estamos haciendo lo que los demás quieren que hagamos, que es lo mismo que ser manipulados.

No confundamos, una cosa es hacer un favor, porque desde tu interior quieres hacer un favor a alguien, que hacer un favor porque te sientes obligado, porque eso es manipulación.

No es lo mismo dar a los demás porque lo necesitan ,que dar a los demás porque tienen el capricho de que les des, aunque te quedes sin energía. Los sacrificios han de ser por algo que merece la pena, jamas han de ser para llenar el ego de otros.

Debemos de experimentar en nuestro interior, debemos de descubrir que sensaciones surgen cuando interactuamos con los demás, ya que esas sensaciones son las pistas que nos pueden decir, que es lo que los demás hacen con nosotros.

La manipulación

 

 

Cómo debemos de enfrentarnos a las criticas

Las criticas pueden ser una pista para mejorar aspectos de nosotros

Es difícil que las personas asumamos las criticas, eso no es debido solamente a que nosotros no estemos abiertos a ellas, sino también a que algunas de las criticas que recibimos no son constructivas y están hechas para hacer daño.

Pero lo cierto es que podemos sacar provecho de ambas criticas, de las constructivas y de las que no lo son, solo se trata de encontrar el aprendizaje en  las dos formas de critica. Todo lo negativo tiene la semilla de lo positivo en su interior.

Cuando recibes criticas sean como sean, hay algo muy positivo que nos puede ayudar a llevarlas mejor, y ese algo es que esas criticas muestran que estas vivo para la gente, estas interactuando con el mundo, y una de las consecuencias de esa conexión son las criticas.

Partiendo como base de que recibimos criticas porque estamos vivos, podemos enfrentarnos a ellas mas positivamente.

Si realmente lo que pretenden es hacernos daño con las criticas, no lo conseguirán si sabemos sacarles el jugo que nos beneficia, ya que lo cierto es que algunos críticos malos o buenos, pueden ver en nosotros puntos débiles que nosotros no hemos sido capaces de ver.

No hay nada malo en tener puntos débiles, por ello no tendría que dolernos tanto que nos los mostraran, tampoco se trata de pretender ser perfectos, sino de intentar crecer y mejorar no solamente desde nuestro punto de vista, sino que también desde el punto de vista de los demás.

A todos nos gusta escuchar cosas buenas sobre nosotros, pero lo cierto es que si solamente escucháramos lo positivo de nosotros, estaríamos en una burbuja de cristal, donde no habría ni aprendizaje ni crecimiento.

Cuando nos viene una critica sin fundamento, las personas tenemos la suficiente capacidad para ver que es una critica vaciá, de la que no hay nada que aprender.

enfrentarnos a las criticas

 

Por qué nos falta fuerzas y energía para continuar

La energía para continuar viviendo nos la da la propia vida

Muchas veces las personas estamos faltas de energía vital, no tenemos fuerzas para continuar caminando por la vida, haciendo las cosas con desgana, pareciendo imposible sacar energía de nosotros mismos, porque sentimos que hemos agotado nuestras fuentes.

Una de las cosas que hace que no tengamos esa energía o fuerzas para continuar, es la creencia de que desde nuestro interior no podemos producir esa energía, pero estamos equivocados, en nuestro interior tenemos un gran mecanismo para crear una gran cantidad de energía, que hasta nos podría sorprender.

Nuestra sola conciencia de la existencia de una gran capacidad para crear energía en nuestro interior, hará que despierte esa energía latente.

Otra cosa que hace que no tengamos esa energía vital, es gastarla absurdamente en hábitos poco constructivos, como seria pensar demasiado sin llegar a ninguna parte, hablar demasiado sin decir nada, hacer cosas que no son necesarias.

Mientras malgastamos nuestra energía en la superficialidad, retrasamos las cosas mas prioritarias y importantes en nuestra vida, que son las que realmente necesitan de nuestra energía. Si enfocamos nuestra energía en proyectos crecientes, nuestra energía crecerá y se hará mas poderosa.

Debemos de ser conscientes de que cosas que hacemos y nos rodean, consumen innecesariamente nuestra energía, debemos de experimentar y ser conscientes de todos los movimientos que hacemos diariamente, porque allí esta la respuesta de nuestra absorción de energía.

El tener nuestra conciencia tranquila y obrando alineados con nuestros valores, es una manera muy practica de producir mucha energía, ya que cuando caminamos acordes con nuestra verdadera naturaleza, todo nuestro alrededor sintoniza con nosotros aportándonos esa energía vital interminable.

Estar inmersos en el pasado y en el futuro, absorbe nuestra energía y nos debilita, ya que la energía esta en el presente, por ello la ausencia de nosotros en el, hace que nos cerremos a esa infinita energía.

energía para continuar

 

 

 

 

 

Cómo podemos recuperar el sentido de nuestra vida

Para recuperar el sentido de nuestra vida debemos de apoyarnos en cosas menos superficiales

Es fácil que las personas perdamos el sentido de la vida, quizás es mas fácil que perdamos ese sentido, cuando constantemente estamos apoyando el sentido de la vida en cosas superficiales que acaban derrumbándose.

Pensamos que cuando se acaba el amor en otra persona se acaba el mundo, porque siempre creímos que el sentido de la vida era el amor en pareja, pensamos que cuando se acaba el éxito, la vida no tiene sentido, porque creíamos que el éxito era lo que daba sentido a nuestra vida.

Si apoyamos el sentido de la vida en la personas que tenemos al lado, en el éxito o el dinero, hemos vendido el sentido de la vida, en algo pasajero, cambiante y que seguramente tendrá su fin, hemos apoyado todo el peso fuera de nosotros, y en cambio nos hemos olvidado de que el sentido de la vida se construye desde el interior.

El verdadero sentido de la vida es nuestra expresión y conexión con el mundo desde nuestro interior, es cuando expresamos lo mejor de nosotros al mundo, cuando aportamos esa pieza al mundo que necesita de nosotros, esa pieza única que cada ser tiene que ofrecer al mundo.

Las personas vienen y van, el dinero se gana y se pierde, lo mismo ocurre con el éxito, pero en cambio, sentir esa expresividad en nuestro interior que nos invita a dar constantemente haciéndonos sentir llenos, es algo que nos pertenece eternamente.

Aunque nos rodeáramos eternamente de esas personas, dinero y éxito, siempre habría un vació en nuestro interior, si no fuéramos capaces de ver ese pequeño milagro en nuestro interior, deseoso de ser expresado en la realidad.

Cuando sientes esa esencia, cuando ves que si que tiene sentido tu presencia en este mundo, da igual lo solo que estés o lo poco que tengas, sentir ese impulso dentro de ti tiene la capacidad de llenar cualquier vació en tu interior.

 recuperar el sentido de nuestra vida

Cómo afrontar nuestros complejos en una sociedad superficial

 

Para afrontar nuestros complejos debemos de descubrir de donde vienen

Es fácil estar acomplejado en una sociedad que se empeña en maquillar los defectos, en una sociedad en la que vale mas la imagen, que lo que hay dentro de ella.

El complejo es una falsedad mas, que  creamos las personas. Condicionadas por una sociedad que va de moderna y no lo es, creamos falsos pensamientos hacia nuestra imperfección, haciéndonos creer que nuestras imperfecciones no tienen cabida en este mundo.

No somos capaces de ver que nuestra imperfección es lo que nos hace únicos y diferentes, en su lugar preferimos esconder esa imperfección, avergonzándonos de ella.

Pero lo que no vemos es que el mundo acoge nuestras imperfecciones al igual que nuestras perfecciones, porque el mundo quiere mezcla y mestizaje. La creatividad tiene a la imperfección como uno de sus mejores ingredientes, y el mundo sin creatividad no es nada.

Debemos de empezar a preguntarnos quien tiene que mandar en nosotros, si es la sociedad superficial la que nos tiene que decir lo que es feo o bello en nosotros, o somos nosotros los que decidimos.

Nosotros debemos decidir lo que valemos, y lo que es perfecto o imperfecto en nosotros, jamas debemos dar el poder a nadie externo que hable falsamente, para que decida de que tenemos que tener complejo.

Si en nosotros hay algo que queramos mejorar, lo debemos hacer por nosotros y para poder expresarnos mejor al mundo, pero jamas lo debemos hacer porque una sociedad, moda o ciertas personas piensan que no da buena imagen.

Claro que las personas debemos de mejorar y superarnos, pero jamas vamos hacerlo si hemos elegido el camino que otros quieren que sigamos, ese en el que somos perfectos, pero nos ahogamos por dentro.

afrontar nuestros complejos

La mejor manera de aprender de lo que nos disgusta de las demás personas

La mejor manera de aprender de las malas costumbres de los demás, es estar por encima de ellas

Cuantas veces las personas que nos han rodeado nos han hecho daño o perjudicado, tanto, que nos han hecho estar peleados con el mundo, de tal manera, que nos hemos dicho que íbamos a pagar al mundo con la misma moneda.

Así que si los demás nos trataron mal o no nos ayudaron, decidimos hacer lo mismo con las personas que vamos conociendo en la vida.

Con la excusa de que nosotros también fuimos tratados mal, tratamos mal a los demás o simplemente no les ayudamos en su socorro, porque a nosotros no nos socorrieron.

Pero lo cierto es que en eso estamos en un gran error, porque si la vida nos puso en frente de esas personas que nos dieron injusticia, es para que sepamos lo que se siente en la piel de alguien que recibe  injusticia, y así nosotros en el futuro queramos ofrecer justicia a los demás, ya que sabemos en nuestra piel lo que se sufre con la injusticia.

Si la vida nos da malos momentos, no es para que nos cerremos en el odio, sino al contrario, que aprendamos de esos malos momentos, para ser mejores personas, no peores personas.

Si nos cerramos en lo que nos hicieron, pagando con la misma moneda al mundo, es que no hemos aprendido la lección que iba detrás de esa situación difícil, ya que toda situación difícil en nuestra vida tiene la misión de abrirnos de cuerpo y alma, no al contrario.

Tratar a los demás como nos hubiera gustado que nos trataran, es la mejor manera de estar en paz con lo que nos hicieron en el pasado, tenemos que aprovechar la injusticia que hicieron con nosotros, para aprender a hacer un mundo mas justo.

Si somos capaces de ver mas allá del dolor que nos causaron, descubriremos la gran verdad que hay detrás del dolor, la verdad de que hasta el sufrimiento tiene un gran sentido en nuestra vida, el sentido de no querer que los demás sufran.

mejor manera de aprender