¿Cómo debemos de competir en la vida?

 

Nunca debemos de dejar de ser nosotros mismos en una competición

Tomarnos demasiado en serio una competición, puede hacer que la perdamos antes de hora, relajarnos mas de la cuenta en una competición, puede hacer que no saquemos lo mejor de nosotros.

El secreto esta en el centro, debemos de encontrar el equilibrio, el equilibrio se logra cuando damos lo mejor de nosotros, pero sin dejar de ser nosotros mismos, sin dejar de ser felices.

En la competición jamas debemos de perder nuestros valores, debemos de tener claro cuales son nuestros valores mas profundos, ellos pueden ser el estimulo y energía en ese duro camino, cuando perdemos la ética en nuestra competición jugando sucio, perdemos energía vital , nuestro interior nos deja de alimentar cuando obramos mal.

Debemos de tener una estrategia clara y definida, en ella deben de estar nuestras fortalezas y lo mejor que tenemos, eso serán nuestras mejores cartas, la pasión es importante, si no nos movemos por la pasión, no habrá fuerza ni impulso en el recorrido.

Cuando miremos a nuestros competidores mas fuertes, jamas debemos de decaer por la grandeza que muestran, sino que absorber lo que nos gusta de ellos, para poder trabajarlo en nuestro interior, no se trata de copiarlos, sino que comenzar nuestro camino de superación en esa cosa que podemos mejorar y desarrollar positivamente.

Cuando miremos a nuestros competidores débiles no debemos de reírnos de ellos ni subestimarlos, de todo competidor debemos de aprender. El hecho de que a nuestra vista sea débil, no lo convierte en débil, es increíble lo fácil que una persona sin fuerzas puede volver a recuperarlas. En una competición ha de haber respeto hacia todos.

Nuestra meta superficial debe  de ser ganar la competición, pero la meta mas profunda ha de ser superarnos a nosotros mismos, si solamente nos concentramos en la meta superficial, no vamos a ser capaces de ver lo que hemos mejorado individualmente.

El hecho de que no ganemos una competición no ha de ser una autentica derrota, las competiciones han de ser un paso mas para conocerse y mejorar, sacar lo mejor de la competición, para competir mejor en la próxima.

Lo importante no es participar, lo importante es participar y dar lo mejor de uno mismo, no es lo mismo tomar una fruta sin saborearla, que tomarla  saboreandola.

Aprender a perder es importante, pero jamas hay que colgarse la medalla de perdedor por perder, simplemente hay que pensar en que hay momentos en los que pierdes y otros en los que ganas, pero tanto perdiendo como ganando uno ha de ser una esponja de aprendizaje y de superación.

Como debemos de competir en la vida